Isabel II expresó el deseo de que usara este título cuando el príncipe Carlos subiera al trono.
|
Carlos y Camilla, en 2017.
Max Mumby via Getty Images
Carlos y Camilla, en 2017.

Durante décadas fue la mala de la película, la despiadada mujer que había destrozado el supuesto cuento de hadas del príncipe Carlos y Lady Di, que ya venía roto de casa. Pero los avatares del destino y la bendición de Isabel II han querido que Camilla Parker-Bowles, que este año ha cumplido 75 años, sea la nueva reina consorte tras el fallecimiento de la monarca y la subida al trono de Carlos III.

El pasado 6 de febrero, Reino Unido esperaba con atención el mensaje de Isabel II para celebrar sus setenta años en el trono, lo que no se imaginaban los británicos es que viniera con sorpresa. No era un guiño a su nieto Harry, ni unas palabras sobre el escándalo de abusos sexuales que ha protagonizado el príncipe Andrés, su hijo favorito.

La monarca más longeva de la historia de Reino Unido dedicó parte de su comunicado a su nuera, Camilla Parker-Bowles y manifestó su “sincero deseo” de que sea reina consorte “cuando llegue el momento” y el príncipe Carlos suba al trono. Ese momento llegó este jueves tras la muerte de la Isabel II en Balmoral.

El anuncio de la soberana en febrero pilló a gran parte de los ciudadanos por sorpresa y completó la adaptación de Parker-Bowles dentro de la familia real después de un comienzo difícil. Fueron Lady Di y la prensa quienes ‘presentaron’ a la nueva reina ante los británicos a mediados de los noventa. La madre de Guillermo y Harry habló de ella como “la tercera” en su matrimonio y durante un tiempo la llamó “la Rottweiler”. La prensa se ensañó con ella y en medio de esa tormenta, en 1995, se divorció de Andrew Parker-Bowles, con el que tuvo dos hijos.

El entonces príncipe Carlos admitió haber mantenido relaciones extramaritales con Parker pero alegando que su matrimonio estaba roto. Tras la separación de Diana y Carlos, se daba por hecho que el heredero y Camilla estaban juntos, pero no aparecieron en público hasta 1999.

La pareja, fotografiada por primera vez en enero de 1999.
Tim Graham Tim Graham Photo Library via Get
La pareja, fotografiada por primera vez en enero de 1999.

Lo hicieron saliendo juntos del hotel Ritz en lo que se considera una campaña de relaciones públicas orquestada por Buckingham. Desde entonces, Parker se mantuvo en un segundo plano hasta su boda en 2005.

La pareja se casó en una ceremonia civil en Windsor, seguida de un servicio religioso, con dos ausencias notables: la de Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo. La monarca alegó motivos religiosos y su posición como cabeza de la iglesia anglicana, pero los tabloides pronto comenzaron a especular. Entonces se decía que la reina no quería ni compartir habitación con su nuera. Pese a todos los rumores, Isabel II sí estuvo en el acto civil.

Después de su matrimonio, Camilla adoptó el título de duquesa de Cornualles a pesar de convertirse automáticamente en princesa de Gales, prefiriendo no utilizar esa distinción para evitar herir sensibilidades puesto que Lady Di fue la última persona en ostentar ese título. También se hizo la precisión de que, cuando Carlos subiera al trono, adoptaría el nombramiento de princesa consorte, igual que Felipe de Edimburgo. Este matiz cambió con el anuncio de Isabel II en febrero y Camilla ya es reina consorte.

Retrato de la pareja, tras su matrimonio.
Pool via Getty Images
Retrato de la pareja, tras su matrimonio.

La relación con William y Harry, de la tirantez a la cordialidad

Distintos expertos en la casa real británica han contado en los medios británicos que la relación de los hijos de Diana y Carlos con Camilla es cordial, pero que no siempre lo fue. Los inicios fueron especialmente difíciles para el príncipe Guillermo, que entonces no tenía una relación estrecha con su padre y sacó con Parker-Bowles todo su temperamento.

Según The Sun, cuando Guillermo conoció a la mujer de su padre Camilla estaba muy nerviosa y bromeó con que había necesitado un gin tonic. La relación del duque de Cambridge y su hermano era, supuestamente, de completa “indiferencia” hacia ella.

Sin embargo el príncipe Harry, en su 25 cumpleaños, defendió a la nueva consorte. “Es una mujer fantástica y ha hecho a nuestro padre muy, muy feliz, que es lo más importante”, declaró entonces. “Mirad en la posición en la que está. No os sintáis siempre mal por mí y William, sentíos mal por ella”, pidió a los medios, diciendo que no era ninguna “perversa madrastra”.

Desde esa declaración en 2009 el duque de Sussex apenas se ha pronunciado sobre Camilla y, de cara al público, ambos han mantenido una relación respetuosa. Esto podría saltar por los aires, según algunos medios británicos, tras la publicación de las memorias de Harry, que prometen ser “explosivas”, temiendo que la esposa de Carlos de Inglaterra salga mal parada.

Los hermanos Parker-Bowles con Harry y Guillermo, distendidos en la boda de sus padres.
Mark Cuthbert via UK Press via Getty Images
Los hermanos Parker-Bowles con Harry y Guillermo, distendidos en la boda de sus padres.

De discreto segundo plano a reina consorte

Sin demasiadas estridencias, Camilla Parker aceptó su rol dentro de la familia real y comenzó a trabajar para los intereses de ‘La Firma’ —como se conoce a la institución—, primero en compromisos acompañando a Carlos y, después, ganando más peso en solitario.

La BBC alaba a Camilla por haberse ganado a los británicos poco a poco. Entre las causas a las que ha mostrado apoyo están las organizaciones que prestan ayuda a las víctimas de violencia de género o el bienestar animal. La televisión pública británica también destaca su interés en la literatura. La consorte ha hablado en varias ocasiones de cómo la lectura marcó su infancia, poniendo en valor la literatura para los más pequeños.

En 2021, Camilla se salió de la línea habitual de la familia real y abordó los asesinatos de Sarah Everard y Sabina Nessa, dos crímenes de violencia machista que conmocionaron Londres y a la sociedad británica. En su discurso, pidió a los hombres implicarse en la erradicación de la violencia de género.

¿Acepta el pueblo británico la decisión de Isabel II?

Las reacciones a la voluntad de Isabel II de que Camilla fuera reina consorte no se hicieron esperar tras el anuncio. La primera fue la del príncipe Carlos que, según los portavoces de Clarence House, se mostró “conmovido y honrado” por la decisión de su madre.

En su primera aparición pública tras las palabras de la monarca, la entonces duquesa de Cornualles confesó sentirse “muy, muy honrada y muy emocionada”.

En cuanto al príncipe Guillermo, los medios británicos señalaron que no formó parte en la discusión, pero que “respeta” la voluntad de su abuela. Por parte de Harry, ningún comentario más allá de que el día que saltó la noticia estaba reivindicando el legado de Lady Di contra los tabús hacia el VIH.

Isabel II y Camilla, juntas en el Jubileo de Diamante de la monarca.
WPA Pool via Getty Images
Isabel II y Camilla, juntas en el Jubileo de Diamante de la monarca.

¿Y qué piensa el pueblo británico? Según los rankings de popularidad de YouGov, Parker cuenta con el apoyo del 40% de los ciudadanos, mientras que a un 27% no le gusta. El 29% de los encuestados son neutrales, y Camilla ocupa el puesto ocho en la lista de popularidad de los royal británicos. El listado lo encabeza la ya fallecida Isabel II y lo cierra el príncipe Andrés, en el puesto 15.

YouGov también ha establecido un tracker para valorar la opinión de los ciudadanos acerca de que Camilla ostente título de reina consorte. Los últimos datos son de mayo de 2022 y solo un 20% de los ciudadanos estaba de acuerdo, mientras que el 39% prefería el título de princesa consorte.

En una encuesta de la primavera pasada elaborada por The Mirror tras la decisión de Isabel II, los números mejoran para Camilla. El 55% de los británicos apoyan que sea reina consorte, mientras que un 28% se oponen.

Junio 1927

La Reina Isabel II antes y después

Sugiere una corrección