BLOGS
06/05/2021 08:09 CEST | Actualizado 06/05/2021 08:29 CEST

Carla

No alcanzo a entender qué lleva a un partido a prescindir de una mujer tan valiosa para la lucha de los intereses de todas.

Borja B. Hojas via Getty Images
Carla Antonelli en la presentación del festival de cine LGTB 'Lesgaichinemad'.

Nadie es imprescindible, es cierto. Pero hay personas que son muy necesarias para seguir construyendo sociedades más justas y decentes. Una de esas personas es Carla Antonelli, que se ha quedado fuera de la Asamblea de Madrid en las elecciones del pasado 4 de mayo. A estas alturas, no creo que se le escape a nadie que la posición de Carla en la lista del Partido Socialista de Madrid no es ni casual ni arbitraria: su defensa de la ley trans, que colocaba al PSOE frente a un espejo recordándole lo firmado en el acuerdo de Gobierno, ha molestado a demasiada gente que no ha entendido todavía que la dignidad y los derechos de las personas trans no están sujetos a subasta.

Que hay un sector del PSOE que se ha abonado a la transfobia es algo complicado de esconder. Lo hemos podido ver en varias ocasiones; la primera de ellas tras la carta que enviaron Carmen Calvo y José Luis Ábalos a la militancia socialista allá por junio de 2020 cuestionando la autodeterminación de género con el consecuente y atronador silencio en buena parte de los cuadros socialistas. Visto lo visto, solo se sublevan los ánimos si lo que se cuestionan son los derechos del hombre, blanco y cis: todo lo demás, como el cielo, puede esperar.

La lucha de Carla por los derechos y la dignidad de las personas trans (y de toda la diversidad sexual y de género) la sitúa en el epicentro de lo mejor que ha dado España en los últimos años. Por luchas como la suya y por dar testimonio de vida, hoy hay menos dolor y menos sufrimiento, hoy muchos jóvenes tienen un referente que los empodera. Gracias a voces como la de Carla, España es un país mejor.

El PSOE se arrepentirá de la decisión que tomó relegándola al puesto 35 de la lista

Creo que, seguramente, el PSOE se arrepentirá de la decisión que tomó relegándola al puesto 35 de la lista. Pero de lo que no me cabe ninguna duda es que lo pagaremos todos y todas: invalidar el testimonio de Carla, minimizarlo y ningunearlo no hace otra cosa que reforzar la voz de aquellos que quieren terminar con la diversidad y que no han entendido que los derechos de las personas trans no pueden negociarse. Carla ha dado testimonio de mujer valiente, capaz y trabajadora. No alcanzo a entender qué lleva a un partido a prescindir de una mujer tan valiosa para la lucha de los intereses de todas.

La salida de Carla no hace otra cosa que evidenciar un mar de fondo que no alberga nada bueno para los derechos de la diversidad. Vamos caminando hacia una sociedad cada vez más egoísta y violenta, y por eso era y es tan importante que Carla siga teniendo una voz firme también en las instituciones que representan a los ciudadanos y las ciudadanas. Tendremos que seguir peleando sin descanso, y de eso sabemos un rato.

La salida de Carla no hace otra cosa que evidenciar un mar de fondo que no alberga nada bueno para los derechos de la diversidad

La lucha no acaba aquí, querida Carla. Como tampoco comenzó el día que recogiste tu acta de diputada. La lucha sigue, sin descanso. Eres ejemplo de ello. Hoy es un mal día para todas las que defendemos la diversidad, pero este día pasará y quedará tu voz clara y firme defendiéndonos a todas, poniendo el alma y el cuerpo en cada palabra. Gracias por tanto y gracias siempre, querida amiga. Aquí me tienes, como siempre. Te quiero mucho.