POLÍTICA
24/09/2021 16:00 CEST | Actualizado 24/09/2021 20:29 CEST

Puigdemont deja la cárcel y podrá salir de Cerdeña pero deberá comparecer el 4 de octubre ante el tribunal

El expresidente catalán fue arrestado el jueves por la noche en virtud de la euroorden que activó el Tribunal Supremo.


Libre del todo. Carles Puigdemont ha salido de la cárcel de Cerdeña a las 18:00 horas de este viernes después de que el Tribunal de Apelación de Sassari haya acordado su puesta en libertad sin medidas cautelares hasta el 4 de octubre. Ese día, deberá comparecer en una vista en la que se decidirá sobre su extradición o no a España. Mientras, es libre de moverse sin restricciones, según ha confesado su abogado en el país, Agostinangelo Marras.

Puigdemont fue arrestado por la policía de fronteras en la noche del jueves y nada más pisar suelo italiano en virtud de la euroorden dictada contra él por el Tribunal Supremo. El Alto Tribunal le requiere por un delito de sedición y malversación en la causa del procés, de la que huyó al salir de España en octubre de 2017 con destino a Bélgica.

El juez ha considerado que su arresto ayer en el aeropuerto de Alger se realizó de acuerdo con la ley, pero ha decidido dejarle en libertad sin ninguna medida cautelar más allá de la obligación de comparecer en la vista del 4 de octubre.

Minutos antes de su salida de prisión, Puigdemont ha publicado un escueto mensaje en Twitter anunciando su libertad: “Nos vemos en un rato. Gracias a todos!”. Poco después, ya fuera del centro penitenciario ha tirado de ironía al señalar que “España no pierde nunca las oportunidades de hacer el ridículo”.

Según Puigdemont, la “decisión” del Tribunal General de la Unión Europea sobre su libertad de movimientos por territorio europeo, en su condición de eurodiputado, era “clarísima” y ha explicado que antes de aterrizar en el aeropuerto de Cerdeña, ayer jueves, “tenía una noticia de que había carabinieri” y pensó que “esto podía pasar”, en alusión a su detención. “Pero sabemos también cómo puede acabar”, ha dicho, confiado en que su caso se resolverá sin una extradición a España.

España no pierde nunca las oportunidades de hacer el ridículoCarles Puigdemont, al salir de la cárcel

El Ministerio de Justicia de Italia ha precisado que no tiene ningún poder de decisión tanto en el arresto como en la posible entrega del expresidente catalán a España, ya que se trata de una euroorden y por tanto es un procedimiento diferente al de una extradición. “El procedimiento está enteramente en manos de la autoridad judicial, tanto para la validación de la detención como para la decisión final sobre la entrega o no del detenido”, ha indicado el departamento.

Puigdemont niega que quiera volver a España por ahora

El expresident ha intervenido telemáticamente en la vista este viernes, aunque en un primer momento contempló la opción de hacerlo el sábado. En la sesión se le ha preguntado si tiene intención de volver a España por el momento y ha contestado que no. Tras el fallo de los jueces, abandonará, previsiblemente en las próximas horas, la prisión de alta seguridad de Sassari en la que se encuentra encarcelado. 

Desde la operación policial, la defensa de Puigdemont y el Tribunal Supremo han polemizado por la vigencia o no de la euroorden que motivó su detención. Para los letrados del político esta ya había perdido validez, mientras que el Alto Tribunal ha enviado este mismo viernes la orden de detención a la Justicia italiana, garantizando la plena vigencia de su requerimiento legal.

En su escrito, el juez Llarena deja clara una serie de cuestiones: que la Orden Europea de Detención y Entrega está “actualmente en vigor” y que “el procedimiento judicial del que deriva la euroorden está activo y pendiente de la captura de los procesados en situación de rebeldía”. 

Igualmente, que la tramitación de la cuestión prejudicial en el Tribunal de Justicia de la UE “no modifica la situación en que se encuentra actualmente el procedimiento, sin perjuicio de que deba acomodarse en su día a la interpretación que del derecho europeo, y sobre las estrictas cuestiones suscitadas, realice el TJUE”.

El procedimiento judicial del que deriva la euroorden está activo y pendiente de la captura de los procesados en situación de rebeldíaEscrito del juez Llarena a la justicia italiana

El actual president catalán, Pere Aragonès, ha celebrado la noticia en un tuit en el que asegura “seguir condenando la persecución judicial que desde hace cuatro años lo fuerza a vivir en el exilio. Exigimos su libertad total y la de todos los represaliados. La represión sólo se detendrá con amnistía y la autodeterminación”.

La noticia la había adelantado, sin contarla, su abogado Gonzalo Boye, que minutos antes de conocerse la decisión ha publicado un tuit con la frase “Salió el sol”. Horas antes, durante toda la mañana, se han producido concentraciones en apoyo del antiguo líder independentista en distintos puntos de Cataluña

Inmunidad intacta

La Corte de Apelaciones de Sassari ha emitido una providencia en la que sigue gozando de la inmunidad propia de un europarlamentario y por lo tanto debe prevalecer su derecho a viajar libremente para participar en reuniones del Parlamento Europeo, “garantizadas por la inmunidad, aún intacta”.

Por su parte, el abogado italiano del expresidente catalán, Agostinangelo Marras, ha confirmado este aspecto y ha asegurado que Puigdemont puede desplazarse “donde crea oportuno”.

El expresidente de la Generalitat fue arrestado dos meses después de que el Tribunal General de la Unión Europea retirase la inmunidad parlamentaria que le protegía tanto a él como a sus compañeros en la Eurocámara Toni Comín y Clara Ponsatí.

Este fallo dio continuidad a la retirada de la inmunidad que adoptó el Parlamento Europeo en el mes de marzo, después de que el Supremo solicitara permiso a esta cámara para investigarles y juzgarles por su implicación en el procès. 

La sufrida en suelo italiano no es la primera detención de Puigdemont en territorio europeo. Ya fue apresado en Alemania en marzo de 2018 por la policía del país después de que el magistrado del Supremo Pablo Llarena reactivara las órdenes europeas e internacionales de detención. Entonces, y tras un largo proceso judicial y competencial entre Alemania y España, el exlíder catalán no fue extraditado a España.

NUEVOS TIEMPOS