Carlos Gustavo de Suecia, sobre ser rey: “Es mucho trabajo, consume”

"Todos los líderes políticos deberían sentir lo mismo", ha declarado en una entrevista.
El rey Carlos Gustavo de Suecia.
El rey Carlos Gustavo de Suecia.

El rey sueco cumple 75 años ‘consumido’ por el trabajo. Carlos Gustavo de Suecia está de celebración este viernes, motivo por el que ha concedido una entrevista en la que hace un repaso de su reinado, que comenzó en 1973 a los 27 años, tras la muerte de su abuelo, Gustavo VI Adolfo. Su padre, el príncipe Gustavo Adolfo, falleció 26 años antes en un accidente de aviación. “Es mucho trabajo, consume”, ha reflexionado el soberano sobre la monarquía en un podcast del medio Värvet.

El padre de Victoria de Suecia, que lleva cerca de 50 años en el trono, ha explicado que no es fácil soportar la presión del cargo ni la fama, y que “todos los líderes políticos deberían sentir lo mismo”, aunque le encanta su trabajo.

Su única forma de desconectar, algo que necesita hacer en “fuertes dosis”, es “pasear, ir al bosque o navegar”, especialmente en la isla de Gotska Sandön, en el Mar Báltico, que se encuentra deshabitada. Aunque se trata de su rincón solitario, allí el rey llegó a sentirse “como una foca” cuando se encontró con unos turistas que le pidieron una foto.

Tampoco renuncia a disfrutar de unas patatas fritas con sabor a trufa, un hongo que se cultiva en su jardín, ni a una partida de cartas: prefiere ‘el juego del pepino’, similar al bridge.

El monarca alardea de que hasta sus más cercanos se dirijan a él como ‘el Rey’, después de lo mucho que le costó “hacer entender” que con menos de 30 años era el soberano del país nórdico. Aún así, no deja de sentirse cómodo, especialmente con sus amigos de la infancia.

Carlos XVI Gustavo de Suecia hizo autocrítica el pasado mes de diciembre sobre la gestión de la pandemia, cuando declaró “hemos fracasado”, al registrar el mayor número de muertes por coronavirus de Escandinavia y el resto de países nórdicos. Además, reconoció en la televisión pública SVT su “pena y frustración” porque “muchos empresarios se han tenido que doblegar y quizás pierdan sus negocios”.

A pesar de ello, en la entrevista concedida a Värvet confiesa que con el covid ha llegado “el año más tranquilo de la historia”, el que le ha servido para pensar en lo que ha hecho en el pasado y lo que quisiera hacer en el futuro. El soberano sueco presume de que ha “superado la edad de jubilación desde hace tiempo”, pero no se ha retirado de sus “deberes reales”.

Su padre ya había fallecido cuando su bisabuelo, Gustavo V, murió en 1950, y se convirtió en el heredero al trono con tan solo cuatro años. En 1972 Carlos Gustavo perdió a su madre a causa de un cáncer.

Cuatro años después se casó con Silvia Renate Sommerlath, una alemana de origen plebeyo, con la que tuvo tres hijos: la heredera, Victoria (43 años), el príncipe Carlos Felipe (41) y la princesa Magdalena (38).

El rey Carlos XVI Gustavo está considerado como el monarca menos influyente de Europa por su dislexia, un trastorno que también sufren sus dos hijos mayores.

¿Cómo serían los reyes y los políticos en un cuadro al óleo?