Carmen Lomana no se muerde la lengua y deja clara su opinión sobre la comentada camisa de Sánchez en Bali

La televisiva ha aprovechado el viaje del presidente del Gobierno para criticar las subidas de impuestos.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su mujer, Begoña Gómez, en Bali.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su mujer, Begoña Gómez, en Bali.
WILLY KURNIAWAN via Getty Images

La televisiva Carmen Lomana ha hablado y de forma muy clara sobre la comentada camisa que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llevó en la cena de bienvenida de la cumbre del G20.

El presidente del Gobierno estuvo acompañado por su mujer, Begoña Gómez, y ambos cumplieron con el protocolo establecido para el evento, en el que debía llevar una camisa tradicional del país anfitrión, llamada batik.

El líder del Ejecutivo iba también a juego con su esposa, que lució un vestido amarillo que, según algunas informaciones, podría ser un guiño a los colores de la bandera de Ucrania y con un pañuelo con los colores similares a los de la camisa de Sánchez.

Al ser preguntada por ello en su sección de en el programa del fin de semana de Cristina López Schlichting en la Cope, Carmen Lomana no ha dudado en mostrar su parecer.

La televisiva ha sido sincera y tras explicar que “con la iglesia hemos topado”, ha hecho referencia a la polémica con la Ley del solo sí es sí. “Mientras estábamos aquí con todo lo de la Ley del sí es sí. Con esta barbaridad que están haciendo...”, ha iniciado.

“Mientras estamos que no podemos más, él se ha disfrazado de balinés. Muy mono, con su camisa morada... Es que de verdad, me parece tal fantochada todo”, ha asegurado.

Carmen Lomana también ha criticado este tipo de cumbres, porque cree que solo sirven para que “se reúna un montón de gente ahí, a tirar el dinero de todos los demás”. “Esto lo hacen para pasarlo bien, organizar un happenning, ponerse los colores, sin ningún respeto, de Bali. El color morado es un color de pureza, religión, espiritualidad”, ha añadido.

Tras hablar sobre el look de Begoña Gómez, la televisiva ha justificado que le parece “tan cursi” que vaya “haciendo juego con su marido”. “Es de las poquísimas que ha ido”, ha destacado.

“Estos no se pierden una. Habrán dicho, ‘vamos a aprovechar por si acaso perdemos las elecciones’. Hay que hacer turismo en Falcon. Venga, ya tenemos a los esclavos pagando impuestos y cada vez más altos”, ha sentenciado.