BLOGS
09/09/2019 22:23 CEST | Actualizado 09/09/2019 22:41 CEST

Carta abierta al señor Javier Ortega Smith: dígaselo a todas ellas

Carta abierta al diutado de Vox, Javier Ortega Smith, después de que afirme que la violencia de género "no existe".

Me iba a tomar unas cervezas cuando una notificación de Twitter ha hecho que aparezca el vídeo y no he podido evitar vomitar en este texto todo lo que sentía. Se trataba de una publicación en la que se ve al secretario general de la formación ultraderechista Vox, Javier Ortega Smith, afirmar que  la violencia machista de “una gran mentira” y ha remarcado que “negar esto” es como “negar el día o la noche”.

Tengo por norma no darle a esta gente más importancia de la que merecen, hablar de ellos únicamente para desmontar sus argumentos fascistas y misóginos y tratar de que me produzcan miedo y risa a partes iguales. Pero hoy me ha tocado la moral, y tengo que decirles algo. 

Señor Ortega Smith, le invito a entrar en la página del Ministerio del Interior o en Feminicidios.net, y a comprobar cuántas mujeres han sido asesinadas por hombres en los últimos 16 años. Mire en qué condiciones las asesinaron, quién fue el agresor o lea las últimas sentencias sobre violencia sexual. Más fácil: pare a cualquier mujer por la calle y pregunte. Pregunte si pasa miedo, si se ha sentido acosada o ha sufrido algún tipo de violencia en su vida por parte de hombres (verbal, psicológica y física). Y después, señor Ortega Smith, dígaselo a ellas. Dígales que no existe la violencia de género y que las mujeres no son discriminadas por el hecho de ser mujeres. 

  • Dígaselo, por ejemplo, a la hija de cinco años de Rebeca, de 26, asesinada en enero en Laredo por su pareja tras encerrar a las amigas de la víctima para que no pudieran evitar que la matase. 
  • O a la familia de Leonor, que tras 30 años de sufrir malos tratos por parte de su marido, fue asesinada en enero por él. Su hijo, de 16 años, resultó herido tras intentar salvar a su madre. 
  • Explíqueselo a los nietos de la mujer de 95 años que murió —también en enero— tras varios días de agonía en el hospital por la paliza que le propinó su marido. 
  • O a Soledad Bobet, que murió con 47 años a principios de año carbonizada dentro del coche que quemó su expareja. 
  • Al hijo menor de Rebeca, que fue asesinada por el hombre al que estaba defendiendo como abogada tras ser éste condenado a prisión por asesinar a su anterior pareja hace años. También en enero. 
  • A la familia de Rosa, asesinada a golpes por su pareja con 68 años (enero de 2019).  
  • O de Kelly, que perdió la vida con solo 17 años a manos de su pareja, que la asesinó a puñaladas antes de suicidarse. También ocurrió en enero. 
  • Explíquele que no existe la violencia machista a Rosa María, a quien mató su pareja y sobrino en febrero, al que ya había denunciado y sobre el que recaía orden de alejamiento. 
  • “No existe la violencia de género”, dígale a la madre de Daría, una joven de 22 años que fue descuartizada en febrero por su pareja, que convivió 15 meses con el cadáver de la joven en el congelador. 
  • Dígaselo, cuando crezca, al niño de cinco meses que dejó Sheila, cuyo marido la asesinó y después trató de simular que había sido un suicidio el segundo mes del año. 
  • A Estrella Domínguez, asesinada por su pareja con una escopeta de caza. 
  • A Gloria, de 58 años. Su marido tuvo la ”″”“decencia”″” de echar a su hijo de 15 años de casa para que no viese cómo apuñalaba diez veces a su mujer en marzo. 
  • O a María, de 43, que fue asesinada también en marzo por su pareja con una escopeta de caza. 
  • Explíqueselo a la niña de 11 años de Loeches que se encontró los cadáveres de sus padres, María y su pareja, después de que él la asesinase a puñaladas y se suicidase el mes que se llama “de la Mujer”. 
  • O a la mujer de 40 años cuyo cuerpo fue encontrado en abril en un piso de Alicante con signos de violencia. 
  • A los padres de Nelea, que perdieron a su hija de 20 años en abril y encontraron su cuerpo enterrado tras la confesión de su pareja. 
  • A María, de 42 años asesinada también en abril a golpes en Canarias. 
  • A Irene, de 44 años, asesinada por su pareja, un agente de Policía. O a su hija, que encontró el cadáver. También en abril. 
  • Niegue la violencia machista a la familia de a Shylvia, de 39 años, asesinada a golpes por su esposo, que también mató a golpes a su hijo de 10 años en abril de este año. 
  • Niéguesela también a la familia de Lourdes, que fue estrangulada el 10 de mayo por su marido y posteriormente encontrada con una rosa en el pecho. 
  • A Juana, apuñalada hasta nueve veces por su pareja, que tenía orden de alejamiento, en mayo. 
  • O a Lilium, cuyo marido empuñó sin titubear una escopeta para matarla antes de suicidarse. Fue su hija de 14 años la que encontró los cadáveres. 
  • Diga que no existe la violencia machista a Piedad, que fue también asesinada en mayo de este año a tiros de su marido, que utilizó el mismo arma para suicidarse. 
  • A Beatriz, que dejó una vida por delante cuando fue asesinada a cuchilladas por su pareja con sólo 29 años. 
  • A Ana Lucía, que fue otra de las víctimas de junio, cuando su marido la mató y quemó la casa. 
  • ¿Qué hay de la familia de Mónica Borrás? Que con 50 años su expareja le arrebató la vida y la enterró en el jardín de la casa que compartían. 
  • ¿Tampoco fue violencia de género el asesinato de Piedad? Que con 42 años fue asesinada a martillazos por su marido y dejó dos niños menores de edad huérfanos. 
  • Niéguelo ante Monika, que en julio fue apuñalada por su marido dejando huérfanas a dos niñas menores de edad. 
  • Atrévase a decírselo a los vecinos de Manuela, de 61, que avisaron a la policía cuando desapareció. Fue encontrada en su casa desnuda y tendida en el suelo tras ser asfixiada. 
  • O a la familia de Romina, cuyo cuerpo han estado buscando las autoridades durante todo el año. Dejó a dos hijos menores de edad. 
  • ¿Por qué no se lo dice a la familia de Asunción? Una mujer de 47 años a quien su marido asestó varias cuchilladas tras esperarla en un aparcamiento. 
  • A Elena, cuyo marido era militar. En julio de este año, cogió una de sus armas de fuego y, delante de tres personas, la disparó hasta matarla. 
  • A María Carmen, de 47 años, asesinada en el garaje de su casa por su marido, que se acabó colgando. 
  • O explíqueselo a la familia de Rita, de 57 años, que en julio recibió una cuchillada mortal. 
  • Cuénteselo a los policías que recibieron en Barcelona en julio a las 9 de la mañana al marido de Eva, de 47 años, que iba a confesar que la había matado. 
  • A Maruchi, una mujer de 52 años asesinada también en julio y cuyo marido murió empotrando el coche tras asesinarla con un arma blanca. 
  • ¿Qué hay de Maria José? Tenía 55 años y su marido la asesinó disparándole con un arma con la que también disparó a su hijo antes de quitarse la vida. 
  • ¿Y de Nicole? Que con sólo 21 años recibió una paliza de su expareja y dejó huérfano a un niño de año y medio.
  • Cuéntele su argumento a la familia y los compañeros de trabajo de María Pilar, que fue asesinada en agosto a golpes y puñaladas. 
  • O expliquéselo a los hijos de Dolores, que perdieron a una madre de 74 años cuando su marido la asestó varios golpes con una barra de hierro.

Dígaselo a ellas, que son las víctimas mortales de 2019. Dígaselo a sus familias. Explíqueselo a aquellos niños que no llegan a los 10 años y que han vivido cómo su padre ha asesinado a su madre. Algunos incluso han sido testigos. 

Señor Ortega Smith, solo tiene que leer y escuchar. Lea y escuche a las expertas, a las abogadas, a las fiscales, a las trabajadoras sociales, a las enfermeras, a la policía, a las doctoras... Escuche a las mujeres. Y después venga a decirnos que no existe la lacra de la violencia de género y que ustedes no son ni machistas ni misóginos ni ultras. Porque negar esto último sí que es, como usted dice, “como negar el día y la noche”.