POLÍTICA
21/04/2021 13:36 CEST | Actualizado 21/04/2021 15:44 CEST

El peligro del racismo de Vox es tan real que ya ha tenido consecuencias

El partido cruza una línea roja en su agenda xenófoba: "Si cambiamos la palabra ‘mena’ por ‘musulmán’ o ‘judío’, sería nazismo puro y duro".

Juan Carlos Lucas/NurPhoto via Getty Images
El cartel racista de Vox, en la estación de Puerta del Sol de Madrid.

19 de abril de 2021: Agresión racista de un hombre a un niño de 12 años en Guadalajara19 de abril de 2021: Denuncian masificación y ataques en el centro de menores migrantes en Fuerteventura4 de abril de 2021: Atacan un centro de menas de Badalona: paliza y agresión racista19 de febrero de 2021: Ataque racista contra menores migrantes acogidos en Torredembarra25 de enero de 2021: Fiscalía pide prisión por el ataque al centro de menores migrantes del Masnou (Barcelona) en 20197 de noviembre de 2019: Detenidos por dar una brutal paliza a un mena en Zaragoza y hundirle el cráneo.

El daño que está haciendo Vox a las personas migrantes, racializadas y pobres va a ser difícil de borrar. Después de meses señalando a los menores no acompañados (‘menas’) en sus intervenciones, el partido de Santiago Abascal ha dado un paso más esta semana, empapelando la estación de Metro y Cercanías de Puerta del Sol con carteles en los que da a entender que el dinero que no recibe “tu abuela” en su pensión va a parar a los “mena” (recordemos: niños que viven en España sin sus familias).

Además de que el dato que presenta Vox es completamente falaz (un menor no acompañado no recibe 4.700 euros al mes, como señala el cartel), el peligro de este mensaje es tal que la Fiscalía ha abierto una investigación por presunto delito de odio, y el Gobierno central, PSOE, Unidas Podemos, Más Madrid y varias entidades y personas a título propio han denunciado estos mensajes para que se retiren de forma inmediata.

Vox está utilizando estrategias propagandísticas que utilizaron los nazis en su momento

Los expertos consultados por El HuffPost para este artículo no recuerdan una incitación al odio semejante en la política española. “Si [en el cartel de Vox] cambiamos la palabra ‘mena’ por la palabra ‘musulmán’ o ‘judío’, estaríamos hablando de nazismo puro y duro”, denuncia Ana Salazar, politóloga y consejera delegada en la consultora Idus 3.

Salazar no es la única que ha visto una relación entre el mensaje de Vox y el nazismo. Antumi Toasijé, historiador y presidente del Consejo para la Eliminación de la Discriminación Racial o Étnica (CEDRE), sostiene que Vox “está utilizando unas estrategias propagandísticas que utilizaron los nazis en su momento”. “Los principios básicos de la propaganda de Goebbels eran esos mismos: identificar a un enemigo único, simplificar el discurso, repetir las mentiras hasta que parezcan verdades… Estoy seguro de que los ideólogos de la campaña de Vox han leído estas estrategias y las quieren aplicar”, afirma.

En redes sociales también han cundido las comparaciones entre el cartel de la Puerta del Sol y la propaganda nazi, que entre otras cosas señalaba hace 80 años que una persona con una enfermedad hereditaria costaba 60.000 marcos a la sociedad alemana a lo largo de su vida. “Compatriota, ese también es tu dinero”, rezaba el cartel.

WIKIMEDIA COMMONS
Portada de 1937 de la revista 'Neues Volk', del régimen nazi, que señala a las personas con enfermedades hereditarias por costar a la sociedad "60.000 marcos" a lo largo de su vida.

Tristemente, a Ahmed Khalifa, presidente de la Asociación Marroquí, no le ha sorprendido esta última campaña de Vox, porque el partido lleva incitando al odio contra este colectivo desde hace tiempo, pero sí le ha parecido “indignante” y “lamentable” —“no sólo como asociación de migrantes, sino como demócratas”— que lleven su mensaje xenófobo y racista a un lugar tan cotidiano y concurrido como la estación de Sol.

Lo más grave es que esos mensajes políticos se convierten en acciones negativas contra la población señalada

En su cartel, Vox refleja un supuesto enfrentamiento entre la población migrante y entre los españoles, pero “la realidad es que este enfrentamiento no existe”, defiende Khalifa. Es un mensaje interesado del partido, que “quiere sembrar el odio, el miedo, la idea de que nos están invadiendo y de que estas personas son delincuentes”, explica. 

Para Antumi Toasijé, es evidente que el primer objetivo por parte de Vox con esta campaña “es crear conmoción y polémica, conseguir que se hable de ellos”; pero su otra finalidad, bastante más perniciosa, es “ir introduciendo aspectos cada más xenófobos y racistas en sus discursos para ir normalizándolos”, señala.

Lo más grave es que algunas personas sí se creen estos mensajes políticos y los “convierten en acciones negativas contra la población señalada”, advierte Khalifa. “Hace unos meses vimos los ataques que hubo a centros de menores, vimos que hubo palizas a menores no acompañados”, recuerda. 

Vox ha traspasado una línea

“El mensaje de Vox es profundo”, afirma el presidente de la Asociación Marroquí. “E incita al odio”, coincide la politóloga Ana Salazar, que argumenta que con esta “agresividad” y estas “formas”, el partido de Abascal “ha sacado los pies del plato y ha traspasado una línea”.

El ejemplo más parecido de campaña con tintes racistas que recuerda Salazar en la política española es el polémico cartel de ‘Limpiando Badalona’ que utilizó Xavier García Albiol (PP) en 2015, en el que subyacía la idea de que había que “limpiar” la ciudad de inmigrantes. “La línea es similar, pero, aun así, no tiene nada que ver con el cartel de Vox”, apunta la politóloga. 

El odio dirigido contra los más vulnerables

Cabe recordar que los menores a los que Vox señala se encuentran entre las personas más vulnerables de nuestra sociedad “por su condición de infancia, por ser extranjeros y por no tener referentes familiares en España”, tal y como apuntan más de un centenar de asociaciones y ONG, entre ellas Unicef, Save the Children y Cáritas, en un comunicado en el que condenan los “bulos y discursos de odio” y la “intolerable la instrumentalización de estos niños” por parte de Vox.

Este miércoles, los ministerios de Igualdad y Derechos Sociales se han sumado a la condena contra esta “criminalización absoluta” y este “ataque racista”. La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha recordado el teléfono disponible para la atención y denuncia de agresiones racistas o xenófobas, el 900 20 30 41, y ha expresado su preocupación porque se está produciendo un repunte de los delitos de odio de casi un 21% en la sociedad.

“Es muy lamentable que un partido monte su campaña contra unos niños y niñas que están solos, sin sus padres, a veces en centros de menores y otras veces en la calle”, enfatiza Ahmed Khalifa, cuya asociación colabora estrechamente con los centros de menores y atiende a estos niños con talleres y asesoramiento.

Siempre habíamos dicho que España no era un país racista, pero en los últimos tres años hemos visto que esto ya no es así

Hace sólo dos días, la Asociación Marroquí que dirige Khalifa envió una carta certificada a todos los partidos que se presentan a las elecciones de la Comunidad de Madrid, “invitándoles a dar mensajes racionales, que inviten a la convivencia”, cuenta. Sólo hizo falta un día para que las esperanzas de la asociación se dieran contra el muro de Vox.

“Siempre habíamos dicho que España no era un país racista porque no había ningún partido que tuviera de base en su ideología el odio y el racismo, pero en los últimos tres años hemos visto que esto ya no es así”, lamenta Khalifa.

A lo mejor todavía hay esperanza. A la espera de que la Fiscalía o la Junta Electoral Provincial de Madrid se pronuncien sobre la campaña xenófoba de Vox, la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, ha reconocido que tanto su departamento como el de Igualdad recibieron este martes llamadas de ciudadanos “alarmados” ante esta publicidad “gravísima” que señala “a los niños y niñas más vulnerables” de esta sociedad.

Photo gallery Manifestación contra el racismo en Madrid See Gallery