POLÍTICA
22/10/2020 10:58 CEST | Actualizado 22/10/2020 15:40 CEST

Casado rompe con Vox: "¡Hasta aquí hemos llegado!"

El presidente del PP acusa a Santiago Abascal de beneficiar al Gobierno de Sánchez con la moción de censura, que solo ha obtenido el respaldo de la ultraderecha.

″¡Hasta aquí hemos llegado!”. Así de contundente se ha mostrado Pablo Casado en uno de los discursos más importantes de su trayectoria política. El presidente del PP ha roto claramente sus lazos con Vox y con su líder, Santiago Abascal, amigo y excompañero en las filas populares.

Nadie se esperaba una ruptura así. El líder de los conservadores se ha subido este jueves a la tribuna del Congreso, consciente de que todos los focos estaban puestos sobre él, no ha dudado ni un segundo y ha salido al ataque para distanciarse por primera vez de la ultraderecha. “Vox es el seguro de vida de Sánchez para seguir de inquilino de La Moncloa”, ha afirmado. 

La ruptura se ha producido en el debate sobre la moción de censura, que supuestamente pretendía llevar a Abascal al Palacio de La Moncloa. Casado no ha dudado en criticarla, calificándola de “pérdida de tiempo” o “cortina de humo”. “Esta moción es una mentira más para que Sánchez siga en La Moncloa”, ha señalado.

Esta moción es una mentira más para que Sánchez siga en La MoncloaPablo Casado

Como se esperaba, la iniciativa de Vox ha fracasado, ya que solo ha contado con el respaldo de los 52 diputados ultraderechistas. Los 298 diputados restantes han votado el contra. El rechazo a Abascal ha unido a casi todo el arco parlamentario, desde la izquierda independentista de la CUP y EH Bildu hasta el conservadurismo de UPN.

La soledad de la ultraderecha en la moción de censura resultaba evidente. Esta vez nadie ha querido situarse a su lado. Solo ha pasado 1 año y ocho meses desde la mítica foto en la madrileña plaza de Colón en la que los líderes del PP, Ciudadanos y Vox posaron juntos por primera vez. El trifachito lo llamó la izquierda.

Una imagen que solo benefició a los de Abascal, al legitimarlos, y que supuso un dolor de cabeza a Ciudadanos, que sufrió un hundimiento en la repetición electoral. Tras la dimisión de Albert Rivera, la nueva presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, fue la primera en marcar distancias con Vox y diseñó una estrategia para intentar recuperar el centro. Ahora, Casado ha seguido un camino parecido.

La realidad es que el Congreso no debatía una moción de censura contra el Gobierno de Sánchez, sino que celebraba una batalla campal por el electorado de centro derecha. La iniciativa de Vox estaba claramente dirigida a atacar al PP, ya que no tenía ninguna posibilidad de salir adelante. 

Así lo han advertido otros intervinientes a lo largo de los dos días que ha durado el debate. “Esta no es una moción de censura contra el Gobierno, sino contra usted. Abascal presenta esta moción porque quiere ser el líder de la derecha”, ha advertido el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. 

Ante tal embestida, Casado ha realizado un discurso con un tono muy duro contra Abascal. “Hoy presenta esta moción de censura, que no va contra el Gobierno, sino contra el partido que le ha dado trabajo durante 15 años”, ha criticado. El presidente de Vox se ha quedado totalmente descolocado. “Le aseguro que no esperaba para nada que esta fuera su intervención”, ha reconocido.

Los ataques del líder del PP se han producido desde el punto de vista político, ya que ha acusado a Vox de hacer un regalo al Gobierno con la moción de censura. “Hoy viene a hacerle otro regalo más. Viene a fortalecer el bloque de investidura, justo cuando más débil estaba. ¿Por qué hace todo esto? Puro populismo. Cuanto peor para España, mejor para usted”, ha señalado.

Como alertaba Casado, la iniciativa de Vox ha servido como pegamento entre los partidos que apoyan o pueden apoyar al Ejecutivo. Precisamente ayer 10 formaciones —PSOE, Unidas Podemos, ERC, Junts per Catalunya, PNV, EH Bildu, CUP, Más País, Compromís y BNG— firmaron un manifiesto conjunto que rechaza cualquier apoyo a la extrema derecha.

Durante su intervención, Casado despejó la incógnita sobre el sentido de voto de los populares en la moción de censura. Hasta ese momento no se sabía si optarían por el voto en contra o la abstención. “Votaremos no a su candidatura para presidir el Gobierno de España. Votaremos no porque decimos no a la polarización que usted necesita”, afirmó.

Un discurso aplaudido

El discurso de Casado ha sido muy aplaudido entre las filas del PP, ya que ha supuesto una reivindicación del legado del partido. “Lo que quiere no es cambiar el Gobierno, sino suplantar al PP. Abandone toda esperanza. No es el primero que lo intenta, pero será el último”, ha afirmado. “Somos las alternativa seria y responsable que necesita España”, ha recalcado.

La intervención supone un antes y un después en la carrera de Casado, ya que nunca había marcado tanta distancia ideológica con la formación de Abascal, como venían reclamando los barones. ”¿Usted cree que a una pensionista le interesa lo que diga Soros o si le van a congelar su pensión? ¿Usted cree que a un joven desempleado le interesa el virus chino o si no va a encontrar trabajo?”, ha preguntado.

“No es que no nos atrevamos, nos hayamos rendido o seamos cobardes. No somos como usted porque no queremos ser como usted. Así de sencillo”, ha asegurado”, ha reiterado Casado.

No somos como usted porque no queremos ser como usted"Pablo Casado

El problema que tiene Casado es que el PP gobierna en varias comunidades autónomas como Madrid, Andalucía y Murcia gracias a Vox. “Deberían dar las gracias por los Gobiernos en Andalucía, Murcia y Madrid”, ha reprochado Abascal

Sin el apoyo de la extrema derecha, estos Ejecutivos no pueden sacar adelante ninguna ley. Casado le ha recordado que no gobiernan juntos, sino que Vox apoyó las investiduras “El PP no va a ser rehén de lo que diga Vox”, ha afirmado. Tras este duro discurso, la primera luz roja se ha encendido en Andalucía, donde Vox se ha levantado de la mesa de negociación de los presupuestos

¿De verdad no tiene nada bueno que decir del partido en el que ha militado casi toda su vida?Pablo Casado

Los ataques de Casado también se han dirigido de manera directa y personal hacia Abascal, recordando que el presidente de Vox militó anteriormente en el PP y ocupó cargos públicos, gracias a esta formación. ″¿De verdad no tiene nada bueno que decir del partido en el que ha militado casi toda su vida? Eso se llama ingratitud y deslealtad. Debería tener más respeto aunque haya cambiado de chaqueta”, ha lamentado.

Entre esos ataques, Abascal ha reprochado la trayectoria política de Abascal y otros líderes de Vox. “Van ustedes de nueva política, pero usted ya tenía cargo cuando yo estaba en el colegio y algunos de sus diputados tenían escaño cuando yo nací”, ha afirmado. 

El líder de Vox ha acusado los golpes. “Lamento el ataque personal que usted ha hecho contra mí. Seguimos tendiéndole la mano, a pesar de todo lo que nos ha dicho” 

Photo gallery Los primeros planos de la moción de censura contra Sánchez See Gallery

#YONOMEOLVIDO