POLÍTICA
24/06/2020 09:23 CEST | Actualizado 24/06/2020 11:40 CEST

Sánchez vs. Casado: siete minutos de duelo, siglos de distancia

El presidente acusa al líder popular de no defender a España en Europa

Siete minutos de duelo, pero una distancia de siglos. Pedro Sánchez y Pablo Casado han vuelto a evidenciar en la sesión de control del Gobierno su choque frontal con acusaciones en diferentes sentidos y sin visos de que se llegue a ningún tipo de acuerdo.

Ese clima ya se evidenciaba desde el primer segundo cuando Casado ha dicho que la “nueva normalidad” es la “dura realidad”: “Nos faltan cuarenta mil compatriotas, aunque no reconozca a todos”. Y le ha recriminado que le ha tendido la mano en pactos pero Sánchez lo rechaza.

Sánchez le ha vuelto a ofrecer “unidad” porque “salva vidas, empresas y empleo”. “Siempre hemos tendido la mano”, ha ahondado el presidente del Gobierno, quien acto seguido ha sacado su ataque criticando que el PP no esté ayudando a España en la UE.

“El PP no quiere llegar a ningún acuerdo. Empecemos por lo básico, defienda junto al Gobierno de España la negociación en Bruselas de los fondos de recuperación”, le ha reprochado Sánchez a Casado, que luego se ha atribuido que ese monto europeo parte del grupo parlamentario popular y está líderado por la conservadora alemana Ursula Von der Leyen.

 

Sánchez le ha echado varias veces en cara la actitud en Europa de los populares. Retiren, le ha reclamado, “el ignominioso informe que pone en cuestión la democracia española”.

“Si quiere arrimar el hombro definitivamente, debe defender los intereses de España en Europa”, ha subrayado el líder socialista. Una intervención que arrancaba con ironía después de escuchar la primera intervención de Casado y los aplausos de la bancada azul: “Tampoco ha sido para tanto, señorías. Bastante previsible”.

Según Casado, Sánchez no quiere la mano tendida, sino “adhesión incondicional”. Y ha criticado ante el jefe del Ejecutivo: “Tira la pierda y esconde la mano, como siempre”.

El líder del PP se ha defendido ante las acusaciones sobre su papel en la UE y ha dicho que sólo pide estabilidad y responsabilidad ante las futuras generaciones: ”¿Es eso antipatriota?”. Por todo ello, ha recriminado que Sánchez sólo busca “chivos expiatorios” 

 

“Me conmueven sus palabras, pero después están sus actos...como los argumentarios...para utilizar los muertos de la covid en contra del Gobierno de España”, ha zanjado Sánchez después entre aplausos de los diputados socialistas y de UP.

Unas palabras que alejan todavía más a los dos líderes en una semana en la que en el Congreso acaba la Comisión de Reconstrucción que no ha servido para ningún gran pacto hasta ahora y con la preocupación por la política subiendo cada día, a tenor del CIS.

Siete minutos de duelo, siglos de distancia.

Photo gallery Una sesión en el Congreso atípica See Gallery