La central nuclear de Zaporiyia apaga uno de sus reactores tras varios bombardeos

Según ha informado la empresa estatal ucraniana, Energoatom, los ataques han dañado "la línea auxiliar de suministro de energía de respaldo".
|
Central nuclear de Zaporiyia.
Central nuclear de Zaporiyia.
Alexander Ermochenko via Reuters

La central nuclear ucraniana de Zaporiyia (ZNPP), bajo control ruso, ha desconectado uno de sus reactores tras registrarse varios bombardeos en las zonas colindantes, según ha informado la empresa estatal de Ucrania, Energoatom, en su cuenta de Telegram.

“Hoy, 1 de septiembre de 2022, a las 4:57 a. m. (hora local), como resultado de otro bombardeo de mortero por parte de las fuerzas de ocupación rusas en el sitio de la central nuclear de Zaporiyia, se activó la protección de emergencia y se apagó la quinta unidad de potencia operativa”, ha señalado la empresa.

La central nuclear, la mayor de Europa y la tercera del mundo en cuanto a potencia, ya sufrió una desconexión temporal de la red la pasada semana por causas que aún no han sido aclaradas.

Según la compañía, los bombardeos también dañaron “la línea auxiliar de suministro de energía de respaldo” de la central, lo que supuso que la unidad número 2 de la planta se apagara transitoriamente y se activara posteriormente con los generadores diésel.

La unidad de energía 6 continúa operando dentro del sistema energético ucraniano y al mismo tiempo alimenta las propias necesidades de la ZNPP, precisó Energoatom.

El personal ucraniano de la planta está haciendo todo lo posible por eliminar los daños a su infraestructura, enfatizó la compañía, que recordó que esta es la segunda vez en los últimos 10 días que “las acciones criminales de los alborotadores han llevado al cierre de la unidad y la desenergización de la estación” en referencia a los ataques rusos.

En plena visita del OIEA

Este suceso se produce mientras un grupo de expertos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) visita la planta tras llegar a un acuerdo con el Gobierno de Moscú, que ocupa la central desde el pasado 4 de marzo y cuyos alrededores son objeto de ataques de los que se acusan mutuamente rusos y ucranianos.

El Klemlin ha acusado este jueves a las tropas ucranianas de un intento de asalto de la planta. “En dos grupos de sabotaje de hasta 60 personas y en siete barcos atracaron en la costa del embalse de Kajovka, tres kilómetros al noreste de la planta de energía nuclear de Zaporiyia e intentaron apoderarse de ella”, ha defendido el portavoz del Ministerio de Defensa, Ígor Konashénkov.

Según la institución castrense, “se tomaron medidas para destruir al enemigo, incluso con el uso de la aviación del Ejército” y actualmente la central está “bajo control”.

Ucrania, volver al colegio en plena guerra