César Vicente, el ‘chico Almodóvar’ que no se hizo famoso hasta que se emborrachó

Su actuación en Los 40 Music Awards se ha convertido en la más comentada de la gala.
C&eacute;sar Vicente y Ester Exp&oacute;sito, en <a href="https://los40.com/los40/2019/11/08/videos/1573227439_697894.html">Los 40 Music Awards</a>&nbsp;2019.
César Vicente y Ester Expósito, en Los 40 Music Awards 2019.

Hace ocho meses que César Vicente entró por la puerta grande en el cine español. El joven de Tomares (Sevilla) se convirtió en el rostro revelación de Dolor y gloria, la 21ª película de Pedro Almodóvar. Era el albañil que marcaba el despertar sexual del niño Salvador al quedarse desnudo ante él (y ante todos los espectadores).

Sin embargo, actuar en la cinta de Almodóvar no le ha puesto en el mapa ni le ha dado la fama. César Vicente ha conseguido que toda España hable de él por otra actuación: su bochornosa aparición en la gala de Los 40 Music Awards cuando salió más que borracho a entregar dos premios junto a la también actriz Ester Exposito.

La protagonista de Élite (Netflix) tuvo que hacer lo imposible por salvar la situación y que los galardones a Mejor canción del año y Mejor gira del año no quedasen eclipsados por las mil y una frases de Vicente.

  • Los que vengan de after por favor que saluden.
  • La canción que es más escuchada normalmente es la de Campeones, ¿no? ♪ ♬ Campeones, oe ... ♪ ♬
  • La canción que más me gusta es la que te hace sentir algo especial, como los pimientos rellenos.

Aquí tienes su intervención íntegra.

Lo que pasó sobre el escenario ya se veía venir antes de la gala cuando en la alfombra roja se enfrentó al alcoholímetro de Susi Caramelo, del programa Las Que Faltaban de Movistar+. “Venga, que esto va a explotar”, le dijo el actor en un reportaje compartido dos días después de la gala. Y claro que explotó... 66 dio el intérprete, para el que toda la culpa la tuvo tanto tequila. [Minuto 4:12 del vídeo]

El caso es que en el currículo de César Vicente pesan mucho más esos cinco minutos como presentador de una gala en la que la sobriedad brilló por su ausencia que sus papeles en las series Hernán y La otra mirada o en la película Dolor y gloria. E incluso mucho más que los halagos de Pedro Almodóvar a su trabajo.

“Hizo una prueba inusualmente buena”, dijo el manchego sobre él en un reportaje de la revista ICON. “Me llamó la atención la intensidad e inocencia de su mirada. Una pureza que tal vez pierda con los años, pero que para la cámara es un tesoro”.

Para Almodóvar, Vicente “está perfecto” en el papel de Eduardo (el albañil de Dolor y gloria): “Ha nacido para hacer este personaje... y espero que muchos más”. Aunque eso todavía está por ver. ”Tiene una cualidad difícil de definir”, añadió el cineasta.

Así empezó todo

Vicente se presentó al casting de Dolor y gloria en Sevilla sin saber que era para la película. Fue su primer casting y ni siquiera se apuntó él. Lo anotó la directora de su compañía teatral de Sevilla, Del Tiempo.

“Siempre he sido muy fiel al teatro. Fui sin ninguna experiencia, y nadie sabía que a la vez se estaba haciendo en secreto el casting para Almodóvar”, contó en otra entrevista con la revista Shangay. De hecho pensó que era para Los Japón, la cinta de Dani Rovira y María León. Y en realidad lo era, pero también para la cinta de Almodóvar. Era un dos por uno.

Con once años ya estaba subido sobre las tablas, aunque cree que llegó tarde. “Tendría que haber empezado aún más chiquitito”, dice el actor para el que “el cine es muy falso”. “Te preparas tanto el personaje… y luego las cosas no salen como tú imaginabas. El teatro es más directo, no hay vuelta atrás”, dijo en Shangay tras rodar con Almodóvar, quien curiosamente no le impuso demasiado. “Una vez le dije a Pedro ’tú dame caña”, cuenta.

Fue más complicada la escena sin ropa. “Nunca me había grabado desnudo… Pasé frío, tenía que estar echándome agua todo el rato… Y al principio estaba súper acojonao, con tanta gente delante”, aseguró en esa entrevista sobre la primera toma de contacto con la escena. ”Pero luego, palante. Hay mucha gente en un rodaje, pero una vez me quedé desnudo no pensaba en si estaba incómodo. Yo creía que solo se me iba a ver el culo pero se me ve todo. Es una escena muy bonita. Muy natural”, puntualizó en ICON.

Sobre su personaje en Dolor y gloria también ha hablado en varias entrevistas. No recuerda las claves que le dio Almodóvar para componerlo, pero él tiene claro que es muy ambiguo. “Unas veces es muy hetero, y otras, muy marica, como yo…”, rió al hablar de él en Shangay.

29 cosas que no sabías de Pedro Almodóvar