Champú de cebolla: qué es y para qué sirve

Este peculiar producto se ha convertido en un éxito de ventas.

Sí, el champú de cebolla existe y ya es imprescindible en la rutina de miles de personas. Todo empezó cuando la marca Nuggela&Sulé decidió poner a la venta en España el primer champú con extracto de cebolla. El éxito fue tal que se agotó el stock del producto en Amazon y a día de hoy continúa siendo el champú más vendido de la web. Durante el confinamiento, la firma vivió un nuevo boom y aumentó en casi un 80% las ventas de este champú.

Marcas como Babaria, Mi Rebotica o Blumin también se han sumado a la tendencia y han convertido este champú en un básico. Antes de hablar de sus propiedades lo primero que hay que saber sobre él es que, evidentemente, no huele a cebolla. No hay que tener más miedo al probarlo que el que tendrías utilizando por primera vez cualquier otro producto capilar.

¿Para qué sirve?

El éxito de este champú se basa en una premisa: que el pelo crezca más rápido. Esto se consigue porque la cebolla, en concreto la morada, es rica en quercetina. La quercetina es un antioxidante flavonoide que sirve para ayudar a nutrir el cabello desde dentro, activando los folículos pilosos. El pelo no sólo crece más rápido, sino más fuerte y sano, mejorando el volumen y la densidad. También ayuda a activar la circulación sanguínea.

Además, la cebolla también contiene azufre, con propiedades desintoxificantes, antibacterianas y antiseborreicas que ayudan a limpiar el cabello en profundidad y a eliminar la caspa.

Mantener el cuero cabelludo limpio y sin residuos es fundamental para que los poros no se obstruyan y así favorecer el crecimiento del mismo.

¿Son todos iguales?

No. Todos los champús con extracto de cebolla tienen en común las propiedades derivadas de este ingrediente, pero cada marca ha jugado con la composición para ofrecer otras ventajas y adaptarse a las necesidades de diferentes tipos de cabello.

El de Nuggela&Sulé es la mejor opción para conseguir un pelo brillante y con más volumen.

El champú con extracto de cebolla sin sulfatos de Mi Rebotica, muy suave, está especialmente indicado para personas con el cuero cabelludo sensible. Un plus: huele a cereza.

El champú de Blumin incluye aceite de argán en su composición, indicado para hidratar el cabello, especialmente en aquellos secos o deshidratados.

Si tienes el pelo teñido y quieres probar el champú de cebolla, lo mejor es utilizar el de Babaria. El producto incluye ingredientes que protegen el color de los agentes externos, además de propiedades que evitan la irritación.

Famosas: ¿mejor con pelo largo o pelo corto?