China anuncia las primeras muertes por covid en Shanghái

La ciudad lleva en estricto confinamiento desde el 5 de abril, lo que ha provocado una grave escasez de alimentos y otros suministros esenciales.
Un trabajador sanitario con equipo de protección personal recoge muestras de hisopo de un residente.
Un trabajador sanitario con equipo de protección personal recoge muestras de hisopo de un residente.
Sheldon Cooper/SOPA Images via Z / DPA

La Comisión Nacional de Sanidad de China ha anunciado este lunes la muerte por covid de tres personas en la metrópolis oriental de Shanghái, convirtiéndose en las primeras víctimas de la actual ola del virus que azota al país asiático.

Según el diario local Global Times, los fallecidos eran personas de entre 89 y 91 años con “problemas de salud subyacentes”.

China ha registrado 372.000 casos de infectados desde el pasado 1 de marzo, según datos publicados este lunes, aunque hasta ahora no se habían contabilizado víctimas mortales. En las últimas 24 horas, las autoridades sanitarias chinas han notificado 2.742 nuevos casos.

Un drástico confinamiento muy cuestionado

La metrópolis china de Shanghái ha añadido en las últimas horas más de 2.420 nuevos contagios de coronavirus al enorme brote de la variante ómicron, que ha provocado un estricto confinamiento de los 25 millones de habitantes de la ciudad.

La ciudad quedó completamente paralizada el 5 de abril, tras el fracaso de la cuarentena en dos fases a ambos lados del río Huangpu, Pudong y Puxi, en un cierre que ha provocado una grave escasez de alimentos y otros suministros esenciales, como han reconocido las propias autoridades chinas, sorprendidas por la agresividad de los contagios. Esta política de draconiano aislamiento llegó a separar a niños de sus progenitores para evitar contagios.

Cómo están las cosas en el resto de China

China había contabilizado sus dos últimas muertes por covid el pasado marzo en la provincia nororiental de Jilin. La cifra total de fallecidos desde que comenzó la epidemia asciende a 4.641.

China atraviesa una oleada de rebrotes atribuida a la variante ómicron que está provocando cifras récord de contagios no vistas desde el inicio de la pandemia en la primera mitad de 2020.

Las provincias con mayor número de casos de transmisión comunitaria fueron Shanghái (este, 2.417) Jilin (noreste, 166), Zhejiang (sureste, 34) y Heilongjiang (noreste, 30).

Las autoridades sanitarias también informan de la detección de 20.718 casos asintomáticos, 20.639 de ellos locales (la mayoría en Shanghái), aunque Pekín no los computa como casos confirmados a menos que manifiesten síntomas.

Los 19 contagios restantes, hallados entre viajeros procedentes del extranjero, se detectaron en diversas regiones del país.

El número total de contagiados activos en la China continental asciende a 28.987, 71 de ellos en estado grave.

Según las cuentas de la institución, desde el inicio de la pandemia, se han infectado 185.035 personas en el país y fallecieron 4.641.

Hasta la fecha se ha realizado seguimiento médico a más de 2,8 millones de contactos cercanos con infectados, de los cuales 425.591 continúan en observación.