Christine Lagarde (BCE) asegura que habrá "más subidas en los tipos de interés" para "anclar" la inflación

Y ve "esencial" que las ayudas para compensar el impacto de la inflación sean "temporales y dirigidas".
Christine Lagarde.
Christine Lagarde.
EUROPA PRESS

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, considera que es “esencial” que las ayudas que aprueben los gobiernos de la eurozona para ayudar a los hogares a contrarrestar la elevada inflación sean “temporales y dirigidas”.

En su intervención de este lunes ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, Lagarde ha indicado que esto limitará el riesgo de elevar las presiones inflacionistas. A su vez, esto facilitará la tarea de la política monetaria de asegurar la estabilidad de precios.

La banquera central ha mantenido su postura de las últimas semanas, indicando que la inflación es “demasiado elevada” y que probablemente se sitúe por encima del objetivo del 2% por un periodo extendido de tiempo.

Respecto a las tasas de interés, Lagarde ha asegurado que no se ha tocado techo. “Esperamos aumentar las tasas aún más durante las próximas reuniones para frenar la demanda y mantener ancladas las expectativas de inflación”, ha garantizado.

La idea, según la economista, es “ajustar los instrumentos para que la inflación regrese a nuestra meta de mediano plazo”.

“Continuaremos tomando nuestras decisiones sobre tipos de interés sobre la base de datos, reunión por reunión. Estamos listos para ajustar todos nuestros instrumentos para asegurar que la inflación regrese a nuestra meta de mediano plazo de manera oportuna”

- Christine Lagarde

Respecto a la economía de la eurozona, el BCE espera que la actividad se ralentice "sustancialmente" en los próximos trimestres. Esto se debe a cuatro razones: la inflación está afectando al gasto y producción, la demanda de servicios está ralentizándose, la demanda global se está debilitando y eso afecta a las exportaciones europeas y la incertidumbre sigue muy elevada.

Lagarde ha reconocido que las dinámicas salariales están muy contenidas, aunque ha alertado de que podría acelerarse ante las demandas de los trabajadores de compensación por la inflación.