Las claves de los premios Goya 2021 para quien no ha pisado el cine en un año

Los verdaderos protagonistas, los retos y la importancia real de esta edición.
Una imagen de 'No matarás', 'Las niñas' y 'Ane'.
Una imagen de 'No matarás', 'Las niñas' y 'Ane'.

Es una realidad innegable: estos son los Goya de la pandemia. Ni alfombra roja para los nominados, ni un asiento en el auditorio para ellos, ni películas candidatas que hayan reventado en taquilla y por las que todo el mundo apueste.

Hasta el teletrabajo parece haber llegado a la gala de los premios de la Academia de esta noche, en la que los ganadores celebrarán la victoria por Zoom, como en cualquier reunión laboral.

Esta gala no se va a parecer en nada a las 34 ediciones anteriores y los Goya se enfrentan así a un desafío nunca visto. A eso se suma que muchas de las películas ni siquiera han pasado por las salas y que las que lo han hecho se han tenido que conformar con un público cada vez menor por el coronavirus. Eso ha facilitado también que los espectadores lleguen más perdidos que nunca a esta edición.

Para quien no haya pisado el cine en un año, estos son los datos más relevantes de la noche de este sábado, en la que la actriz Ángela Molina recibirá el Goya de Honor:

Las películas y directores ‘fuertes’

El drama sobre la inmigración Adú (Salvador Calvo) parte como favorita con 13 nominaciones y la comedia La boda de Rosa tiene el respaldo del renombre de su directora, Icíar Bollaín, y su protagonista, Candela Peña, lo que la posiciona también como una clara favorita, aunque ya no pueden contar con la tranquilidad que le dan esas bazas.

Otra de las más nominadas, Las niñas de Pilar Palomero (9), sorprendió convirtiéndose en la gran triunfadora de los premios Feroz el pasado martes. Además, todos los realizadores se miden con la misma vara: no sólo compiten por convertir sus trabajos en la Mejor película, sino que Bollaín y Calvo están nominados a Mejor dirección y Palomero a Mejor dirección novel.

La historia de estas adolescentes que estudian en un colegio de monjas en la España de 1992 parece haberse adueñado de las mejores opiniones, aunque muchos han echado de menos entre los nominados a Javier Fesser y su largometraje Historias Lamentables.

Las otras dos nominadas: Ane (David Pérez Sañudo) y Sentimental (Cesc Gay).

El hombre de la noche

Con más de veinte películas a sus espaldas, Mario Casas ha obtenido su primera nominación a los Goya por su papel protagonista en el thriller No matarás. Ya tiene tres Feroz —el último de ellos de este año— y la Biznaga de Plata del Festival de Málaga, entre otros premios, y cada vez son más las voces que piden que se reconozca la evolución interpretativa del actor con un cabezón. La Academia del Cine tiene la oportunidad de desprenderse de esa etiqueta de anti-estrellas televisivas que le persigue. Igualmente, Javier Cámara (Sentimental) siempre es una dura competencia.

Los otros nominados: Ernesto Alterio (Un mundo normal) y David Verdaguer (Uno para todos).

La mujer de la noche

Cualquiera puede esperar escuchar de nuevo un discurso reivindicativo de Candela Peña al ganar el Goya a Mejor actriz protagonista por La boda de Rosa. Es pronosticable, pero esta vez no hay que confiarse, porque compite en la misma categoría que Patricia López Arnaiz, protagonista de Ane, el drama sobre los secuestros y desapariciones en Vitoria en 2009.

La actriz vasca ya ha cosechado dos premios por esta interpretación, en los premios Forqué y en los Feroz. Siempre ha participado en películas más pequeñas, hasta su fichaje por la trilogía de El guardián invisible, basada en los libros de Dolores Redondo, y ha trabajado bajo las órdenes de Amenábar en Mientras dure la guerra.

Sería la primera vez que una película pequeña y rodada en euskera consiguiera uno de los principales premios de la gala. Y la novedad siempre es atractiva.

Las otras nominadas: Amaia Aberasturi (Akelarre) y Kiti Mánver (El inconveniente).

Categorías con más morbo: actores y actrices de reparto

El combo de estas categorías no puede poner más difícil la elección para los académicos: un joven Álvaro Cervantes (Adú) cada vez más valorado en la industria frente a los veteranos Sergi López por La boda de Rosa —que fue reconocido incluso en el Festival de Cine Europeo en el 2000—, Juan Diego Botto (Los europeos) y Alberto San Juan (Sentimental).

Todas las apuestas firman que será Alberto San Juan o Botto quien se lo lleve. Para el argentino es la sexta nominación. De hecho, Los europeos le dieron la primera candidatura a un Feroz: apuntó y encestó. Este Goya sería la forma de cerrar una carrera por el cabezón que empezó con la mítica Historias del Kronen en 1995.

Juan Diego Botto en la gala de los Feroz 2021.
Juan Diego Botto en la gala de los Feroz 2021.

El Goya a Mejor actriz de reparto tampoco puede estar más reñido: Juana Acosta (El inconveniente), Verónica Echegui (Explota, explota), Nathalie Poza (La boda de rosa) y Natalia de Molina (Las niñas). Las dos primeras nunca han alcanzado el premio, mientras que las dos últimas sí que lo han conseguido.

El vacío de Verónica Echegui, que ha estado nominada antes tres veces, no es la única razón por la que se ha posicionado como la firme candidata a ganarlo (más allá de Natalia de Molina). La industria daría así, en contra de lo habitual, espacio a la comedia musical en los premios del cine español. Además, ha destacado por una película que no tiene mucha más presencia en los premios.

Cantantes contra compositores de la industria

Este es el año en el que Rozalén, con su tema Que no, que no (La boda de Rosa) o Alejandro Sanz y Alfonso Pérez con El verano que vivimos puedan dejar sin Goya a Mejor canción original al consagrado Roque Baños, con 11 nominaciones y tres galardones. Esta vez ha compuesto Sababoo junto a Cherif Badua para Adú, aunque nadie descarta que el vencedor sea Carlos Naya con Lunas de papel (Las niñas).

El gran reto: la gala telemática

Los Feroz arrancaron con serios problemas técnicos (a pesar de que no era telemática y cubrieron el aforo permitido del teatro) y la audiencia de los Globos de Oro, que sí que conectaron con los premiados por videollamada, se desplomó un 60% respecto a la edición de 2020. Un desafío al que se enfrentarán también los premios Goya.

La alfombra roja se reducirá a presentadores, entregadores, Ángela Molina y artistas invitados para las actuaciones. Todos permanecerán en el Teatro Soho Caixabank de Málaga. La gala no contará con la asistencia de los 166 nominados, que serán testigos digitales y tendrán que conectar por videoconferencia. A los ganadores se les hará llegar los cabezones por servicio de mensajería. Eso descarta también la presencia de políticos. Cualquier problema técnico, por muy ensayado que esté, puede convertirse en un drama que se haga notar mucho.

Presentadores

Antonio Banderas y María Casado

Entregadores

Pedro Almodóvar, Penélope Cruz, Alejandro Amenábar, J.A. Bayona, Paz Vega, Antonio de la Torre, Belén Cuesta, Marta Nieto, Mónica Randall, Verónica Forqué, Pedro Casablanc, Jaime Chávarri, Emma Suárez, Marisa Paredes y Jose Coronado, entre otros.

Artistas invitados para actuaciones

Nathy Peluso, Vanesa Martín, Aitana, Diana Navarro y Carlos Latre.

Estrellas internacionales como reclamo

Los espectadores podrán ver por Zoom a actores de la talla de Robert de Niro, Al Pacino, Charlize Theron, Dustin Hoffman, Helen Mirren, Isabelle Huppert, Monica Bellucci, Salma Hayek, Sylvester Stallone, Benicio del Toro, Emma Thompson, Ricardo Darín o Laura Dern.

La importancia real de esta edición

En los Goya 2021 se ha permitido por primera vez la participación de cintas estrenadas en plataformas en streaming debido a la pandemia .

Los premios del cine se han convertido en el empujón que las salas necesitan para paliar el desastre que ha generado el coronavirus: películas que no se han podido estrenar y que se han tenido que remplazar en cartelera por títulos clásicos, otras que han llegado directamente al streaming y una caída en la taquilla española de 72% en 2020, con pérdidas superiores a los 445 millones de euros.

La visibilidad de galas como la de los Goya son la mejor forma para intentar recuperar espectadores en las salas.

Los actores y directores que siempre están nominados en los Goya