BLOGS
22/01/2020 06:01 CET | Actualizado 22/01/2020 06:01 CET

Clint Eastwood cabalgó en Madrid

Se presenta en FITUR un mapa guía de las localizaciones madrileñas utilizadas en las películas del oeste, con el título de 'Comunidad de Madrid, territorio Far West'.

Sunset Boulevard via Getty Images
Clit Eastwood en 'El bueno, el feo y el malo'. 

Aún encuentro a quién se sorprende al conocer que Clint Eastwood rodó tres películas en Madrid y en los pueblos de alrededor. Con el gran Sergio Leone. Claro que, entonces no era el Eastwood que ahora conocemos, ni tampoco la primera de las películas de la llamada Trilogía del Dólar, era de producción muy boyante. Clint no era una estrella, y por eso se tenía que conformar con comer bocadillos, beber en botijo y echar la siesta en el único coche de producción, el que después le devolvía a dormir a la Torre de Madrid. Hablamos de Por un puñado de dólares, en 1964. Película rodada en un noventa por ciento en la actual Comunidad de Madrid, en Aldea del Fresno, Hoyo de Manzanares, los estudios CEA, y la mismísima Casa de Campo. Sí, Clint, también disparó en uno de los edificios de la antigua Feria del Campo, hoy un conocido restaurante. 

Ahora que comienza FITUR, la Consejería de Turismo de la Comunidad de Madrid, a través de su Oficina de Promoción de Rodajes, Film Madrid, presenta en la feria del turismo por excelencia un plano-guía de localizaciones de películas western en la Comunidad de Madrid. El objetivo es tanto favorecer el conocimiento de esos escenarios de rodaje, aún hábiles para profesionales del cine, como fomentar el llamado turismo cinematográfico, de absoluto carácter creciente, en torno a las películas de ese género tan prolífico. Para mí, un proyecto absolutamente loable. 

Imagen de 'La rubia y el sheriff'. 

Uno de los días de rodaje de Parada en el infierno, algo separados del decorado de la parada de postas que nos habían construido en la Dehesa de Navalvillar de Colmenar Viejo, contemplábamos el paisaje el gran Enzo G. Castellari y yo, absolutamente abstraídos. El que fuese director de westerns míticos como Keoma había atendido a mi petición amistosa de actuar como actor en la película, hacer una colaboración especial. Precisamente él había debutado como director en esa misma localización, en Alambradas de violencia, y algo que le emocionaba de este rodaje, era regresar 48 años después. Y en ese silencio compartido, Enzo lo sentenció muy claro, y en inglés: “Aquí se respira western”. 

Efectivamente, se respira western. Afortunadamente esta iniciativa pública, como otras asociativas como las de Almería Cine, el proyecto de realidad aumentada de Hoyo de Manzanares, la web de Colmenar Viejo, Tierra de Cine o el fabuloso cementerio de Sad Hill recuperado en Covarrubias, recuerdan que España fue territorio cinematográfico Far West. Y hay que recordar que más de quinientas películas del género western se rodaron en Europa, y de estas más de doscientas en la Comunidad de Madrid. La primera, en 1941, Oro vil, de Eduardo García Maroto, y la última, en 2016, nuestra Parada en el infierno. Y, entre estas, importantes títulos como El regreso de los siete magníficos (1966, Burt Kennedy), Villa cabalga (1968, Buzz Kulik), Sol rojo (1971, Terence Young) o la llamada Trilogía del Dólar, dirigida por Sergio Leone y protagonizada por Clint Eastwood, compuesta por Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965) y El bueno, el feo y el malo (1966). 

El mapa guía señala 36 municipios de la Comunidad de Madrid donde se han rodado películas del oeste y cuatro rutas fundamentales.

Gracias a los rodajes cinematográficos anglosajones que desembarcaban en Madrid, y al nacimiento y auge del western producido en Europa, mal llamado “spaghetti western”, se desarrolla una actividad económica singular en la Comunidad de Madrid. En Colmenar Viejo se construyó el primer poblado del oeste de Europa, para La rubia y el sheriff. En Hoyo de Manzanares, los decoradores Cubero y Galicia levantaron el primer poblado del oeste ya de carácter estable de Europa, y en él rueda Sergio Leone con Clint Eastwood Por un puñado de dólares, arrancando el fenómeno del Eurowestern. En la Comunidad de Madrid han rodado westerns Robert Siodmak, Raoul Walsh, Richard Fleischer, Raquel Welch, Robert Mitchum, Charles Bronson, Lee Van Cleef, Robert Shaw, Claudia Cardinale, Alain Delon, Gina Lollobrigida, Terence Hill, Joan Collins, Tom Berenguer, Yul Brynner, Eli Wallach, Brigitte Bardot o Lee Marvin. Prácticamente debutaron actores como William Shatner o Burt Reynolds; John Wayne condujo una diligencia en el madrileño Parque de El Retiro, y Clint Eastwood disparó más rápido que nadie…

El mapa guía señala 36 municipios de la Comunidad de Madrid donde se han rodado películas del oeste y cuatro rutas fundamentales que recogen rodajes en municipios como Talamanca de Jarama (Un dólar por los muertos), Daganzo (Una ciudad llamada bastarda), Nuevo Baztán (El genio), Alcalá de Henares (Los compañeros), Rivas Vaciamadrid (Cañones para Córdoba), Aldea del Fresno (La última aventura del General Custer) o la propia Casa de Campo de Madrid (La furia de Johnny Kidd).

De aquellos decorados queda muy poco, pero los paisajes que emularon los propios del Far West están ahí, al menos para ser visitados. Y quién sabe, esperando a que nuevos rodajes lleguen hasta allí. 

Lo decía claramente Castellari. “Aquí se respira western”. Y se sigue respirando. Bueno es recordarlo. 

 

Víctor Matellano es director y escritor cinematográfico.

EL HUFFPOST PARA EVO