POLÍTICA
05/08/2021 18:28 CEST | Actualizado 05/08/2021 22:44 CEST

El código de responsabilidad publicitario de la empresa de Snickers habla de "evitar estereotipos dañinos"

La marca de golosinas pide perdón y retira un "polémico" anuncio criticado por homofobia.

Mars es la empresa estadounidense propietaria de la marca de golosinas Snickers que está recibiendo críticas por homofobia y plumofobia tras la emisión en España de un desafortunado anuncio con el bloguero Aless Gibaja. La compañía, un gigante mundial de la alimentación, tiene un código de responsabilidad publicitario en el que llama a “evitar estereotipos dañinos”. La empresa, no obstante, ha pedido disculpas y retirado la campaña.

Lo cierto es que la visión de Mars sobre la publicidad difiere, aparentemente, del anuncio en cuestión. “Queremos que el contenido de nuestras comunicaciones de marketing resuene entre nuestros consumidores. Queremos que los inspire y los invite a amar nuestras marcas de la forma en que lo hacemos nosotros. Buscamos hacer esto de una manera que garantice que nuestro contenido sea apropiado y cumpla con las normas culturales y regulatorias de los mercados donde se ubican. Como empresa, sabemos que existe una enorme diversidad en la sociedad y queremos ser líderes en reflejar esto en nuestro contenido. Creemos que las personas deben mostrarse como son”, zanja la empresa en el código.

“Repugnante, homófobo”...

Las redes se han convertido este jueves en un campo abierto de críticas al anuncio de Snickers: “Repugnante, homófobo, heteronormativo, plumófobo...” han sido algunas de las calificaciones que ha recibido el spot.

En él, los creadores del anuncio sugieren que la popular chocolatina sirve como herramienta de conversión para homosexuale. Y todo porque la forma en que el influencer Aless Gibaja aparece pidiendo un zumo en un chiringuito destapa las miradas del camarero al ver su forma de expresarse y le termina animando a tomarse un helado de Snickers. 

Gibaja, al probarlo, ya no es Gibaja. Es un hombre rudo que emana mucha más masculinidad. La secuencia ha llevado a la ministra de Igualdad, Irene Montero, a preguntarse “a quién le puede parecer una buena idea usar la homofobia como estrategia comercial”. El líder de Más País, Íñigo Errejón, también se ha dirigido a Snickers directamente en Twitter: “A mí no me hace gracia estigmatizar y reírse de la pluma”.

130.000 empleados en el mundo y 37 mil millones de ingresos

Mars tiene 130.000 empleados en todo el mundo. Y en 2020 ingresó 37.000.000.000 de dólares según Forbes. La compañía ha terminado pidiendo disculpas “por el malentendido” y retirando la campaña publicitaria: “En ningún momento se ha pretendido estigmatizar ni ofender a ninguna persona o colectivo. En esta campaña en concreto se buscaba transmitir de manera simpática y desenfadada que el hambre puede hacer cambiar tu carácter”.

Photo gallery Besos contra la homofobia See Gallery