BLOGS
08/07/2019 07:19 CEST | Actualizado 08/07/2019 07:19 CEST

Colombia, donde el riesgo es que te quieras quedar

Getty Images

No hace tantos años Colombia era un país que abría portadas vinculadas al narcotráfico, guerrilla y paramilitares. Un lugar hostil donde nadie mínimamente cabal iría a visitar. Tras la pacificación, sacó a relucir todo su potencial humano y económico para convertirse en un país emergente en todos los campos, incluido el turístico. Quien escribe este artículo ha visitado dos veces Colombia y en la última vez corrí el riesgo de querer quedarme. 

Posiblemente tu entrada al país sea por su caótica capital. Desde luego que las fotos más bonitas de tu viaje no las harás en Bogotá, pero después de pasear por la Plaza de Bolívar, el Museo del Oro o el Barrio de la Candelaria sabrás que Colombia es un país donde no te vas a aburrir. Aprovecha tu paso por la capital para hacer una escapadita a las Minas de Sal de Zipaquirá.

Si desde Bogotá vas dirección Caribe, a mitad de camino encontrarás Medellín, una ciudad que ha pasado de ser una zona de guerra a ser considerada el “Silicon Valley de América”. Alcaldes de todo el mundo la visitan para aprender como transformar con éxito una ciudad. Quédate unos días en el barrio de Poblado, disfruta el ambiente de la Plaza Botero y escápate un día para ver Guatapé, la foto desde El Peñol no puede faltar en tu Instagram.

Colombia presume de tener toda la esencia de América Latina: selva Amazónica, cordillera de los Andes, ciudades coloniales, mar Caribe... Una de las paradas obligatorias es la bella Cartagena de Indias, la ciudad colonial más grande y completa de América. 

Rubén y El Mundo
Cartagena. 

Allí, en el castillo de San Felipe el mítico Blas de Lezo forjó su leyenda, García Márquez la hizo suya en vida y obra, y el turismo masivo se ha apropiado de su esencia. Menos mal que nos queda el barrio de Getsemaní para disfrutar de la Cartagena que conoció Gabo. Si te gusta el senderismo, reserva varios días para llegar a La Ciudad Perdida y disfrutar de uno de los trekkings mas bellos del mundo.

 

Wikipedia
Tayrona.

Vamos a seguir viaje bordeando la costa caribeña. Pasando Barranquilla, capital del Carnaval colombiano, llegamos a la pequeña ciudad de Santa Marta, puerta de entrada al Parque Nacional de Tayrona donde nos tomaremos unos días de descanso en unos de los muchos paraísos caribeños de Colombia antes de irnos a la otra punta del país.

En el lado opuesto al Caribe está Cali, conocida como la sucursal del cielo, es una de esos destinos de los que no esperas mucho y acaba convirtiéndose en la sorpresa del viaje. Si de algo puede presumir esta ciudad es de ser la capital mundial de la salsa. Cali respira este ritmo por los cuatro costados: espectáculos, museos, escuelas, discotecas... toda una ciudad entregada a la salsa.

Desde Cali no tardarás mucho en llegar a Salento, el colorido municipio situado en el corazón del Eje Cafetero. Rodeado de cafetales y pintorescos pueblitos se encuentra el Valle del Cocora, donde disfrutarás de una bella jornada de trekking por un bosque nubosos entre palmeras de 30 metros de altura. 

Rubén y El Mundo
Eje cafetero. 

Este artículo es un pequeño resumen de un país con un patrimonio natural y cultural inabarcable. El recuerdo que te traerás será sin duda la contagiosa alegría que su gente transmite después de décadas de terror. En definitiva cuando visites Colombia correrás el  riesgo de que te quieras quedar.

 

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA JOYCLUB