ECONOMÍA
05/02/2020 16:25 CET | Actualizado 05/02/2020 16:26 CET

Cómo ahorrar en los préstamos personales

Nuestros hábitos a la hora de pedir un préstamo personal no suelen estar enfocados al ahorro.

El HuffPost

A no ser que nos sobre el dinero, todos solemos comparar los diferentes bienes de consumo que adquirimos y sus precios. Aprovechamos las rebajas para cambiar de armario, comparamos el precio de la carne en diferentes supermercados y pedimos en algún e-commerce online de China nuestro nuevo móvil para pagar menos. Intentar ahorrar nos suele salir de manera natural a la hora de adquirir productos. No obstante, hay muchos otros servicios que contratamos y no somos tan precavidos: éste es el caso de los préstamos personales.       

De acuerdo con el portal financiero Top5Credits.com, nuestros hábitos a la hora de pedir un préstamo personal no suelen estar enfocados al ahorro. Esto se debe, entre otras cosas, porque partimos de la base de no considerarlo un gasto. «En un préstamo, como con cualquier servicio, estamos comprando algo. En este caso, disponer de un dinero de manera más o menos inmediata», afirman desde el portal. «Al ser un servicio que se basa en recibir dinero, no nos da la sensación de que lo estemos gastando. Nos fijamos en detalles como que las mensualidades sean bajas, pero no sabemos realmente cuándo estamos pagando mucho o poco por un crédito.»

El otro factor se debe a que, simplemente, no sabemos cómo ahorrar en un crédito. «El mundo financiero a veces parece hecho adrede para confundir al consumidor», continúan desde el comparador de préstamos. «Por ejemplo, los intereses pueden estar reflejados en un porcentaje TIN o TAE, los cuales son diferentes y ni siquiera reflejan el porcentaje total que pagarás respecto al dinero, ya que son porcentajes anuales. Ante tanta información, decidimos confiar en nuestro banco de siempre, o simplemente contratamos el que tenga los números más bajos. Y éstas no siempre son las mejores decisiones.»

Nuestra leve percepción de que un crédito sigue siendo un gasto, y nuestra ignorancia respecto a las finanzas en general, es lo que suele provocar que muchas personas acaben debiendo miles de euros por un crédito de unos pocos cientos. Desde el portal financiero nos dan una serie de claves para ahorrar a la hora de pedir un préstamo personal.

 

Entender qué es la TAE

La TAE, o la Tasa Anual Equivalente, es un índice que ha de estar incluido por ley en cualquier oferta crediticia. Se basa en una estimación del porcentaje anual respecto al importe solicitado, que incluye todas las comisiones relacionadas con el préstamo. Al ser un índice anual, no refleja lo que pagaremos en total, si no en un año.

Por ejemplo, un préstamo al 10% TAE a un año, sí que significa que pagaremos un 10% del importe solicitado en comisiones. Pero si el préstamo tiene una duración menor, acabaremos pagando menos de ese 10%; si es un préstamo a 2 años, las comisiones se duplicarán.

Hay que aclarar que existen gastos que pueden escapar a la TAE. Aunque toda comisión relacionada con el préstamo está incluida, cualquier servicio adicional (como un seguro de impago) no estará reflejado en el índice.