TENDENCIAS
24/03/2019 09:16 CET

Cómo confiar en tu nueva pareja cuando la anterior te fue infiel

No hay nada malo por sentir celos, solo hay que aprender a gestionarlos.

PEXELS

Imagínate esta historia de terror: estás en la cama y te giras para mirar a tu leal, dulce y comprensiva pareja. Sin embargo [inserta música escalofriante] en vez de ser tu pareja, es tu peor expareja, quien te puso los cuernos, te mintió, te rompió el corazón y te enterró en un buen montón de basura emocional y recibos de terapia. Pensabas que habías encontrado una nueva relación sana, pero solamente estás reviviendo tu peor quebradero de cabeza.

Después de sufrir la infidelidad de tu pareja, es normal albergar esos temores, según la doctora Tracy Dalgleish, psicóloga y terapeuta de parejas del Centro de Relaciones Interpersonales de Ottawa.

Tras una infidelidad, “puede parecer que no es tu [nueva] pareja la que está ante ti, sino tus antiguos sufrimientos y traumas de relaciones anteriores. Y tendemos a repetir las pautas de relaciones pasadas, sobre todo si no las hemos curado”, comenta.

Hay una metáfora que suele utilizar Dalgleish para ayudar a sus pacientes a darse cuenta de lo distorsionada que está su visión de la nueva relación.

“Cuando alguien te pone los cuernos, te quita las gafas de ver y te pone unas gafas de sol. Ahora todo lo que veas estará más oscuro y tendrás unos prejuicios que arrastrarás a tu nueva relación desde tu experiencia anterior”, compara.

Es normal que te preocupe que algo que te hizo tanto daño te vuelva a suceder, pero no es sano para ti ni para tu nueva relación que te obsesiones con el sufrimiento del pasado y pienses que te va a volver a suceder sin siquiera algo en lo que basarte.

¿Cómo actuar en estos casos?

No hay forma de detener los celos ni de recuperar por arte de magia la seguridad, pero una cosa muy sencilla que puedes hacer es reflexionar sobre tus sentimientos en vez de actuar impulsivamente, según Dalgeish.

Si tu nueva pareja ha salido y no tienes noticias suyas, quizás sientas la necesidad de empezar a escribirle hasta que, sin darte cuenta, le has mandado 20 mensajes y te avergüenzas. Eso es actuar impulsivamente.

No obstante, hay que intentar cambiar el chip a ‘tengo estos pensamientos y estos sentimientos, sé de dónde vienen, así que puedo decidir cómo actuar’, recomienda.

En vez de asumir la peor de las situaciones, puedes plantar cara a algunos de esos pensamientos. ¿Te ha dado motivos tu nueva pareja para que desconfíes? Y lo más importante: ¿Estás aplicando un pensamiento antiguo a la nueva pareja?

A menudo, si te obsesionas con una experiencia dolorosa del pasado, verás cosas que reforzarán la idea de que te va a volver a suceder lo mismo, pero te perderás todo lo que está haciendo tu pareja para reforzar la confianza y el vínculo que compartís.

“La parte emocional de nuestro cerebro no distingue entre lo que está pasando ahora y lo que sucedió en el pasado”, explica Dalgleish. La parte intelectual, en cambio, sí que lo hace, “y ahí es donde debes hacer un esfuerzo distinto”.

Una de las destrezas más importantes que hace trabajar a las parejas es la validación emocional: aprender a validar a tu pareja cuando se siente vulnerable e intentar que haga lo mismo por ti de un modo que te sea útil. Quizás te aporte seguridad que te responda a los pocos minutos para relajarte y dejar de pensar en ello. Tal vez te encuentres mejor si tu pareja y tú planificáis una noche especial o si simplemente te abraza.

“Los celos surgen por un motivo, que es proteger la relación y mantener alejados a los demás”, explica Dalgleish. No hay nada malo por sentir celos, solo hay que aprender a gestionarlos.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Canadá y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Photo gallery Parejas que se llevan (o se llevaban) muchos años See Gallery

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST