Cómo funcionan los biberones mágicos de las muñecas

Una usuaria de Twitter consigue viralizar el debate: "Han pasado siglos y aún no sé cómo desaparece la leche".

Los biberones de muñecas son un auténtico misterio. Pasan los años y aunque uno crece, el enigma no desaparece. La cuestión a resolver es cómo es posible que si la tetina apunta al techo, el biberón esté lleno de leche y si apunta al suelo, se vacíe.

“Y todavía no sé cómo desaparece la leche”, escribió este sábado 20 de junio una usuaria de Twitter, que consiguió con su publicación más de 137.000 me gusta y cerca de 24.000 retuits.

No es magia, hay una respuesta y tiene que ver con la estructura del biberón. En el canal de YouTube Curiosidades con Mike lo explicaron en 2016 con un vídeo que se acerca al millón de visualizaciones.

Lo que hace Mike en este vídeo es entrar en las tripas del biberón para destapar el misterio. “Entre la capa externa del biberón y la interna hay una pequeña cavidad que es por donde circula el líquido que hay dentro”, explica el científico.

Aquí se ve bien la cavidad.

“Lo que ocurre es que cuando el biberón se pone del derecho (tetina hacia arriba) el líquido blanco llena esa cavidad interna y parece que el biberón se llena, pero en realidad sólo se está llenando esa cavidad. El interior sigue siempre vacío”, explica. “Cuando lo ponemos boca abajo, el líquido baja y llega hasta la boquilla del biberón”, añade.

Aquí se puede ver bien la cavidad interior y sin líquido del biberón.

Lo que ocurre al poner la tetina hacia abajo, cuando la leche cae, es que se almacena en la tetina, también hueca. Como exteriormente la tetina es opaca, la leche no se ve pero en realidad está en el fondo. Esta otra imagen lo muestra.

La leche que hay en el biberón en realidad es muy poca, pero al tener que rellenar una cavidad tan minúscula parece mucho más. Basta vaciar el biberón para ver de qué cantidad se trata.

Por si queda alguna, en esta foto se puede ver bien la estructura interna del biberón de juguete: “El líquido se mantiene en el espacio que hay entre los dos recipientes. Debido a que es poco, es obvio que “la leche” también será poca. Al voltearlo se va toda hacia la tapa, lo vuelves a parar y regresa de la tapa al espacio entre los dos vasos”.

Nostalgia de los 90: fotos y vídeos