Más fácil imposible: cómo acabar con las bases quemadas de ollas y sartenes

Un poco de bicarbonato, un chorrito de vinagre blanco y a frotar.

Se acabó lo de tener las bases de sartenes y ollas totalmente chamuscadas como si no hubiesen visto nunca el agua. Hay una forma de acabar con el color tostado y es fácil. Muy fácil.

Sólo hacen falta cuatro ingredientes: bicarbonato, vinagre blanco, detergente para lavar la ropa y un estropajo nanas (de acero). También se necesita algo de tiempo y ganas de frotar, pero eso es secundario.

A partir de ahí, basta con seguir los pasos que explica la usuaria de Instagram Neha Shah en este vídeo.

Parece magia, pero no lo es. Es ciencia. La reacción química que se produce entre el bicarbonato y el vinagre disuelve la suciedad y ayuda a limpiar más fácilmente la base quemada de la sartén.

Los pasos a seguir son los siguientes:

1. Una vez que la base de la sartén esté húmeda, espolvorear el bicarbonato en polvo.

2. Dejar actuar durante unos 15 minutos.

3. A continuación, con un spray, pulverizar la base con vinagre blanco.

4. Dejar actuar otra vez, esta vez entre 30 y 40 minutos.

5. Frotar con el nanas. Esto ya requiere un poco de esfuerzo.

6. Si se quiere dejar perfecto, hay que seguir un paso extra:

  • En una olla más grande echar dos cucharadas de detergente de ropa y una de sal.
  • Colocar la sartén en el interior y hervir durante 10 minutos.
  • Retirar y terminar de frotar.

7. Por último, lavar con agua y jabón.

¡Ya está lista para la próxima comida!

12 rincones de casa que deberías limpiar con más frecuencia