INTERNACIONAL
09/09/2019 18:10 CEST

¿Cómo puede evitar Johnson el bloqueo a un "brexit" duro?

Boris Johnson tiene cinco opciones...

Yui Mok - PA Images via Getty Images
Prime Minister Boris Johnson arrives in Downing Street, London, following his visit to Ireland. It has been confirmed by Downing Street that parliament will be prorogued at the close of business Monday. (Photo by Yui Mok/PA Images via Getty Images)

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, insiste en que no tiene intención de solicitar una nueva prórroga del “brexit” a la Unión Europea, a pesar de que el Parlamento ha tramitado una ley para forzarle a hacerlo.

Según esa legislación, el jefe de Gobierno deberá remitir una carta a Bruselas el próximo 19 de octubre pidiendo una extensión del plazo de salida del bloque comunitario si no ha alcanzado para entonces un acuerdo con los socios europeos restantes.

Sin embargo, Johnson ha asegurado que preferiría estar “muerto en una zanja” antes que dar ese paso. Estas son algunas de las estrategias que puede intentar seguir para sabotear los planes de los quieren evitar un “brexit” sin acuerdo:

Ignorar la ley

El primer ministro puede desoír el mandato legal para solicitar una extensión y tratar de que se agote el plazo para que el Reino Unido abandone automáticamente la UE, el 31 de octubre.

En ese caso, los tribunales podrían llegar a ordenar a otra persona del Gobierno, como un alto funcionario, que remita a Bruselas la carta que exige la ley.

El exfiscal Ken Macdonald ha señalado que Johnson podría ser hallado culpable de desacato si se niega a remitir la misiva por orden de un juez, lo que puede acarrear una pena de prisión.

Enviar una segunda carta

El equipo de Johnson ha valorado la posibilidad de cumplir con la obligación de enviar la carta solicitando la extensión, pero acompañarla al mismo tiempo con un segundo escrito en el que demandaría a Bruselas que ignore la petición.

Johnson sabotearía de ese modo la legislación aprobada por el Parlamento, aunque según algunos expertos esa acción también sería susceptible de ser llevada ante la Justicia.

El exjuez del Tribunal Supremo del Reino Unido Jonathan Sumption ha sostenido que esa estrategia equivaldría a “sencillamente, incumplir la ley”.

Revocar la ley con una nueva mayoría

Johnson está en minoría en la Cámara de los Comunes, pero es el favorito en las encuestas para ganar unos comicios. Si los logra convocar y recupera la mayoría parlamentaria, puede intentar revocar la ley contra un “brexit” duro.

La oposición, sin embargo, bloqueó la semana pasada su primer intento de sacar las urnas -necesita el respaldo de dos tercios de la cámara- y ha avanzado que volverá a vetar esa vía en otra votación esta noche.

Hay otros métodos para lograr un adelanto electoral, pero también acarrean complicaciones para Johnson.

Puede tratar de aprobar una modificación de la ley electoral que le permita llamar a las urnas con una mayoría simple. La oposición, sin embargo, podría agregar enmiendas a esa legislación, que probablemente resultarían aprobadas, agregando condiciones imprevistas al Gobierno.

Por último, se ha barajado la posibilidad de que Johnson presente una moción de censura contra su propio Ejecutivo. Si el Parlamento votara en su contra, se convocarían automáticamente unas elecciones tras catorce días. Con todo, durante ese periodo la oposición tendría la posibilidad de formar un Gobierno alternativo y desalojar al líder conservador de Downing Street.

Cualquier intento por adelantar los comicios más allá de esta noche tendría que esperar, previsiblemente, hasta el 14 de octubre, ya que el Gobierno ha ordenado la clausura del Parlamento hasta esa fecha a partir de este lunes.

Dimitir

Johnson piensa que una parte importante de sus votantes desean que se materialice cuanto antes el “brexit”, con o sin acuerdo, y no le perdonarían que solicite una nueva extensión.

Para evitar dañar su imagen, podría presentar su dimisión y dejar que sea el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, quien firme la carta dirigida a Bruselas. Johnson calcula que esa acción podría también pasarle factura a Corbyn en unas futuras elecciones.

Ratificar un acuerdo

El mandatario británico sostiene que su principal objetivo es llegar a un nuevo acuerdo con Bruselas en la cumbre comunitaria del próximo 17 de octubre, dos días antes del límite para pedir una prórroga que le impone la ley.

La UE no se ha mostrado dispuesta a retirar la cláusula para evitar una frontera en Irlanda del Norte, como exige Johnson, por lo que un nuevo pacto es por ahora improbable.

El jefe de Gobierno podría intentar revivir una versión del acuerdo que firmó su predecesora, Theresa May, aunque ya ha sido rechazado en tres ocasiones por el Parlamento.

El diputado laborista Stephen Kinnock lidera un grupo de diputados de la oposición, elegidos por circunscripciones favorables al “brexit”, que se han mostrado dispuestos a votar ahora a favor de ese antiguo acuerdo a fin de evitar un “brexit” duro, pero esquivar también un nuevo retraso. 

ESPACIO ECO