Cómo recuperar la actividad sexual en tiempos de pandemia

Si han pasado meses desde la última vez que te acostaste con alguien o desde la última vez que tuviste ganas de hacerlo, no estás solo.

¿Sabes una cosa que no ayuda nada en los preliminares? Una pandemia mortal con restricciones y confinamientos. Así que si tu libido está bajo mínimos desde hace meses, es comprensible.

Muchas personas que viven con su pareja necesitan más tiempo y espacio para estar solas, mientras que las que tienen relaciones a distancia se preguntan cuándo podrán volver a verse. El mundo de las citas ha cambiado por completo y, si tienes hijos, probablemente tu sueño más húmedo sea dormir.

Como sociedad, estamos viviendo un “bajo nivel de actividad sexual” durante la pandemia, según asegura un estudio de la Universidad Anglia Ruskin, por muchas bromas y memes que hayas visto sobre el baby boom que se avecina y la nueva generación de pandemials. Si ha pasado mucho tiempo desde la última vez que te acostaste con alguien o desde la última vez que sentiste ganas de hacerlo, que no cunda el pánico.

“Todo es más difícil durante una pandemia, y el sexo no es una excepción”, tranquiliza la educadora sexual Ruby Rare. “Sé amable contigo y con las personas que te rodean. Estamos todos intentando superar esto lo mejor que podemos, y el estrés que provoca una situación como la actual también afecta a tu libido de una forma o de otra”.

Si vives bien sin sexo, adelante. De hecho, algunos terapeutas sexuales aseguran que pasar un tiempo sin sexo puede mejorar tu relación.

Pero el sexo (o por lo menos las ganas que tengas de él) afecta al humor general de una persona. Así pues, ¿cómo puedes recuperar tu vida sexual si la echas de menos?

Recupera las ganas

“Es mucho más fácil estar de humor para el sexo cuando te pones un vestido de seda o cualquier conjunto sensual, o incluso lencería sugerente debajo de los leggings”, comenta Sangeeta Pillai, fundadora de la plataforma Soul Sutras para empoderar a mujeres del sudeste asiático en el ámbito sexual. “Por eso recomiendo que hagas pequeñas incorporaciones sensuales a tu armario. Te prometo que cambiará instantáneamente cómo te sientes”.

A estas alturas de la película, es probable que estés hasta las narices de estar en casa. Por eso Rare recomienda hacer unos pequeños cambios en tu entorno.

“Algo tan simple como cambiar las sábanas o poner algo de música sensual que lleves un tiempo sin oír puede modificar por completo el espacio en el que pasas el 99,9% de tu tiempo”, sostiene.

Finalmente, acuérdate de lo bien que te puedes llegar a sentir cuando te tocan. Pillai recomienda que inviertas en un buen juguete sexual o dos, tanto si tienes pareja como si no. También puedes recordar los buenos momentos con tu cuerpo sin juguetes modernos, a la vieja usanza.

“Asegúrate de estar de humor para sentir placer: date un baño, enciende unas velas, pon música que te relaje...”, añade. “No te obsesiones con el orgasmo, céntrate solo en lo bien que te sientes cuando te tocas con las manos, con los dedos o con juguetes”.

Vuelve a encender la chispa con tu pareja

Si llevas mucho tiempo sin practicar sexo, lanzarte de repente a los genitales de tu pareja no es la mejor forma de volver a las andadas. Tampoco es lo ideal sacar el tema cuando ya estáis en la cama, avisa Pillai.

“Empieza la conversación cuando estéis relajándoos o comiendo juntos. Di algo como: ‘Me encanta cuando...‘, y comenta una cosa nueva que quieras probar. Por ejemplo: ‘¿Sabes? Siempre he tenido curiosidad por tal cosa’. Sé amable, comprensivo y cariñoso y, desde luego, no empieces a quejarte o a sacar fallos”, recomienda.

Una vez que hayas sacado el tema, apárcalo.

“Os dará un motivo a ambos para tener ganas y tendréis tiempo para prepararos mentalmente”, señala Rare. “Tampoco pienses que tienes que pasar de la abstención al sexo completo en el primer intento. Tómate tu tiempo para recuperar sensaciones de forma gradual”.

Otro consejo: no lo dejes para el último momento del día, justo antes de dormir. “Si fuera otra actividad, ¿esperarías hasta el final del día para practicar, cuando estás agotado, con el estómago lleno de la cena y después de una copa de vino o dos?”, compara Rare. “Reservar un tiempo por la mañana o por la tarde os quitará mucha presión y hará que todo sea más placentero y satisfactorio”.

Otros consejos de Pillai son hablar de vuestras fantasías, contaros experiencias pasadas que os hayan gustado, sugerir nuevas posturas y masturaros el uno frente al otro.

“En resumen: hablad, hablad y hablad. Y decid marranadas”, añade.

Cómo mantener las ganas en época de distanciamiento

Hay muchas personas que simplemente no pueden tener una vida sexual como la de antes de la pandemia: algunos han dejado las citas por precaución o tienen relaciones a distancia y no pueden reunirse. A menudo la sociedad te enseña que tu sexualidad está ligada a la de otra persona, pero “reconectar con tu propia sexualidad es una forma de recuperar el control de tu placer”, asegura Rare.

Para encenderte, puedes probar el audioporno. “Es increíblemente erótico escuchar historias calientes”, garantiza Pillai. También puedes recurrir al porno de siempre, pero, si lo haces, Pillai te anima a consumir “porno ético o feminista en el que los actores y actrices reciban un buen trato”. Si el porno no es lo tuyo, puede valer cualquier serie o película de cine convencional en la que haya cierto contenido sexual. Por su parte, Rare es muy fan de los audios de WhatsApp calientes, sobre todo entre parejas a distancia.

“Son algo muy íntimo. Puedes dejar el audio bloqueado para seguir grabando mientras te masturbas e ir contándole a tu pareja lo que estás haciendo o las cosas que te gustaría hacer si estuviera ahí contigo. Y, a diferencia del sexo telefónico, el audio lo puedes escuchar tantas veces como te lo pida el cuerpo y en cualquier momento (algo muy importante si vivís en distintas zonas horarias o tenéis horarios muy diferentes). Solo recuerda una cosa: cuando lo envías, pierdes el control absoluto de ese contenido”, recuerda Rare.e

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Reino Unido y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Ciudades en las que se tiene más sexo