Cómo ponerte autobronceador y no terminar naranja

Si se hace bien, no hay nada que temer.
El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.
El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Con el verano cada vez más cerca y las temperaturas alejándose de mínimas gélidas, son muchas las que empiezan a dejar las medias en el armario. Como cada año por estas fechas, farmacias, supermercados y tiendas especializadas de belleza vuelven a colocar en la primera fila de las estanterías los autobronceadores.

Amados y repudiados a partes iguales, algunas personas todavía no se atreven a probarlos por miedo a terminar con el cuerpo lleno de manchas o con un impostado tono naranja como el que lucía Donald Trump.

En realidad, los acabados de los cosméticos disponibles en el mercado son cada vez naturales y basta con seguir una serie de recomendaciones para que el resultado sea impecable. Marta Barrero, farmacéutica, experta en dermocosmética y codirectora del salón de belleza The Secret Lab (Madrid), indica que antes de meterse en faena, lo más importante es tener una piel cuidada, para que el efecto del autobronceador quede lo mejor posible.

“Está muy bien realizarse exfoliaciones e hidratar en profundidad el cuerpo y/o el rostro unas horas antes de empezar a utilizarlo, pero si lo llevamos a cabo durante todo el año como rutina, los resultados serán óptimos”, explica Barrero.

La experta en dermocosmética recomienda una exfoliación e hidratación previa en un salón profesional antes de este tipo de productos y apunta que los principales fabricantes “suelen recomendar exfoliar la piel 24 horas antes de aplicarlo”. Barrero recomienda incidir especialmente en zonas rugosas como rodillas, codos, tobillos o pies “para conseguir un tono uniforme”.

“Si además hidratamos bien esas zonas, que suelen ser más secas, favoreceremos que se extienda mejor y no queden manchas. Otro truquito es aplicarnos antes del autobronceador un tónico ácido, con el que bajaremos el pH del producto, favoreciendo que el resultado quede más natural”, aconseja la farmacéutica.

¿En qué hay que fijarse a la hora de elegir un producto?

Barrero anima a fijarse en la formulación de los bronceadores para elegir uno que de buenos resultados: “El principio activo más utilizado en los autobronceadores es la DHA, un azúcar que reacciona con la queratina y otras proteínas de la epidermis, desencadenando reacciones de coloración en la piel. Es decir, según las capas de la piel se van renovando, esa coloración va desapareciendo de forma gradual”.

La solución para lograr un resultado natural

Si es la primera vez que utilizas un producto de este tipo y quieres asegurarte de que el resultado queda natural, la experta recomienda utilizar “un autobronceador progresivo”. Este modalidad consigue un efecto más sutil.

Además, Barrero recuerda que existen diferentes texturas para adaptarse a las necesidades de la piel de cada persona. “Las cremas y aceites son perfectas para pieles secas, las pieles grasas prefieren las espumas y el spray es el idóneo para llegar a todo el cuerpo o si tienes prisa”, apunta.

El consejo infalible para evitar manchas

Un ejemplo de guantes para aplicar el bronceador.
Un ejemplo de guantes para aplicar el bronceador.

“Nuestro consejo es utilizar guantes específicos, para evitar que el producto se quede en los pliegues, y aplicarlo en movimientos ascendentes y descendentes, no circulares”, señala la experta, que apunta que normalmente es necesario aplicar un par de capas.

Barrero explica que se deben dejar las zonas de más sudoración para el momento final. Recomienda aplicar el bronceador por la noche ya que el producto “suele necesitar un tiempo de secado y reposo”, además de utilizar ropa holgada por si quedan manchas y “permanecer lo más quietos posible, evitando sudar o rozarse”.

La experta señala que al cabo de una hora comienza a notarse el color, pero que para comprobar el resultado final es necesario esperar entre 24 y 48 horas.

Alimentos ricos en beta-carotenos (para lucir un perfecto bronceado)