El conde de Atarés asesinó a su mujer el día que iba a dejarle y ya tenía las maletas hechas

González de Castejón disparó a su esposa y a la amiga con una Luger, emblemática arma de los oficiales nazis, según 'El País'.

Continúan conociéndose más detalles del presunto asesinato de dos mujeres en una vivienda de calle madrileña Serrano. El supuesto autor de los hechos, Fernando González de Castejón, de 53 años, conde de Atarés y marqués de Perijáa, asesinó a su mujer y a la amiga de ésta el mismo día en que iba a dejarle. El mismo día en que tenía listas las maletas para marcharse del edificio 205 de la lujosa arteria de la capital de España.

Así se recoge en una información publicada por El País este jueves, en la que también se aportan nuevos detalles del supuesto crimen, como que los gritos y discusiones comenzaron a partir de las once de la noche. Sin embargo, no fue hasta la una de la madrugada cuando se oyeron los “tres sonidos secos”. Según el citado medio, presumiblemente, eran los disparos del arma empleada por el aristócrata.

No era un arma al uso, se trataba de una Luger, la icónica arma de los oficiales nazis, popularizada a través del cine y de las películas de la II Guerra Mundial. Según ha podido saber El País, el conde y marqués presuntamente la empleó para perpetrar el ya considerado como un crimen de violencia machista disparando a quemarropa a la que era su esposa y a la amiga allí presente, con dos tiros. El tercero lo empleó en él mismo, suicidándose de un disparo en la boca.

Las cosas del conde: tiros contra una diana o cantar el ‘Cara el sol’

Según explica El País, ‘el conde’ como le conocían algunos de los vecinos gozaba de cierta popularidad en la comunidad por su carácter y temperamento violento. Desde practicar tiro contra una diana en un patio interior del edificio a sorprender entonando el Cara el sol (el himno fascista). También era conocido por haber amenazado a algunos vecinos, según recoge dicho diario.