INTERNACIONAL
06/09/2019 13:48 CEST

Condenan a un padre cuya hija tiene 2.500 personalidades tras sufrir sus abusos

La mujer, ahora de 49 años, fue violada con frecuencia entre los 4 y los 11 años. Hasta 30 de estas personalidades han declarado en el juicio

James Morgan via Getty Images

Un tribunal de Australia ha condenado a 45 años de cárcel a un hombre por violar repetidamente a su hija, quien desarrolló unas 2.500 personalidades a raíz de los abusos sexuales que sufrió de niña, entre los años 1974 y 1981.

Jenny Haynes, hija y víctima del pederasta, señaló a la salida de los tribunales, este vierbes, que tras esta sentencia no quiere volver a pensar en su padre y abusador, dijo a los medios locales.

La víctima, que ahora tiene 49 años, destacó que la jueza reconociera en la sentencia la necesidad e importancia de terminar con el caso para retomar su propia vida.

La magistrada Sarah Hugget, de un tribunal de distrito de la ciudad de Sídney, señaló en su fallo contra Richard Haynes, de 74 años, que el agresor no podrá solicitar la libertad condicional hasta 2050 por los delitos cometidos contra su hija.

Desde los cuatro años y hasta los 11, Jenny Haynes, la segunda de los tres hijos de Richard Haynes, fue violada regularmente por su padre de forma violenta, incluso torturada, cuando residía en Sídney.En 1981, cuando tenía 11 años, su familia se mudó de regreso al Reino Unido, donde después sus padres se separaron.

Para mantener en secreto los continuos abusos sexuales su padre la amenazaba -con la muerte de su madre o con matar a su mascota- así como la menospreciaba o le aseguraba que podría hacer lo que quisiera con ella, un maltrato psicológico que le causó problemas mentales

Como consecuencia de ello y para sobrevivir al dolor y al trauma causado por los abusos, Jenny Haynes, quien renunció al anonimato que las autoridades australianas ofrecen a las víctimas de delitos sexuales, padece de un trastorno de identidad disociativo mediante el cual desarrolló unas 2.500 personalidades.

“Estoy emocionada que mi papi me haya visto y que me oiga”, dijo con una gran sonrisa y entusiasmo infantil Symphony, una niña de cuatro años y que es una de la más de 30 personalidades que testificaron contra Richard Haynes, a los medios el pasado mayo tras dar su testimonio ante el tribunal.

Después de que los periodistas solicitasen la asistencia de Jenny, esta se refirió sobre Symphony como la persona que “salvó nuestras vidas”, aunque poco después Muscles -otra de las personalidades- interrumpe para llamar “bastardo” a su padre.

Richard Haynes se declaró culpable después del testimonio de su hija, “no porque estuviera conmocionado por la enormidad de sus actos, sino porque no pudo manejar lo que dijo Symphony cuando contó lo que le hizo con detalles explícitos y desgarradores”, recordó Jenny Haynes durante una entrevista al programa 60 minutos del Canal 9 australiano. 

ESPACIO ECO