POLÍTICA
31/07/2020 21:11 CEST

La Conferencia de Presidentes: una foto de casi total unidad... pero sin acuerdo sobre el fondo europeo

Los barones del PP han cargado contra Sánchez por su pacto con Urkullu y han exigido un reparto diferente de los fondos de reconstrucción.

EFE
Desencuentros en el seno de la Conferencia de Presidentes

A la fotografía solo le ha faltado una cara. La Conferencia de Presidentes ha dejado este viernes una imagen de unidad institucional entre las comunidades y el Gobierno central, incluido el rey, que únicamente ha roto Quim Torra en su negativa a hacerse “fotos sin contenido”. Casi todos juntos en el camino hacia la reconstrucción económica y social post-covid. Pero la unidad hacia un reparto justo de los fondos europeos no ha evitado fuertes desencuentros. Cada presidente traía sus propias batallas a lidiar y los choques entre bandos eran inevitables.

La celebrada en el Monasterio de Yuso de San Millán de la Cogolla (La Rioja), ha sido la primera reunión presencial desde 2017 y llega tras otras 14 por vía telemática desde marzo. Ha contado con un “invitado” de última hora, el lehendakari Íñigo Urkullu, que finalmente ha aceptado ser parte tras cerrar un acuerdo sobre el déficit y la deuda del País Vasco, a tratar en una comisión mixta del Concierto Económico, ya con fecha, la primera quincena de septiembre.

“Valoro el esfuerzo para lograr el cumplimiento de un compromiso pactado que ha hecho posible mi participación”, ha comentado el lehendakari en la rueda de prensa posterior. Su acuerdo fiscal con el Estado ha levantado ampollas en la mesa de negociación multilateral, con voces discordantes como las de Díaz Ayuso o Moreno Bonilla, que han tachado el pacto de “discriminatorio” con el resto de territorios.

No ha sido la única disensión en las discusiones. Cómo y cuánto repartir los “dineros” de Europa o cómo gestionar la cogobernanza de la nueva normalidad en plena ola de rebrotes han sido otros puntos calientes de una sesión que tendrá continuidad en los próximos meses.

Muchos focos a los que se han sumado las noticias llegadas a primera hora del hundimiento de la economía española por el coronavirus: el PIB cayó un 18,5% entre abril y junio respecto al primer trimestre del año, el mayor desplome en un solo trimestre desde que hay registros. Habría que remontarse a la Guerra Civil para hallar un dato similar. La cifra ha estado muy presente en el monasterio riojano.

LA MONCLOA
Posado oficial de la Conferencia de Presidentes en San Millán de la Cogolla

Qué será de los 140.000 millones europeos

Enfrentamientos aparte, el tema central de las cinco horas de conversaciones ha sido la distribución de esos 140.000 millones de euros logrados por España dentro del acuerdo logrado en el Consejo Europeo. En el camino a la recuperación, Pedro Sánchez ha anunciado que será él mismo quien gestione el reparto de esa cantidad, a través de una nueva comisión interministerial. “No puede haber comunidades de primera ni de segunda”, ha defendido el presidente este viernes.

No es el único anuncio surgido en el debate. Sánchez también ha revelado que se organizará un grupo de “alto nivel” para ocuparse de la “colaboración público-privada” a la hora de gestionar esos fondos. El jefe del Ejecutivo ha aprovechado para anunciar que la próxima Conferencia de Presidentes, prevista a finales de agosto para analizar el nuevo curso escolar, tendrá carácter telemático y ha confirmado que su intención es celebrar estas reuniones con periodicidad mensual, ya sea de forma virtual o presencial.

Pero la cuestión de los millones europeos no ha quitado a los presentes hablar “de lo suyo”. En turnos iniciales de cinco minutos, presidentes de uno y otro signo han pedido al Gobierno central acuerdos en materia de turismo, legislación sanitaria contra el virus o una cogobernanza con mayor poder decisorio para las regiones. Especialmente crítico ha sido el sector del PP, representado en sus líderes madrileño, andaluz, murciano y gallego.

Las posturas de los presidentes

Se esperaba la intervención de Isabel Díaz Ayuso, la voz más incisiva contra el Gobierno. Después de hacerlo en la Conferencia, la presidenta madrileña ha criticado ante la prensa el “formato” del evento, al que, según ella, “habría que darle una vuelta, porque los presidentes nos encontramos con todo repartido ya”. “Debería haber un orden del día para que nuestra opinión sea tenida en cuenta antes de hablar con los medios”, ha insistido, antes de cargar contra el plan de autogestión de Sánchez: “El 50% de los fondos deberíamos gestionarlo las comunidades”. 

Otro barón del PP que ha reprochado la estrategia del reparto de fondos ha sido el andaluz Juanma Moreno Bonilla, que ha exigido que pesen por encima de los demás, “los criterios de población, PIB y desempleo”.

La división del dinero también inquieta al murciano Fernando López Miras. Tanto, que ha tachado de “injusto” el reparto de los primeros 6.000 millones para gasto sanitario. “Sánchez no ha tratado igual a los españoles; algunos han recibido hasta cuatro veces menos que otros”. El motivo que ha dado es que “solo se ha tenido en cuenta la incidencia hospitalaria” de la pandemia y no “nada que ver con el sostenimiento de atención primaria”.

Sánchez no ha tratado igual a los españoles; algunos han recibido hasta cuatro veces menos que otrosFernando López Miras, presidente de la Región de Murcia

En un tono más moderado aún dentro de la crítica, Feijóo ha celebrado el acuerdo europeo, pero ha advertido que lo que ha sido bueno puede resultar negativo “si no invertimos bien”. “Si no invertimos en crear empleo, estos fondos, con préstamos a devolver, serán aún peores para España”. El gallego, recién elegido en los comicios del 12-J, ha puesto el foco en la “situación confusa” tras el paso del mando único sanitario “a todo lo contrario”. “Debería haber una mayor coordinación y una toma de decisiones conjunta, con herramientas más solidas en materia sanitaria”.

En el otro bando, los presidentes socialistas han cerrado filas en torno al líder nacional (y secretario general del partido), con llamadas a la unidad y al acuerdo en los Presupuestos Generales del Estado. “Es difícil de creer tener un fondo de recuperación si no tenemos lo más sencillo, unos presupuestos. Tiene que haber un apoyo global a las cuentas, que más que nunca son del país y no del Gobierno”, ha sostenido el castellano-manchego Emiliano García Page.

“Esto no está hecho para quedar bien, todos tenemos problemas parecidos y debemos encontrar soluciones parecidas”, ha planteado otro de los barones, el extremeño Guillermo Fernández Vara. “No estamos aislados, somos un equipo”, ha sido el mensaje, en tono positivo, de la presidenta de La Rioja y anfitriona de la cita, Concha Andreu.

Es dificil de creer tener un fondo de recuperación si no tenemos lo más sencillo, unos presupuestosEmiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha

El broche, tras las intervenciones de los líderes autonómicos, lo ha puesto la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, que ha mostrado su satisfacción por “el diálogo sincero entre todos” y “el clima de buena política”, frente a las críticas del sector conservador, que ha llegado a tachar de “monólogo de Sánchez” la sesión. 

“España ha vuelto a encontrarse con España. Una de las conclusiones más importantes para mí es confianza y esperanza, porque cuando España quiere, España puede”, ha proseguido Darias, con un lenguaje similar al utilizado por Sánchez tras sellar un pacto con patronal y sindicatos semanas atrás.

En la búsqueda del “mínimo común de entendimiento, de la cogobernanza”, la ministra ha señalado la coincidencia de los presentes en celebrar reuniones similares una vez al mes o la creación de una Conferencia Sectorial del Fondo de Reconstrucción Europea, presidida por la ministra de Hacienda”.

Darias ha detallado, igualmente, que en septiembre tendrá lugar el Consejo de Política Fiscal y Financiera en septiembre, y el proyecto para extender por todas las comunidades la app Radar Covid, “para agilizar la búsqueda de contactos de una persona infectada”.

Los líderes territoriales y el Gobierno central volverán a verse en agosto, con la planificación del nuevo curso central como punto nuclear de la agenda. Pero la cuestión financiera no quedará a un lado. 

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST