Consejos para iniciarte en el BDSM si no tienes ni idea

Y las reglas que no puedes pasar por alto.

El BDSM poco o nada tiene que ver con 50 sombras de Grey. El cine y la televisión han contribuido a perpetuar algunos estereotipos sobre estas prácticas como que quien lo practica lo hace por sufrir algún tipo de trauma o que las mujeres que son sumisas no se valoran como persona.

Lo cierto es que el BDSM, cuyas siglas responde a bondage, disciplina y dominación, sumisión y sadismo, y masoquismo, no es más que una serie de juegos y prácticas sexuales consensuadas.

Si alguna vez has sentido curiosidad por el BDSM pero no tienes ni idea de por dónde empezar, estos consejos pueden ser útiles.

Documentarse y saber dónde te metes

Para Valèrie Tasso, sexóloga y embajadora de la marca de juguetería erótica LELO, se trata de un mundo muy complejo, por lo que considera fundamental “documentarse y leer libros didácticos y rigurosos”.

“En nuestra sociedad queremos las cosas ya, pero en el BDSM la impaciencia es una desventaja. Es importante pararse a entender qué significa y leer testimonios de experiencias en primera persona”, apunta la experta, que acaba de lanzar el libro Sexo kinky y BDSM para profanos.

El consejo se aplica tanto en solteros que buscan un compañero con el que experimentar como para parejas que nunca han probado alguna de estas prácticas. En ese último caso recomienda hacer una lista con los juegos del BDSM que más puedan excitar a cada uno, e intercambiarla indicando ‘sí’, ‘no’ o ‘quizás’.

No es oro todo lo que reluce en redes sociales

Precisamente por la necesidad de saber dónde nos metemos, Tasso no recomienda elegir un partner de juegos desconocido en redes sociales. “Hay personas que se anuncian como dominantes o sumisos en redes, cuando la gente experimentada no se anuncia de esa manera”, explica la sexóloga, que recomienda los clubs especializados.

“Si acabas en malas manos, puede tener unas consecuencias dramáticas”, advierte Tasso. La experta denuncia que algunas personas utilizan la palabra BDSM para tener barra libre para abusar y señala que “si te trata mal o te insulta de primeras, desconfía”.

La sexóloga cuenta que la primera toma de contacto debe ser ‘normal’, como en cualquier otra situación, no con los roles de dominación o sumisión ya presentes, puesto que todavía no se está en la escena erótica. Por eso recomienda “jamas meterte a jugar con alguien que no conoces de nada”, y tomarse un tiempo para conocer a la otra persona.

Consenso, confianza y comunicación

Valèrie Tasso destaca que si algo es fundamental es la regla de las tres C: consenso, confianza y comunicación. Por eso una de las claves para practicar BDSM con seguridad es establecer unos límites con la otra persona y nunca sobrepasarlos. Es necesario consensuar todo antes de empezar, incluso si ya has practicado algún juego con esa pareja.

También es imprescindible elegir una palabra de seguridad por si uno de los dos quiere parar el juego. La sexóloga recomienda que sea corta e insiste en respetarla. “Hay personas que dan por hecho que cuando dices la palabra todavía puedes aguantar un poco más y sigue. Esto no se puede hacer jamás”, recalca.

La experta lanza otra recomendación: la persona en el rol dominante siempre tiene que probar el ‘castigo’ sobre sí mismo. Tasso indica que, a pesar de que los umbrales de cada uno son diferentes, es necesario para hacerse una idea.

Cuidado con las expectativas

“No hay que esperar grandes resultados a la primera”, bromea la sexóloga. Para Tasso la clave está en “no frustrarse e insistir”. La experta invita a practicar, porque cuanto más seguros estemos de nosotros mismos, más disfrutaremos. “No es fácil en un mundo euforizado, pero la paciencia en BDSM es la mejor virtud”, insiste.

9 beneficios del orgasmo