NOTICIAS
31/07/2020 16:48 CEST | Actualizado 31/07/2020 17:11 CEST

Los contagios por coronavirus marcan un nuevo pico desde la desescalada, con 1.525 en un día

Aragón y Madrid acumulan más de la mitad del total de los nuevos positivos.

La cifra más alta desde la desescalada. España ha registrado 1.525 nuevos casos de coronavirus en un día, un incremento de casi 300 con respecto a ayer, que ya supuso el tope de los últimos dos meses. Los datos, a niveles del 28 de abril, cuando aún estaba vigente el confinamiento estricto, siguen disparándose como lo hacen los brotes, que ya rondan los 500 en todo el país.

El total de contagios, cada día sometido a una corrección al alza, alcanza ya los 288.522 (más de 3.000 con respecto al jueves). Sin embargo, el número de fallecidos se mantiene relativamente bajo; Sanidad ha informado en su balance de dos muertos en las últimas 24 horas y 12 en la última semana

Aragón, con 511, y Madrid, con 372, son las regiones más afectadas según las cifras oficiales. Entre ambas suman más de la mitad del total de nuevos positivos. Muy por detrás se sitúan País Vasco (158), Andalucía (107) o Cataluña, que únicamente registra 64 casos.

Esta subida conlleva un aumento de nuevas hospitalizaciones, aunque en menor grado. Los pacientes atendidos en centros médicos en la semana previa se acercan ya al medio centenar (472), de los que más de un tercio tuvieron lugar en Aragón, con 173. Madrid (76) y Cataluña y Comunidad Valenciana (36) son otras regiones con mayores tasas.

En una semana, el cómputo de PCR positivas reportadas supera las 14.000 (14.198), con una incidencia muy marcada en Cataluña (5.008), así como en Aragón (2.884) y Madrid (2.074). Ninguna de las comunidades o ciudades autónomas restantes alcanza el millar y solo lo roza País Vasco, con 984.

En la actualidad España registra cerca de 500 brotes con alrededor de 6.000 casos asociados, muchos de ellos detectados como asintomáticos, “un 60%”, según las autoridades sanitarias, que achacan al mayor número de pruebas el crecimiento tan notable de los contagios.

“No parece una segunda ola”

Sin embargo, Fernando Simón descartó este jueves que la situación sea especialmente grave. “Si estamos en una segunda ola, no lo parece”, llegó a señalar, mientras apuntaba que la presión asistencial hospitalaria seguía siendo baja. A ello contribuye no solo el alto porcentaje de asintomáticos, sino la menor edad media de los nuevos “pacientes”. 

Esa edad media revela el origen de los brotes, en una ratio destacada asociados a eventos sociales, reuniones y fiestas. Pese a que los contagiados no muestran una sintomatología complicada, Simón y el ministro Salvador Illa han advertido que pueden transmitir el virus a otras personas, “a las que pueden poner en problemas graves”, al igual “que al país”.