Ucrania anuncia un acuerdo para abrir un corredor humanitario en Mariúpol

Se calcula que quedan 100.000 civiles en la ciudad costera y solo en la acería de Azovstal se estima que hay un millar de ellos cobijados juntos a los últimos soldados de la resistencia.
|

Ucrania anunció hoy que se han alcanzado un acuerdo para abrir un corredor humanitario de evacuación para los civiles de la asediada Mariúpol, por el que se tratará de sacar de la ciudad del sur del país a mujeres, niños y ancianos.

“Dada la catastrófica situación humanitaria, vamos a centrar nuestros esfuerzos en evacuar a esas personas”, indicó, a través de Telegran, la viceprimera ministra de Ucrania, Iryna Vereshchuk, informa el portal Ukrinform.

En los últimos tres días no se había abierto ningún corredor humanitario, ni en esa ciudad ni en otras partes del este del país, por no existir garantías de seguridad, según Vereshchuk.

Rusia ha dado este miércoles otro ultimátum a las fuerzas ucranianas que resisten en la planta metalúrgica de Azovstal en Mariúpol para que depongan las armas este miércoles, después de que el martes expiraron otros plazos anteriormente dados sin que se produjera esa rendición.

En esa planta acerística se encuentran los últimos resistentes entre las tropas ucranianas, en número no determinado pero que se estima en unos 2.000 a 2.500. También ahí se han refugiado más de mil civiles, según fuentes ucranianas.

Fuentes de la alcaldía de Mariúpol calculaban estos días que quedan en la ciudad unos 100.000 ciudadanos, del medio millón que tuvo hasta el inicio de la invasión rusa, el 24 de febrero.

Los civiles guarecidos en Azovstal: sin comida, agua o medicinas

El vicealcalde de la ciudad ucraniana de Mariúpol, Sergei Orlov, ha alertado este miércoles de que hay “muchos” civiles refugiados en la acería de Azovstal y ha negado que sea posible que abandonen el edificio, a pesar de las reclamaciones de Rusia para que evacuen en lugar a través de corredores humanitarios.

“Puedo confirmar que hay muchos civiles”, ha dicho Orlov en declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC. “Principalmente son ciudadanos de edificios cercanos destruidos y muchos trabajadores de plantas metalúrgicas”, ha detallado.

“Carecen absolutamente de todo. Carecen de agua, comida, medicinas y ayuda”

- Sergei Orlov, vicealcalde de la ciudad ucraniana de Mariúpol

En este sentido, ha manifestado que “saben que las acerías tienen buenos refugios antibomba y algunos acumularon agua y comida en ese lugar”. “Por eso decidieron vivir allí con sus familias”, ha señalado, antes de denunciar la situación en la que se encuentran ante la ofensiva de las fuerzas rusas, horas antes del anuncio del corredor humanitario.

“Carecen absolutamente de todo. Carecen de agua, comida, medicinas y ayuda. Rusia bloquea absolutamente todo, cualquier ayuda humanitaria o evacuación”, ha indicado. De esta forma, ha incidido que “todas las noticias sobre la posibilidad de salir, de abandonar Mariúpol o la acería de Azovstal, son falsas”.

Horas antes, el jefe del Centro de Control de la Defensa Nacional de Rusia, el coronel general Mijail Mizintsev, volvió a ofrecer a las fuerzas ucranianas deponer las armas y retirarse de Azovstal para evacuar civiles de la zona, al tiempo que aseguró que la medida estaba guiada “por principios puramente humanos”.

En este sentido, Mizintsev reseñó que Moscú “ofrece nuevamente a los militantes batallones nacionalistas y mercenarios extranjeros a partir de las 14.00 horas (hora local de Moscú) del 20 de abril de 2022, el cese de las hostilidades y deponer las armas”, según la agencia rusa de noticias TASS.

Las fuerzas de la autoproclamada República Popular de Donetsk anunciaron el martes el inicio de una ofensiva contra esta acería después de que Rusia, después de que el Ministerio de Defensa ruso afirmara el lunes que las fuerzas ucranianas se encuentran cercadas en Azovstal.

Cadáveres en la estación tras el bombardeo

Matanza de civiles en la estación de Kramatorsk