BLOGS
27/07/2020 12:10 CEST | Actualizado 27/07/2020 12:10 CEST

COVID-19: Suspenso en tecnología

¿Cómo tendría que haber sido una app realmente efectiva para el rastreo de casos de coronavirus?

azatvaleev via Getty Images

Cuesta creer que en pleno 2020 y teniendo un nivel tecnológico tan avanzado se haya explotado dicho nivel tan poco en un momento en el que podría haber sido profundamente decisivo. Llevamos en el bolsillo móviles con una potencia comparable a la de equipos de sobremesa vistos hace relativamente pocos años, gozamos de una conectividad con unas velocidades que han crecido exponencialmente en los últimos tiempos y con todo eso, por falta de liderazgo, iniciativa y especialmente por la ausencia de expertos reales a nivel gubernamental, se ha aportado entre poco y nada en este escenario apocalíptico.

Por hacer un repaso, podemos empezar por las famosas apps corona (comunidad autónoma), en mi caso he podido probar a fondo CoronaMadrid. Dicha app es absolutamente una nulidad supina, como mucho podríamos decir que aporta “algo” a nivel informativo, pero aun en ese campo, la aportación es nimia. Tampoco las apps de rastreo han estado disponibles en el momento apropiado y su utilidad está por ver.

Pero, ¿cómo tendría que haber sido una app realmente efectiva? Empezando por lo obvio, debería haber UNA app y no todo un ecosistema sin que ninguna aporte algo novedoso frente a la anterior, creo que unificar esfuerzos ya hubiese sido un paso positivo. A nivel funcional podemos dividir entre dos momentos: el confinamiento y la “nueva normalidad”.

Durante el confinamiento, en el que la movilidad estaba fuertemente restringida, se hubiese podido implementar una ciber-ventanilla en la que cada ciudadano, aprovechando el hecho de que en España todos tenemos un número identificativo único llamado DNI, pudiese registrar (por ejemplo) hasta 3 rutas, en principio acordes a la normativa (comprar comida, servicios esenciales, etc). Como ejemplo, yo podría haber registrado la ruta a un par de supermercados y a una farmacia. A partir de estas tres rutas, si se quiere ampliar por verdadera necesidad a una cuarta o quinta ruta, el ciudadano debe solicitar a través de la app el permiso y aportar justificación verificable. Adicionalmente, se puede registrar vía matrícula el/los vehículos de ese ciudadano.

¿Cómo tendría que haber sido una app realmente efectiva? Empezando por lo obvio, debería haber UNA app y no todo un ecosistema...

Solo con esas medidas, se habría facilitado enormemente la gestión del confinamiento y se habría agilizado a nivel policial el control de las personas que insolidariamente pensaron que confinarse no iba con ellos. 

Ahora que hemos empezado la mal llamada “nueva normalidad” el enfoque que ha tomado el gobierno ha sido profundamente infantil e inefectivo con esas (¿futuras?) apps de rastreo que se descargarán unos pocos entusiastas y cuyas medidas técnicas de control a través de bluetooth son geniales para leerlas en un “paper”, pero totalmente ineficaces en el mundo real.

En mi opinión se debería haber creado una suerte de “pasaporte digital” para el ciudadano y su correspondiente “check point” para todo establecimiento, comercio, transporte o recinto de acceso público. La idea es que cada persona que quiera entrar a un centro comercial, restaurante, hotel, piscina, etc deba hacer un “check in”. Por un lado, eso va a permitir sacar a la luz quién está haciendo caso omiso de las restricciones de aforo, ya que si un restaurante con capacidad de 100 comensales, tiene restringido a 50, puedes saber si a las 13:20 coincidieron 40, 50 o 70 personas a la vez. Además el hecho de tener los sitios visitados por cada persona van a poder hacer realmente efectivos los rastreos en caso de brote. Si el ciudadano X da positivo el día 12 de julio, se puede saber con precisión quirúrgica dónde ha estado y con qué personas ha coincidido. A eso se le llama trazabilidad.

Este “pasaporte digital” también sirve para poner en off a las personas que estén en cuarentena o hayan dado positivo, evitando que si alguien decide que por ser asintomático no se va a quedar en casa aburrido, no pueda ir propagando la enfermedad irresponsablemente.

A nivel técnico no resulta complejo el diseño de este tipo de apps, toda la tecnología necesaria lleva inventada un buen número de años.

En un futuro, si se confirma la inmunidad post-covid y llegan las tan esperadas vacunas, este pasaporte digital también aporta valor para clasificar a las personas no vulnerables y centrar los esfuerzos en las que siguen estando expuestas,

A nivel técnico no resulta complejo el diseño de este tipo de apps, toda la tecnología necesaria lleva inventada un buen número de años, simplemente se necesita presteza para diseñar y lanzar al público la tecnología en un plazo óptimo de tiempo.

Respecto a la cobertura legal, contando que desde hace mucho tiempo cualquier persona que se hospeda en un hotel se ha de identificar obligatoriamente para acabar en una base de datos policial y que durante el estado de alarma se ha cercenado algo tan básico como la libertad de movimientos, no me cabe la menor duda que se pueden activar los resortes legales para amparar la tecnología.