Arrimadas reacciona al batacazo y anuncia una "renovación profunda" en Cs, incluso una "refundación"

Críticos desde dentro de la formación como Ignacio Aguado piden cambios urgentes y hasta la dimisión de Arrimadas y el resto de ejecutiva.
|
Arrimadas, con gesto serio, en una comparecencia desde la sede de Cs
Arrimadas, con gesto serio, en una comparecencia desde la sede de Cs
Europa Press News via Getty Images

Ciudadanos se desangra y, tras las elecciones andaluzas, con mayor hemorragia. El batacazo del 19-J, donde la formación de Juan Marín pasó de 21 escaños a cero, a la nada, ha sido la última piedra en el camino de los ‘naranjas’, que ahora se enfrentan a la enésima crisis interna.

De inmediato han surgido voces pidiendo dimisiones y cambios urgentes en el partido, entre ellos la salida de Inés Arrimadas, líder nacional. Esta, sin embargo, no se mueve, como tampoco el equipo de dirección, según han contado fuentes de la ejecutiva a EFE.

Pero la propia Arrimadas ha prometido que sí habrá una “renovación profunda” que espera que sea “refrendada” antes de las elecciones municipales, como ha señalado en La Brújula (Onda Cero).

En este sentido, Arrimadas ha sostenido que esta renovación puede “llamarse como quiera”, incluso “refundación” asemejándose a los partidos liberales europeos que también han pasado por “momentos durísimos” y que tiempo después han salido a flote, entre los que ha destacado el partido liberal alemán. “Pese a estar muy triste”, Ciudadanos es un partido que sigue existiendo y que sigue “siendo necesario”, ha añadido.

Sus palabras llegan después de horas de tormenta interna, con la petición de medidas urgentes, como ha apuntado Ignacio Aguado, exvicepresidente de la Comunidad de Madrid. El antiguo ‘número 2’ de Ayuso ha ‘reaparecido’ para pedir “la dimisión inmediata de toda la Ejecutiva, la convocatoria de un Congreso extraordinario urgente y la conformación de una gestora hasta su celebración”. “No hay otro camino, salvo la extinción”, ha añadido Aguado.

Lo que sí habrá serán “cambios” para “reconectar” con el electorado, han añadido fuentes internas de Cs a EFE, ante la lluvia de críticas, como la de la corriente Renovadores. “Siempre son los mismos cuatro o cinco”, señalan las fuentes sobre estos críticos, aunque se han sorprendido de que Aguado haya ahora asomado la cabeza.

De todas maneras, son conscientes de que el resultado, que no se esperaban, ha sido malísimo porque les ha sacado del Parlamento andaluz, pero es un punto de inflexión —subrayan— para “ponerse las pilas” y aprovechar este año que queda sin convocatorias electorales —las siguientes serán las municipales y autonómicas en mayo de 2023- para acelerar el proceso para “renovar el producto” naranja.

“La marca está tocadísima” y hay que reformularla, aparte de abordar nuevas ideas y nuevos planteamientos, explican las mismas fuentes, convencidas de que el partido naranja tiene “capacidad de reacción”, aunque todas las encuestas y la realidad de las urnas no apuntan en esa dirección.

“Los militantes de Cs, ahora más que nunca, debemos recoger la petición de nuestra presidenta para reimpulsar el proyecto liberal en España, sea como sea y se llame como se llame, porque es necesario para España, y entre todos, decidir cómo hacerlo”, añade Juan Carlos Bermejo, que llegó a postularse como candidato para dirigir a la formación naranja en el pasado.