NOTICIAS
19/02/2020 11:19 CET

Cuando Antonio el Bailarín fue a la cárcel por cagarse "en los muertos de Cristo"

El ‘via crucis’ judicial y mediático que está penando Willy Toledo por un quítame allá un “me cago en Dios” es una reedición de un episodio del tardofranquismo que acabó con los huesos de Antonio el Bailarín en la cárcel por una blasfemia en caliente (“¡me cago en los muertos de Cristo!”, exclamó durante un rodaje) y que no llegó a mayores gracias a que el popular artista fue indultado por Franco.

NUEVOS TIEMPOS