POLÍTICA
26/05/2021 17:13 CEST | Actualizado 26/05/2021 18:01 CEST

Cuando el Supremo estuvo a favor del indulto a Tejero: los casos más polémicos tras la medida de gracia

Repaso por los ejemplos más controvertidos de la medida que puede tomar el Gobierno y que el propio alto tribunal ha llegado a frenar.

Keystone via Getty Images
Antonio Tejero, el 23 de febrero de 1981, en el Congreso.

El Tribunal Supremo está en contra del indulto que planea el Gobierno a los doce dirigentes independentistas encarcelados por el referéndum ilegal de Cataluña de 2017. El propio presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha dejado caer este miércoles lo poco que le gustan los planes del Ejecutivo. 

El Alto Tribunal se escuda en que “no hay prueba o indicio de arrepentimiento” de los condenados. Las reacciones no se han hecho esperar y hay quien se ha acordado de cuando el Supremo estuvo a favor de indultar, en 1993, al exgolpista de ultraderecha Antonio Tejero pese a reconocer que el ex guardia civil tampoco estaba arrepentido.

El Alto Tribunal esgrimió entonces razones “de conveniencia pública” para otorgar la medida de gracia al cabecilla del grupo de guardia civiles que asaltó el Congreso el 23 de febrero de 1981 para revertir el orden constitucional. Los magistrados consideraron que perdonar a Tejero supondría “una aceptación social que contribuiría al olvido” de unos hechos que, dijeron hace 28 años, “deben quedar ya en el pasado”. 

No solo eso, los jueces que componían entonces el Supremo también justificaron su inclinación a indultar al ex teniente coronel por “el tiempo transcurrido [en prisión]” y por su “buena conducta”. Lo cierto es que Tejero, finalmente, no fue indultado, pero la polémica le rodeó aquellos días, como casi siempre que se propone conceder la medida de gracia. 

Este es un repaso a algunos de los casos de indulto más sonados de la historia de España.

Jesús Gil, indultado por partida doble

El histórico empresario, quien fue presidente del Atlético de Madrid, fue indultado dos veces. La primera en 1971. El Gobierno de la dictadura franquista le perdonó tras haber sido condenado a cinco años por homicidio involuntario por la muerte de 58 personas tras el derrumbe del restaurante de un complejo turístico en Los Ángeles de San Rafael del que era promotor. La segunda vez que le indultaron, en 1994, Gil se libró de los dos meses que le cayeron por estafa. Gracias a ello, el por entonces alcalde de Marbella, se pudo presentar a las elecciones.

El hermano de un ministro

El 16 de octubre de 1998, el primer Gobierno de José María Aznar indultó a Gabriel Arias-Salgado Montalvo, hermano del por entonces ministro de Fomento Rafael Arias-Salgado. El indultado fue condenado por falsedad documental y estafa en la liquidación de una sociedad de gananciales que tenía con su exmujer: se inventó deudas para engañarle durante el proceso de divorcio.

Rafael Vera y José Barrionuevo

El primero fue ministro del Interior y, el segundo, secretario de Estado del gobierno de Felipe González. Ambos fueron condenados a diez años de cárcel en 1998 por el secuestro de Segundo Marey, un ciudadano francés al que confundieron con un etarra, en una de las acciones de los GAL. Pero poco después, el 23 de diciembre, el gobierno de Aznar les indultó dos tercios de la pena y el tercer grado y pudieron pasar la Navidad en casa. En 2001 volvieron a la cárcel para cumplir lo que les quedaba de pena, pero pudieron salir en régimen de libertad.

Un terrorista del Grapo

Sebastián Rodríguez Veloso, miembro del GRAPO, fue condenado a 84 años por asesinar como al empresario andaluz Rafael Padura. Tras una huelga de hambre, quedó parapléjico y el Gobierno decretó su libertad condicional en 1994. En 2007, el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero le concedió el indulto a cambio del pago de las indemnizaciones pendientes. Poco después inició una carrera deportiva que le ha llevado a competir en los Juegos Paralímpicos y a sumar más de una decena de medallas.

El comandante y el capitán médico del avión militar accidentado Yak-42

José Ramírez y Miguel Sáez fueron condenados a 18 meses y un año de inhabilitación por falsear las identificaciones de 30 de los 62 cadáveres de los militares que murieron en el accidente del avión Yak-42 en Turquía. El indulto, en 2012, del entonces ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón, sentó muy mal entre los familiares de los fallecidos.

Un conductor ‘kamikaze’

La justicia probó que este conductor conducía en sentido contrario por la AP-7 cuando se estrelló contra otro vehículo y provocó la muerte del otro conductor. Fue condenado por homicidio a 13 años de cárcel. Pero el gobierno de Mariano Rajoy le indultó a cambio de sufragar una multa de algo más de 4.000 euros. Ese indulto enfadó no solo a la familia del fallecido, sino a las asociaciones de seguridad vial. No obstante, el Supremo revocó ese indulto.

Las anulaciones del Supremo

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo es la encargada de los recursos contra las decisiones que tome el Consejo de Ministros, entre ellas los indultos. Pese a que no han sido muchas las ocasiones en las que ha contrariado la prerrogativa del Gobierno, el Supremo ha anulado algunos indultos.

Uno de los más sonados, además del del ‘kamikaze’, es el del consejero delegado del Banco Santander Alfredo Sáenz en 2013, indultado por el Gobierno en funciones del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. También el de un directivo de UD Las Palmas y el de una mujer maltratada que incumplió plazos de custodia de sus hijos.

Sáenz fue condenado a tres meses de arresto e inhabilitación por denunciar falsamente a un grupo de empresarios y el indultó afectó también a la cancelación de sus antecedentes penales, lo que le permitía seguir ejerciendo como directivo bancario. El alto tribunal estableció en su sentencia que el Gobierno socialista se excedió.

Photo gallery Los condenados en el "procés", uno a uno See Gallery

NUEVOS TIEMPOS