25/04/2019 11:44 CEST | Actualizado 25/04/2019 16:06 CEST

'¿Hay alguien ahí?': este es el grito desesperado en redes sociales cuando estamos aburridos

GETTY IMAGES

El universo del aburrimiento también se ha visto sacudido por el mundo digital y las redes sociales. Interactuar en Twitter, Instagram y Facebook puede resultar entretenido y divertido, y se ha convertido en una forma rápida de matar el tiempo. Por contra, redes como Instagram pueden poner el listón muy alto en lo que a pasarlo bien se refiere: fotos en fiestas, risas con amigos, compras, comidas ricas o playas paradisíacas crean unas altas expectativas de lo que es divertirse de verdad y puede generar cierta frustración.

 “¿Alguien me puede hablar porque me estoy muriendo de aburrimiento?”

Pero las redes sociales, y especialmente Twitter, también son escenario para expresar el hastío y el tedio cuando no sabemos qué hacer para entretenernos.

Sobrevivir al tedio de los domingos

Según un estudio realizado por Amstel Index, la herramienta creada por la marca de cerveza Amstel para analizar conversaciones en torno a la crítica o reconocimiento en Twitter, entre el 25 y el 31 de marzo, se han escuchado 2.807 menciones, en su  mayoría de carácter negativo y crítico, que incluían términos como aburrimiento, aburrir, aburrido, me aburro…

 

GETTY IMAGES

 ¿Cuándo estas palabras tienen un papel protagonista en el intercambio de tuits? Según las conclusiones del informe de Amstel Index, especialmente los fines de semana, a la hora de la siesta, en ese intervalo de tiempo en el que muchos hacen tiempo entre la comida y el momento de salir a disfrutar de la noche, o entre la comida y una larga tarde porque no tienen plan. Por no hablar de los perezosos domingos por la tarde…

“Qué domingo más aburrido y deprimido

“El domingo es el día más aburrido de la semana. Se tenía que decir y lo he dicho”

Son ellos, los chicos, los que más manifiestan su sensación de aburrimiento —56% frente al 44% de las chicas—, como lo corrobora la medición de Amstel Index, y, curiosamente, las dos ciudades con más oferta de diversión y ocio, Madrid y Barcelona, son de las que parten más comentarios.

“La mezcla de camisa con bata de señora mayor y mis vistas a la pared. La mejor combinación para un domingo noche. Y el aburrimiento que no falte”

Pero no solo nos aburre la ausencia de planes… También lo hacen las series y las películas. Un 42% de las menciones del informe aluden al contenido audiovisual como causante o bálsamo de esta sensación, porque muchas veces recurrimos a esto buscando entretenimiento.

“Esta es la serie más aburrida de todas y más sobrevalorada”

“ Qué depresión terminar de ver una serie y no saber qué hacer después para no aburrirse”

Las clases y el trabajo también cansan… mucho. Para un 8% de los usuarios de Twitter que manifestaban estar aburridos la causa era una de sus obligaciones diarias.

No me acordaba de mi inmenso aburrimiento en clase de epidemiología

De nuestro aburrimiento también solemos culpar a ciertas personas, a la mala suerte, a los planes que fracasan, al mal tiempo…

“Mi aburrimiento se multiplica x1000 los días que llueve”

¿El amargo o dulce aburrimiento?

Según el informe de Amstel Index, un 26% de quienes expresan ese estado de aburrimiento en redes suelen sacar su lado más pesado y su único objetivo es demandar atención.

″¡Es muy aburrido no hablar con nadieeeee”

Pero también los hay que saben sacar partido de esos momentos —un 9%— poniendo a prueba su creatividad y dando rienda suelta a habilidades que desconocía.

“Estaba aburrido y me he puesto a dibujar. Y el resultado me gusta”

“¿Soy el único que cuando está aburrido se pone a limpiar-ordenar?”

Pero ya decía Miguel de Unamuno que “hay algo de dulce y sosegador, y sobre todo de sabio, en eso que los hombres del mundo llaman aburrirse”. Curiosa afirmación ésta cuando  la sensación que nos provoca el aburrimiento casi nunca nos resulta agradable —y menos dulce o sosegadora—, porque pensamos que estamos perdiendo un tiempo precioso al que podríamos estar sacándole el máximo provecho, y puede llegar a desesperarnos.

 

GETTY IMAGES

Los especialistas en salud mental coinciden en afirmar que aburrirse de vez en cuando es muy sano: nuestro cerebro descansa, nos desconecta de una realidad de la que recibimos más estímulos de los que podemos gestionar y despierta nuestra creatividad. ¿Qué tal entonces si empezamos a sentir el aburrimiento de otra manera, de una forma más positiva?

Así lo afirma Elena Morales, responsable de la marca Amstel en España: “A los españoles nos cuesta hablar en positivo en redes sociales, tendemos a plasmar los sentimientos negativos como en este caso el aburrimiento, y olvidamos reconocer el lado positivo de las cosas. Por eso, desde Amstel hemos lanzando Amstel INDEX con el objetivo de revertir esta tendencia y elevar el nivel de reconocimiento en nuestro país”.

ESPACIO ECO