¿Cuánto han subido los huevos? La inflación producto a producto

La pasta sube un 31,6%, las harinas y otros cereales un 38% y los combustibles líquidos un 95,7%.
Una mujer trabajando en una fábrica de huevos.
Una mujer trabajando en una fábrica de huevos.
KARRASTOCK via Getty Images

A propulsión. El INE ha confirmado este viernes el dato de inflación de julio que catapulta los precios un 10,8%. Es la cifra más alta desde 1984, y todo apunta a que la guerra en Ucrania y la crisis energética están detrás de buena parte de estos aumentos meteóricos.

No en vano los combustibles líquidos son los que se llevan el mérito principal, con una variación anual que casi dobla su precio, un 95,7%. La segunda, tercera y cuarta posición se la disputan la electricidad (49,4%), el butano (30%) y el gas (23,8%).

Puedes consultar esta tabla para ver el golpe producto a producto:

Pero no todo es energía para iluminar y combustible para rellenar el depósito del coche. También hay que comer. La interrupción de las exportaciones de trigo ucraniano a causa del conflicto, también ha disparado los precios de las harinas y sus derivados como la pasta, que es hoy un 31,6% más cara que hace un año.

Otros productos de la lista de la compra no han salido mejor parados. Los huevos suben un 22,5% anual, la leche un 23,1%, el aceite de oliva un 16,9% y las carnes y legumbres se encarecen entre un 12% y un 16%.

Capítulo aparte merece el pan, sacrosanto acompañamiento para muchísimas comidas e ingrediente indispensable para los bocatas playeros. Sube un 14,6%.

La inflación apunta precisamente a que los españoles estamos consumiendo más bocatas en la playa o quizás en la montaña o en un merendero, y es que hay un dato que apunta a que los españoles están viajando más, algo que ya se percibió esta la Semana Santa. Los paquetes turísticos nacionales han subido de precio en el mes de julio un 23,5%, lo que en base a la ley de la oferta y la demanda, indicaría que se están consumiendo más. Interanualmente, la subida es del 13,5%.

No sabemos si los señores que fuman puros pasan sus vacaciones en España o prefieren otras latitudes. Pero lo que está claro, según los datos de la inflación, es que quizás más de uno esté pensándose lo de dejar de fumar. Han subido un 11,6% en un año.

Sirva este último dato como prueba fehaciente de que la inflación toca a todos. Unos tendrán que plantearse reducir el número de habanos semanales y otros, seguramente, tendrán que aprender a hacer equilibrismos cada vez que vayan al supermercado.