POLÍTICA
23/08/2019 09:24 CEST | Actualizado 23/08/2019 12:39 CEST

Cuenta atrás para evitar nuevas elecciones: un mes para lograr un acuerdo casi imposible

Tras el parón estival, este viernes se reúne el Consejo de Ministros.

EFE

Queda exactamente un mes para evitar la celebración de las cuartas elecciones generales en menos de cuatro años. La línea roja la marca el 23 de septiembre: si no hay acuerdo y no hay un presidente investido, al día siguiente el rey disolverá las Cortes y el BOE publicará la nueva convocatoria electoral. Eso implicaría que el 10 de noviembre los españoles irían otra vez a las urnas y los candidatos arrancarían el 1 de noviembre, en pleno puente de Todos los Santos, una corta campaña electoral ‘exprés’ de una semana. 

De momento, toca la ‘vuelta al cole’ política. El Gobierno tiene previsto estudiar este viernes, durante la reunión del Consejo de Ministros, un informe del Ministerio del Interior sobre actuaciones en seguridad, tráfico y otros campos relacionados con la celebración de la cumbre del G-7 en Biarritz. Pero, aunque la agenda oficial arranque hoy, esta semana ya se han producido movimientos que no hacen prever un final distinto al de unas nuevas elecciones. PSOE y Unidas Podemos siguen exactamente en el mismo punto que tras la investidura fallida de julio.

La formación de Pablo Iglesias tomó la iniciativa haciendo una nueva oferta a los socialistas con una una vicepresidencia social y tres carteras- que los socialistas han definido como ”órdago impositivo”-. Iglesias dejó clara su posición: “No entregamos investiduras gratis”. Lo mismo hizo la vicepresidenta, categórica en su réplica: “Nosotros fuimos en serio. Hicimos una propuesta razonable para haber hecho un gobierno de coalición” y no ocurrió, recordó, “porque Unidas Podemos lo rechazó, porque su pretensión es, literalmente, la imposición de un grupo al que triplicamos en escaños”.

Calvo admitió que “el tiempo no ha pasado en balde”, que Pablo Iglesias rechazó una propuesta “y se ha generado una gran desconfianza”. Por eso el PSOE no quiere una coalición. “No queremos llevar al gobierno de la nación a un día a día que sea imposible”. Por eso, siguen vigentes las palabras del presidente en funciones, dijo Calvo. “El presidente Sánchez lo dijo, no va a ser investido a toda costa, en contra de sus convicciones para que la estabilidad de un gobierno no funcione en el día a día”.

Desconfianza total

Los socialistas no han parado de repetir durante este verano que la desconfianza entre ambas formaciones es total. Por lo tanto, el estancamiento no es un secreto.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, no está por la labor, al menos por ahora, de dar alguna clase de pista sobre sus intenciones. Reapareció este jueves tras el parón estival, pero evitó hablar con la prensa de nada que no estuviera relacionado con el incendio de Gran Canaria. A pesar de que la prensa le preguntó por la última propuesta de negociación presentada por Unidas Podemos, y si será posible formar Gobierno y evitar la repetición electoral, Sánchez no se movió del incendio. “Ya habrá otro momento” de responder al documento de Podemos, se limitó a señalar.

Del otro lado del panorama político, la realidad: aunque Sánchez sigue con su petición a PP y Ciudadanos de que se abstengan y le permitan seguir en La Moncloa, los ‘populares’ y ‘naranjas’ le afean que no haga “nada”, en su opinión, para ganarse sus apoyos “naturales”. Según El País, esto tiene otra lectura más: aunque en público el PP insiste en que no quiere nuevas elecciones, en privado las fuentes consultadas por este medio ven “con buenos ojos” la repetición electoral. Las encuestas sonríen a Pablo Casado frente a los números a la baja de Ciudadanos y Vox.

No se da un paso hacia ningún lado y las semanas transcurren en blancoCuca Gamarra, vicesecretaria de Política Social del PP

De cara al público, los populares insisten en culpar a Sánchez de la situación actual. Este viernes la vicesecretaria de Política Social del Partido Popular, Cuca Gamarra, ha criticado la “inacción de Sánchez” a la hora de buscar acuerdos para conformar Gobierno y señala que “parece que encamina todo hacia una repetición electoral, algo que no quieren los españoles ni necesita el país” · “No se da un paso hacia ningún lado y las semanas transcurren en blanco”, indica la vicesecretaria del PP, quien remarca la irresponsabilidad del candidato socialista.

La cuestión catalana

Y el marco de todas estas negociaciones, de idas y venidas, no podía ser más ‘caliente’: en septiembre se celebra la Diada en Cataluña, y este año será más relevante, si cabe, por la inminencia de la sentencia del juicio del ‘procés’. Si bien es cierto que el calendario político y el judicial transcurren por caminos diferentes, la fecha definitiva, todo un misterio a estas alturas, dada su complejidad, alienta sin embargo todo tipo de especulaciones y puede afectar al voto de ERC y JxCAT. Sánchez es consciente de ello. Durante la investidura de julio, los dos partidos volvieron a evidenciar una división que se ha agravado desde entonces.

ERC, liderada en el Congreso por Gabriel Rufían, optó por votar sí a Pedro Sánchez en la primera vuelta para abstenerse en la segunda. Los de Puigdemont se mantuvieron firmes en su negativa desde el inicio. En esta segunda ocasión, los de Oriol Junqueras vuelven a ser fundamentales para la ecuación. El PSOE necesitaría al menos su abstención para asegurarse el Ejecutivo.

Si Sánchez quiere contar con JxCat tiene que recuperar un espacio estable de diálogo bilateral con el gobierno de CataluñaJordi Sánchez, diputado de JxCat

Este viernes el diputado de JxCat suspendido en el Congreso Jordi Sánchez ha asegurado que su grupo se abre a replantearse su ‘no’ a la investidura de Sánchez y evolucionar hasta al menos una abstención si se dan ciertas condiciones. En un entrevista con la agencia Europa Press desde la cárcel de Lledoners (Barcelona), ha reclamado al presidente del Gobierno en funciones que, si quiere contar con JxCat, acepte “recuperar un espacio estable de diálogo bilateral con el gobierno de Cataluña para abordar la solución al conflicto político”.

“Bien simple (...). Volver al espíritu del 20 de diciembre de 2018 en el Palau de Pedralbes. Ni más ni menos. Fíjese si es fácil”, ha argumentado, recordando la Declaración de Pedralbes que aquel día firmaron la Generalitat y el Gobierno central, con Quim Torra y Pedro Sánchez al frente.

Arranca un curso político que podría prolongarse hasta 2020: si hubiera elecciones generales el 10 de noviembre se abriría un nuevo periodo de negociaciones. El reloj sigue contando.

Photo gallery Pedro Sánchez es guapo y lo sabe See Gallery