POLÍTICA
08/03/2021 09:56 CET | Actualizado 08/03/2021 10:03 CET

Darias anuncia la llegada de 4,8 millones vacunas de Pfizer en abril

La ministra de Sanidad avanza "un incremento muy importante en la llegada" de dosis y afirma que "el consenso mola" y es mayor del que parece con las autonomías.

uropa Press News/Europa Press via Getty Images
Carolina Darias, ministra de Sanidad.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha avanzado este lunes una buena noticia: en el mes de abril llegarán a España 4,8 millones de vacunas de la farmacéutica Pfizer. Gracias a esas dosis, “va a haber un incremento muy importante en la llegada de vacunas” contra el coronavirus, constata en una entrevista en Hoy por hoy, de la Cadena SER

Este suministro, unido al resto de partidas que están comprometidas en este momento, hace que el Gobierno central mantenga su compromiso de llegar a una inmunidad de la población del 70% durante el verano. Es el objetivo marcado desde la Unión Europea

“Sabíamos que el primer trimestre del año iba a estar caracterizado por la llegada limitada de dosis, en torno a 8,3 millones de dosis. Se está cumpliendo, ya tenemos 5,5; al principio de este mes de marzo, con la ya avisada de BionTech/Pfizer de 2,7 millones de dosis, más las de AstraZeneca y Moderna, cumpliremos con ese objetivo”, explica.

“Pero también sabemos que a partir del segundo trimestre va a haber un incremento muy importante, pero muy importante, en la llegada de vacunas. Puedo anunciar ya que Pfizer en abril va a suministrar 4,8 millones de vacunas, en torno a 1,2 millones de dosis por semana”, abunda. “Este es el indicador de que a partir del mes de abril se va a producir un incremento muy importante en la llegada de vacunas”, concluye. 

“Es una campaña de vacunación sin precedentes en la historia. La compra anticipada de la UE ha funcionado. Vamos cumpliendo los hitos marcados. Ahora el objetivo son los mayores de 80 años. Hay que proteger a los más vulnerables”, defiende. 

Prudencia en el 8-M

La flamante sustituta de Salvador Illa ha insistido en la SER, además, en la necesidad de reivindicar los derechos de la mujer en este 8-M, pero hacerlo sin concentraciones para frenar el virus. El Ministerio de Sanidad ha informado de que en la última semana se han notificado 1.149 brotes con 6.833 casos asociados, lo que indica una media de 5,9 contagios por cada uno de ellos. Son datos del pasado viernes a la espera de que se actualicen esta tarde.

“Respecto al pico del 27 de enero hemos hecho un largo camino pero la meta es estar por debajo de 50 casos por 100.000 habitantes. Existen poderosas razones para reivindicar por el 8-M, pero tiene que se otra manera para evitar aglomeraciones”, ha indicado. 

“No es adecuado que los aficionados de los equipos de fútbol se comporten de esa manera. La única causa que nos mueve es seguir salvando vidas”, ha dicho, además, tras las aglomeraciones de ayer antes del encuentro entre el Atlético y el Madrid en la capital española. “Es importante llamar a la cultura de la prudencia para cosechar datos de control de los contagios”, enfariza.

A su entender, “hay que adoptar medidas ante eventos que vienen y que puedan tener movilidad”, porque “ahora queda lo más difícil, porque parece que ya lo hemos conseguido y no es así. El virus sigue entre nosotros, no lo hemos derrotado”, recuerda. “Cuando bajemos a 50 casos, pedirá bajar a 25. Hay que ganar tiempo hasta que la vacunación avance”, dice. 

“El consenso mola”

Darias ha sorprendido a su entrevistadora, Àngels Barceló, cuando ha valorado los contactos con las regiones para plantear unas medidas comunes de cara a la Semana Santa. “Hay más consenso de lo que parece, del que se piensa. Y el consenso mola. Hay más consenso que ruido. Hay una conciencia colectiva en aprender de las experiencias vividas, necesidad del esfuerzo colectivo, salvar vidas, no semanas. Dar tiempo a que la vacunación haga su efecto”, sostiene. 

Hay más consenso de lo que parece, del que se piensa. Y el consenso mola. Hay más consenso que ruido. Hay una conciencia colectiva en aprender de las experiencias vividas, necesidad del esfuerzo colectivo, salvar vidas, no semanas

Reconoce que “siempre cuesta bajar” y por eso hay que hacer una desescalada “muy gradual”. “Nos acostumbramos a incidencias acumuladas que deben bajar. Debemos focalizar nuestra meta”, defiende. De ahí que apueste por “luchar” con el consenso con comunidades como la de Madrid. “Es necesario que en el próximo Consejo Interterritorial lleguemos a consensos”, repite.

“Lo que se apruebe en el Consejo es de obligado complimiento -recuerda- y es una continuación del decreto de alarma. Espero y deseo que el consenso sea posible (...). La movilidad y el contacto social son dos factores que aumentan los contagios. Todas las medidas que vayan contra estos dos aspectos frenan al virus”.

  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    El cuerpo de un anciano víctima del coronavirus, descansa tapado con una sábana sobre una cama en un centro de mayores en Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Una persona duerme en una cama a unos pocos pasos de un cadáver, envuelto en bolsas protectoras y tendido en el piso de un centro de mayores, en Barcelona, el 19 de noviembre de 2020.
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Con trajes de protección para evitar infecciones, dos trabajadores de una funeraria preparan el cuerpo de un anciano fallecido por COVID-19 antes de retirarlo de un centro de mayores, en Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    El cuerpo de una persona muerta por Covid, cubierta en su cama de un asilo de Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Con trajes de protección para evitar contagios, empleados funerarios sacan el cuerpo de una persona mayor fallecida a causa del coronavirus tras retirarlo de una residencia de ancianos, en Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Dos empleados de una funeraria retiran el cuerpo de una víctima de COVID-19 de una residencia de ancianos, en Barcelona, el 19 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Empleados de una funeraria trasladan el cuerpo de un anciano fallecido por coronavirus en una camilla tras retirarlo de una residencia de mayores, en Barcelona, el 13 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Marina Gómez, empleada de una funeraria, maneja el cadávez de una víctima del coronavirus en la morgue de su empresa, Mémora, en Barcelona, el 16 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Una empleada de funeraria, tratando un cuerpo, el 17 de noviembre de 2020 en Barcelona. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Un trabajador de una funeraria prepara un féretro de una víctima del COVID-19 antes de su incineración, en un tanatorio de la empresa Mémora, en Girona, el 19 de noviembre de 2020. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Un empleado del crematorio recoge las cenizas de un fallecido por covid en el tatatorio de Mémora, Girona. 
  • Emilio Morenatti / ASSOCIATED PRESS
    Familiares de un fallecido por Covid. en el tanatorio Mémora de Girona, el 29 de noviembre de 2020.

NUEVOS TIEMPOS