La incidencia baja por primera vez desde el 2 de noviembre y se frena el crecimiento de casos

La mortalidad aparece muy alta, pero son las primeras señales positivas en meses. Podría ser el ansiado 'pico' del que hablan Sanidad y los expertos.


¿Y si fuera, por fin, el deseado ’pico’ de la sexta ola? Solo la evolución de los próximos días lo dirá, pero por primera vez en dos meses y medio, cae la incidencia en España. La última que ocurrió fue el 2 de noviembre, cuando ómicron no aparecía aún como amenaza global. Este martes, 18 de enero, Sanidad ha notificado una caída de 91 puntos, hasta los 3306 casos. No es solo eso. También se frena el incremento de nuevos positivos, que se quedan en 94.472, después de superarse los 100.000 desde que comenzó el año.

Hay más datos positivos, pero también uno muy negativo que contrasta. Los fallecimientos siguen creciendo, con 284 víctimas mortales desde ayer, en un nuevo máximo reciente.

Estas métricas están ligeramente condicionadas por la falta de estadística de Murcia, aunque sus cifras recientes no anularían el frenazo en incidencia y nuevos casos. Por comparar, el último dato diario ofrecido por Murcia (del jueves al viernes) marcó 7.822 contagios, con una incidencia al alza.

Descontando el problema murciano, los 94.472 positivos son la menor cifra diaria en casi un mes y eleva el global de diagnósticos de covid en España hasta los los 8.518.975. De ellos, 52.078 han tenido lugar en las últimas 24 horas.


La estadística choca radicalmente con los datos mucho peores conocidos el lunes, cuando se marcó el máximo de nuevos contagios tras un fin de semana, con 331.467. Hoy, el ministerio se alinea con la evolución recogidas por varias comunidades, que vienen hablando de cierta estabilización de la ola.

De hecho, la semana pasada era Carolina Darias, la ministra, quien hablaba de una “ralentización” en el crecimiento de la sexta ola, que jueves y viernes dejó entrever con un crecimiento algo menor.

Más buenos datos frente a un nuevo pico de mortalidad

Pero tanto esa “ralentización” como la posible superación del pico de la onda son referencias dentro de un panorama que aún pinta largo. El horizonte de una “endemización” de la pandemia es cuestión de meses, como ha recalcado Pedro Sánchez.

Lo que sí hay es alguna otra buena noticia que invita a cierto optimismo a corto plazo. Sabida la caída de la incidencia nacional a 14 días (ahora en 3.306), la gran bajada se observa en la métrica a siete días. De ayer a hoy pierde 135 puntos, hasta 1.522,23, lo que sugiere que el dato a dos semanas seguirá cayendo próximamente. Y, aunque se mantengan registros disparadamente alto, ya no hay ningún territorio por encima de 6.000 (ayer estaban Navarra, País Vasco y Aragón, que hoy han evidenciado caídas drásticas).

Otra buena noticia que deja el balance oficial del martes es que las UCI están ligeramente más despobladas de coronavirus que 24 horas antes. A nivel nacional hay un 23,69% de ocupación en cuidados intensivos, décima y media menos que el lunes. Sí crece, aunque casi imperceptiblemente, el dato en planta, que pasa del 15,13 al 15,17%, por encima del considerado riesgo máximo por porcentaje de pacientes covid en planta.

La nota negativa entre tantas noticias positivas es que la mortalidad sigue al alza. En los últimos siete días Sanidad reconoce 564 fallecimientos por covid, con cinco comunidades por encima del medio centenar de víctimas. El acumulado de decesos es de 91.277, con una tasa de letalidad del 1,1%.


Mientras, la curva que no falla es la de vacunación, que no levanta el pie en su ritmo. Con el último balance de Sanidad, en España hay casi 38,2 millones de personas con pauta completa (un 90,5% de población mayor de 12 años), más de 22 millones de dosis de refuerzo y casi 1,5 de vacunas infantiles (el 45% de los niños en edad para recibir el antiviral).

España sigue siendo la referencia a nivel internacional en pautas completas, lo dijo ayer el canciller alemán en su visita a La Moncloa. Habló de “modelo” para su país y otros. Y próximamente la tasa de vacunación aumentará de forma muy notable también en los pacientes con la inyección de refuerzo, tras decidirse su aprobación para todos los mayores de edad.

La mayor transmisibilidad de ómicron, actualmente entre el 73 y el 97% de los casos rastreados por Sanidad, obliga a modificar el paso y añadir protección extra a cuanta más gente mejor.