NOTICIAS
27/04/2021 15:47 CEST | Actualizado 27/04/2021 19:16 CEST

David Beriain, el 'clandestino' valiente

El reportero navarro, asesinado en Burkina Faso, fue un periodista inquieto, viajero empedernido, que tenía claro que había que poner foco donde pocos querían mirar.

David Beriain Amatriáin, nacido en Artajona (Navarra) en 1977, era uno de esos reporteros totales, con más curiosidad en las venas que sangre, con una enorme avidez por ir a los sitios donde pasaban las cosas. Siempre bromeaba sobre su tozudez navarra como impulso ante los retos que se planteaba cumplir: sus inmersiones en las mafias italiana o albanesa, en los cárteles de la droga de América Latina, en el Amazonas cada vez más esquilmado...

Ha ido a encontrar la muerte en Burkina Faso, pero se jugó el pellejo mucho antes por contar el mundo. Ya se había sumergido antes de este viaje en las organizaciones criminales más peligrosas del planeta para rodar una serie de documentales para DMAX bajo el epígrafe de Clandestino, por el que se hizo tremendamente popular para los espectadores no sólo de España, sino de toda Europa y América Latina. 

En una de las entregas se mostraba precisamente el negocio de los secuestros en Venezuela. Después, Beriain y su equipo se adentraron en la Baby Camorra en el sur de Italia, las mafias en Albania, el negocio del tráfico de armas en EEUU, México, Guatemala, El Salvador o el del narcotráfico en Colombia. 

Convencido de que los hechos contaban el relato, le bastaba con eso, sin contaminar, sin adjetivos. Porque la meta era informar y no adular ni congraciarse, repetía en sus charlas a los estudiantes. “Para mostrar una realidad oculta e indeseable de la sociedad en que vivimos, alguien tiene que hacer las preguntas que nadie quiere hacer y llegar hasta las personas que tienen las respuestas”, señalaba. Lo demás, es “masturbación”, y no “periodismo”.

Su capacidad de atención y escucha está ahí, para verse, en cada documental. Era uno de sus principios más firmes, como contó en el documental Morir para contar, junto a su inseparable Roberto Fraile, junto al que ha sido asesinado.  

Beriain trabajó años en prensa regional de Navarra y Galicia, también en Argentina, donde se curtió en la calle. Un tiempo en el que siempre miró afuera, a Internacional, porque ofrecía coberturas que respondían a su pasión por los viajes. “Mira, hay que prepararse y hacerlo, dar el salto. Y ya está”, decía a los que ansiaban ese mismo destino y no sabían por dónde empezar. Con 25 años ya estaba en Irak, cruzando de contrabando las montañas del norte en el doble fondo de un camión para poder cubrir la guerra. Sin fanfarronadas, escucharlo contar esa anécdota era impagable. 

Durante seis años trabajó en La Voz de Galicia, en la sección de Internacional. Fue enviado especial a segunda guerra de Irak, a Afganistán, Sudán, Congo y Libia. Es uno de los pocos reporteros del mundo que ha conseguido internarse en los campamentos de las FARC. Su trabajo en Colombia le llevó a ser finalista de los Bayeux-Calvados, el galardón internacional más prestigioso para corresponsales de guerra, y se llevó el Premio José Manuel Porquet. Fue seleccionado en una lista en la que están medios como The New York Times, The Times, Libération o Paris Match.

Actualmente era uno de los rostros de los canales DMax y Discovery International Networks como conductor y director de documentales. Clandestino (serie documental), El Ejército Perdido de la CIA (película documental), La Vida en Llamas (serie documental), Amazonas Clandestino (serie documental), Amazonas, el Camino de la Cocaína (película documental) y Yasuní, Genocidio en la Selva (One off) son sus más recientes obras.

Actualmente dirigía su propia productora, llamada 93 Metros y dedicada a grandes formatos documentales, con su mujer, Rosaura Romero. Uno de sus éxitos más recientes es de hace apenas una semana, Palomares, un reportaje sobre los 55 años del accidente radiactivo en la costa de Murcia, para Movistar+. 

Su serie Amazonas Clandestino ha cosechado un gran éxito internacional, ya que ha sido emitida en más de 40 países y reconocida por la industria como uno de los tres mejores programas de actualidad del mundo en los Real Screen Awards.

Como director, su trabajo Percebeiros fue seleccionado como finalista en los premios Goya. También dirigió los reportajes Afganistán, Españoles en la ratoneraCongotierra violadaLos guardianes de Chávez y Baby Sicarios. Como reportero ha trabajado en otros medios como el diario argentino El liberal y el gratuito ADN. En televisión, ha formado parte del equipo de reporteros de programa REC emitido por Cuatro. En Antena 3 llevó a cabo un reportaje sobre la crisis nuclear en Fukushima.