David Cronenberg, segundo Premio Donostia del 70º Festival de San Sebastián

El director recibirá el galardón en reconocimiento a su carrera.
|
En la rueda de prensa de presentación de Crimes Of The Future en Cannes.
En la rueda de prensa de presentación de Crimes Of The Future en Cannes.
Pool via Getty Images

El director canadiense David Cronenberg recibirá uno de los premios Donostia que el Festival de San Sebastián entregará en su 70ª edición, que se celebrará del 16 al 24 de septiembre, ha informado este viernes el certamen donostiarra.

Cronenberg (Toronto, 1943) se une así a la actriz francesa Juliette Binoche, cuyo nombre como galardonada ya anunció el Zinemaldia el pasado 13 de mayo.

El cineasta, “uno de los más singulares del último medio siglo”, según destaca el certamen donostiarra en una nota, recogerá la mayor distinción honorífica del Festival de San Sebastián el próximo 21 de septiembre en el teatro Victoria Eugenia.

Será en una ceremonia tras la que se ha programado como proyección especial su último trabajo, Crimes of the future, protagonizado por Viggo Mortensen, Léa Seydoux y Kristen Stewart, que concursó en el último Festival de Cannes.

“Maestro del horror biológico, de las atmósferas turbadoras y de un universo tan personal como intransferible, Cronenberg ha dirigido una veintena de largometrajes entre los que destacan obras convertidas en clásicos de géneros como la ciencia ficción, el terror, el drama psicológico o el thriller. También es autor de numerosos trabajos para televisión”, subraya el Zinemaldia.

Cronenberg ha visitado una vez el Festival donostiarra, en 2007, cuando Promesas del Este inauguró la Sección Oficial, tres años después de la proyección de otro de sus títulos, Crash, de 1996, dentro de la retrospectiva Incorrect@s.

Este realizador autodidacta, también guionista y actor, se suma así al listado de directoras y directores que han recibido el Premio Donostia, entre ellos Francis Ford Coppola, Woody Allen, Oliver Stone, Agnès Varda, Hirokazu Koreeda y Costa-Gavras.

El festival cuenta que Cronenberg, hijo de una pianista y de un escritor, “creció entre libros y cómics que cimentaron su interés por la cultura y el cine”.

Se inició con cortos como Transfer (1966) y From the drain (1967), a los que siguieron los largometrajes de corte experimental Stereo (1969) y Crimes of the future (1970). El título del último coincide con el de su película más reciente.

“En estas obras primerizas podían rastrearse ya los rasgos de una filmografía marcada por temas como la enfermedad, la violencia, el sexo, el cuerpo o la experimentación científica”, recuerda el festival.

Con Vinieron de dentro de… (1975) obtuvo en el Festival de Sitges el premio al mejor director. Después rodó Rabia (1977), Cromosoma 3 (1979) y un filme de encargo, Fast company (1979).

Pero los títulos que forjaron su prestigio como autor dentro del cine de género más radical fueron Scanners (1981), sobre un grupo de personas con mortales poderes mentales, y Videodrome (1983), una de las cimas de la estética de la Nueva Carne. Después filmó La mosca (1986), Inseparables (1988) y “M. Butterfly” (1993), las dos últimas con Jeremy Irons.

Cronenberg ha llevado a la pantalla novelas de escritores tan icónicos como Stephen King -La zona muerta (1983)-, William Burroughs -El almuerzo desnudo (1991)- y J.G. Ballard, a quien adaptó en Crash, con la que obtuvo el Premio Especial del Jurado en Cannes.

Tras eXistenZ (1999) y Spider (2002), el cineasta canadiense inauguró una etapa en su filmografía en la que el fantástico dejó de ser el ingrediente principal de su cine. Ahora, con Crimes of the future, ha hecho una revisión o compendio de sus antiguas obsesiones y ha contado por cuarta vez con el actor Viggo Mortensen, con el que ha trabajó en Una historia de violencia (2005), Promesas del este y Un método peligroso (2011).