VIRALES
05/03/2020 12:53 CET | Actualizado 05/03/2020 15:18 CET

David del Río, el vallisoletano que salvó del suicidio a un joven de 18 años: "Era lo mínimo que podía hacer"

Todo empezó cuando leyó una carta en internet.

David del Río.
El vallisoletano David del Río.

Navegar por internet y, sin quererlo ni beberlo, haber podido salvar la vida de una persona. Eso es lo que le pasó a David del Río, un joven vallisoletano de 25 años que se dedica a la gestión de proyectos empresariales. 

Los hechos comenzaron a última hora de este lunes, cuando se encontraba navegando por la red. Entró a un foro pequeño al que solo había accedido una vez previamente y se encontró mientras buceaba en la plataforma con un mensaje titulado “Carta de suicidio”. 

Cuando accedió a leerlo vio que se trataba de un usuario pidiendo consejos para escribir esa mencionada carta de suicidio. “Se me revolvió un poco el cuerpo porque, pese a que en internet sabemos que hay gente que se toma las cosas a chiste, tuve una intuición y una corazonada de que podía ser un caso real y empatizé con él”, cuenta a El HuffPost un feliz Del Río.

Además, vio como el resto de usuarios se burlaban del mensaje y le decían cosas como que “escribiera sin faltas de ortografía” o que “se la entregara a la profesora de lengua al terminarla”. “Esos mensajes que para mí son desafortunados y dañinos me ayudaron a decidirme por ponerle un mensaje de ánimo”, asegura el vallisoletano, quien le respondió pidiéndole que disfrute de pequeños placeres como dar un paseo, reírse o escuchar música.

Esa noche se acostó ” muy intranquilo”. A la mañana siguiente volvió a ver el hilo y que el joven había respondido al resto de usuarios pidiéndoles que borraran los mensajes y que no se rieran. Esto confirmó sus presagios y Del Río se decantó por llamar al 112, que se puso en contacto con la Policía. Tras hacer las investigaciones pertinentes y gracias a la información que les facilitó el vallisoletano, dieron con el autor de la carta. 

Se trataba de un joven de 18 años de Málaga que sufre depresión y está en tratamiento, explica Del Río. Añade que la Policía, tras hablar con la familia, se puso en contacto con él para felicitarle por la labor.

“Te puedo decir que lo celebré como un gol de mi equipo, salvar una vida no tiene precio, es una sensación incomparable. En mi entorno también está todo el mundo muy contento y felicitándome, pero es lo mínimo que podía hacer”, se sincera.

Además aprovecha para mandar un mensaje a todos aquellos que se dedican a insultar y faltar al respeto de otras personas a través de internet: “Detrás de un pantalla no sabemos la persona que hay y la situación en la que se encuentra. Un mensaje dañino puede traer consecuencias fatales y hay que tener mucho tacto con todo lo que se dice, especialmente con las faltas de respeto, que creo que nunca se deberían de tener pero menos aún en este tipo de situaciones. Un mínimo comentario le puede destrozar y llevarle a una acción horrible”.

Del Río, que aún no ha podido hablar ni con el joven malagueño ni con su familia, afirma que estaría encantado de poder conocerles y ayudarles:“Sería un auténtico placer y poder hablar con ellos. Lo más importante es que esa familia siga teniendo a su hijo en su casa. Es un chaval jovencísimo con toda la vida por delante”. 

Por su parte, el administrador del citado foro, J. Espinosa, también agradece la llamada de Del Río y el trabajo de los distintos cuerpos de seguridad: “Gracias a toda esta gente se ha podido resolver la situación de la mejor manera posible”. 

Además, aclara que la publicación ya ha sido retirada del foro y apoya las palabras del autor de la llamada sobre la repercusión de determinados mensajes en las redes sociales.

“Tenemos que ser más conscientes de que detrás de una pantalla y de un nombre de usuario siempre hay una persona, a la cual no conocemos, pero que puede encontrarse en una situación grave y el apoyo entre usuarios como una comunidad es fundamental”, reitera el administrador.

Una simple llamada que ha podido salvar una vida y que puede servir como ejemplo para que otros usuarios actúen de la misma forma.