De expresidente de RTVE a Telemadrid: la polémica gestión de José Antonio Sánchez

Ayuso confía la administración de la televisión pública madrileña al director general que ejecutó su ERE.
José Antonio Sánchez en el Congreso de los Diputados cuando era presidente de RTVE.
José Antonio Sánchez en el Congreso de los Diputados cuando era presidente de RTVE.

Telemadrid se enfrenta a un gran cambio. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha echado la vista atrás para encontrar a su nuevo administrador provisional, del que no todos guardan un buen sabor de boca en la Radio Televisión Madrid (RTVM).

José Antonio Sánchez, el elegido, ya ocupó el cargo entre 2011 y 2014, cuando fue nombrado bajo el mando de Esperanza Aguirre (y más tarde de Ignacio González) y el ente público se convirtió de cara a la audiencia en ‘tele Espe’.

No ha sido la única radiotelevisión pública que ha dirigido. En octubre de 2014, con toda la oposición en contra y con el único apoyo del PP, Sánchez fue designado presidente de RTVE en segunda votación, durante el mandato de Mariano Rajoy. Ya había estado al frente de la corporación entre 2002 y 2004, en la etapa de José María Aznar.

La lectura de los portavoces parlamentarios sobre su nombramiento entonces era la de “una vuelta al pasado” para tener un mayor control sobre la televisión pública con el que “liquidar RTVE tras la experiencia del ERE que ejecutó en Telemadrid”. Salió de la corporación gracias a la reforma de la ley de elección de cargos de RTVE en 2018. La elección del Consejo de Administración y del presidente se tendría que elegir mediante concurso público.

Su regreso a Telemadrid suscita dudas. “Parece que, lamentablemente, se confirman nuestros peores temores, y es que esta reforma iba dirigida más a dinamitar el pluralismo, la independencia y el buen gobierno de la casa del que hemos disfrutado estos últimos años que a mejorarlo”, explica a El HuffPost Luis Lombardo, presidente del Comité de Empresa de RTVM. Se trataría de una estrategia para tumbar la actual dirección de José Pablo López (desde 2017 en Telemadrid), según fuentes consultadas por El Confidencial.

En conjunto, esos siete años de gestión en RTVM y en RTVE dieron para muchas polémicas:

1. Protagonizó una de las etapas de mayor control político durante su mandato en Telemadrid entre 2011 y 2014.

2. En esos tres años ejecutó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectó a 829 de los casi 1.200 trabajadores que entonces estaban en plantilla.

3. Con su llegada de nuevo a RTVE, Sánchez rechazó ante la Comisión de Nombramientos todas las acusaciones de manipulación que denunciaron los grupos de su anterior etapa como director general del ente, entre 2002 y 2004.

Las denuncias hacían referencia a la censura de informaciones relacionadas con el hundimiento del Prestige, la falta de cobertura de las manifestaciones contra la guerra de Irak o la petición de dimisión del director de los Informativos, Alfredo Urdaci (al que habría respaldado), tras su condena por la cobertura de la huelga general del 20-J de 2002.

4. En 2017, el consejo de informativos de TVE pidió su cese por hacer de los telediarios una herramienta de difusión del “argumentario” del PP en la cobertura del juicio de la Gürtel, según palabras de la consejera Carmen Sastre recogidas por Economía Digital.

5. José Antonio Sánchez habría firmado el polémico contrato de RTVE con la empresa de José Luis Moreno ese mismo año, para la realización de la serie Aquí mando yo y punto com. Lo habría hecho cuando el productor ya había sido vetado en la cadena pública por sus deudas con Hacienda, según el programa Todo es verdad (Cuatro).

De acuerdo a las palabras del administrador de la productora de José Luis Moreno, entrevistado por Risto Mejide, “el exdirector de RTVE negociaba directamente con José Luis”. Sánchez aseguró que “todos los contratos que se firman en RTVE pasaban los controles de asesoría jurídica, Hacienda y Tribunal de Cuentas”.

Sin embargo, fuentes cercanas a RTVE aseguran a El HuffPost que dicho contrato se paró con la llegada de la nueva dirección. “El Tribunal de Cuentas detecta muchas irregularidades, pero nadie le pide a RTVE que las subsane, salvo Joan Baldoví (Compromis), que sí suele pedir responsabilidades”, indican.

“Todos conocían al detalle el contrato y todos en el Consejo de Administración lo aprobaron”, subrayan. Lo curioso, también, es que “la empresa de Moreno con la que Sánchez firmó no se dedicaba al mundo audiovisual, sino a la venta y exportación de fruta. Lo sabía y aceptó el juego”, relatan.

6. Los viernes negros comenzaron el 27 de abril de 2018 en RTVE. Los profesionales de la corporación aparecieron en pantalla vestidos de negro para denunciar “el bloqueo y secuestro por parte del Partido Popular y Ana Pastor [entonces presidenta del Congreso de los Diputados] de la tele, la radio y la web pública”. Una práctica que se fue repitiendo semanalmente y a la que se sumaron prácticamente todos los compañeros.

7. En mayo de 2018, el expresidente de RTVE reconoció en una Comisión Mixta de Control Parlamentario que aparece en los papeles de Bárcenas, un motivo más por el que los consejos del ente público pidieron su destitución. En ellos figuraba que habría cobrado en B más de 6.000 euros procedentes del Partido Popular, según Miguel Vila (UP).

“En cuanto a los papeles de Bárcenas, ya se lo he dicho. Yo no estoy ni en los papeles de Irán, ahí donde se cuelgan en las grúas a los homosexuales o donde se mata a pedradas a las niñas por darse un revolcón con el novio, ni donde se asesina a 150 personas por manifestarse en una calle como Caracas... Yo estoy en los papeles de Bárcenas, en los papeles manchados de sangre yo nunca estaré”, declaró.

8. Coincidiendo con la moción de censura contra Rajoy, los trabajadores de RTVE pidieron que José Antonio Sánchez no estuviera ni un minuto más al frente de la corporación en su sexto viernes negro.

Una declaración de intenciones

“Para nosotros es toda una declaración de intenciones [su llegada a Telemadrid], conocidos sus antecedentes. Se encontró una radiotelevisión pública con 7,7 puntos de audiencia y la dejó en 3,6, y las arcas con una deuda de 260 millones que le sirvió como causa económica para argumentar un ERE que fue injusto e ilegal”, sentencia el presidente del Comité de Empresa de RTVM Luis Lombardo.

Por su parte, las fuentes de RTVE califican a José Antonio Sánchez como “un funcionario y un soldado del PP”, que ha ido pasando primero por el ente público y luego por Telemadrid hasta volver a RTVE, siempre de la mano de un gobierno de los populares. Ahora llega el momento de su retorno a la pública madrileña por decisión del Gobierno de Ayuso.

Isabel Díaz Ayuso haciendo cosas