VIRALES
20/10/2019 12:21 CEST | Actualizado 23/10/2019 11:38 CEST

De Londres a Nueva York en tres horas: un diseñador español está detrás de este avión supersónico y ecológico

Podría viajar a tres veces la velocidad del sonido.

Óscar Viñals
El diseño del Flash Falcon.

Viajar de Londres a Nueva York en menos de tres horas. Aunque pueda sonar a una historia de ficción, el Flash Falcon, un prototipo de avión supersónico, quiere conseguir que eso se convierta en realidad. Detrás de él, está la mente de Óscar Viñals, un diseñador de Badalona

Ligado durante prácticamente toda su vida al ámbito de la competición automovilística, este catalán se propuso en 2015 conseguir diseñar un avión capaz de lograr superar en tres veces la velocidad del sonido (unos 3.700 km/h) y que pueda mantenerla durante varias horas. Todo ello, garantizando la máxima seguridad y sin que haya ningún riesgo para la aeronave derivado de las condiciones meteorológicas existentes a unos 18 kilómetros de altura o a la fricción. 

Para conseguirlo, puso el foco en los materiales, tal y como asegura a El HuffPost: “Creo que con los avances actuales y gracias a los materiales exóticos, a las nuevas aleaciones de aluminio y a los compuestos cerámicos, en un futuro cercano podríamos sustituir gran parte del fuselaje de de titanio actual por estos otros, que son de gran tamaño, resistentes y seguros”.

Durante diez meses estuvo trabajando en el proyecto y tuvo su éxito a medias. Cuando lo presentó, según explica, hubo un grupo de inversión que opera en Barcelona y Londres que estuvo interesado en el proyecto, aunque el alto coste llevó a archivarlo.

De momento, confiesa Viñals, no hay fechas fijadas para que se haga realidad, ya que “primero es necesario invertir mucho en estudios sobre el concepto, que vayan desde la producción hasta la propulsión”. 

En el proyecto trabajó solo y además de que viaje tres veces por encima de la velocidad del sonido (la conocida como Mach 3), lo diseñó para que también sea ecológico. “Utilizaría como fuente de energía tanto combustible, hidrógeno criogénico, baterías eléctricas (reactor de fusión) o electricidad”.

Óscar Viñals
El avión supersónico Flash Falcon.

La energía eléctrica producida por el reactor de fusión, que no estaría formado por los elementos actuales, daría un combustible de nueva generación, como puede ser el helio 3”, describe este diseñador, especializado en el diseño asistido por ordenador y en fluidos asistidos por ordenador.

“Lo que emiten o producen el uso de este tipo de combustibles es totalmente inocuo o no contaminante”, añade el catalán, que lamenta la falta de inversión en España. “En mi opinión es un fallo y no sería malgastar fondos porque lo que podríamos obtener de estas investigaciones y desarrollos, a la larga, nos beneficiaría a todos”, concreta.

Viñals también evita hablar de miedo por el hecho de montar en un avión ecológico y lo compara con el coche eléctrico: “No veo la relación. Si una persona viaja en un coche eléctrico de baterías recargables, por qué no hacerlo en un avión con un sistema similar, pero más complejo y avanzado. El miedo puede que esté en que que el avión no se desplaza por tierra”. 

Al ser todavía un prototipo, este catalán no ha diseñado una distribución concreta, aunque sí que tendría como característica principal la de tener un “gran espacio personal”. Otro aspecto que no duda en resaltar es el hecho de que podría despegar y aterrizar de forma vertical.

Viñals también es incapaz de fijar un precio a un billete para viajar en su interior, pero se atreve a vaticinar de que podría estar entre los 2.000 y 3.000 euros. 

El Flash Falcon no es el primero

Antes del Flash Falcon, este diseñador de Cataluña presenta un bagaje y una exitosa carrera en este mundo. Algunos de sus diseños, como el primer prototipo de avión de tres cubiertas, el Sky Whale Plane, o el Progress Eagle están expuestos en un museo de ciencia y tecnología en Kuwait (Sheikh Abdullah Al Salem Cultural Centre), Turquía (Gökmen Aerospace Aviation Training Center) y Alemania (Autostadt Wolfsburg). En un futuro próximo, confiesa que espera entrar en el Museo del Futuro de Dubai.

Sus proyectos también han logrado salir en publicaciones relevantes, enciclopedias, así como en estudios de institutos de ciencia y tecnología de varios países. 

Viñals no solo ha tenido éxito en el mundo de la aeronáutica. En el sector del automóvil, ha formado parte recientemente del desarrollo de un coche de rallyes para el campeonato del mundo FIA, en la futura categoría R4, que formará parte del Campeonato Mundial de Rally (WRC) en la próxima temporada. 

“Mi colaboración en este proyecto se ha limitado al diseño y a la adaptación de la carrocería y de elementos aerodinámicos del vehículo (parte externa) según normas y reglamentos FIA partiendo de la base de un coche de serie”, apunta.

Con el diseño completado, solo falta ejecutarlo para que la ficción se convierta en realidad. 

ESPECIAL PUBLICIDAD