NOTICIAS
14/09/2021 22:54 CEST | Actualizado 14/09/2021 23:37 CEST

Debacle del Barça ante el Bayern (0-3) y empate del Villarreal (2-2) en su vuelta a la Champions

El Barcelona no puede con un Bayern de Múnich superior.

Europa Press Sports via Getty Images
Ronaldo Araujo se lamenta durante el partido frente al Bayern.

El Barcelona ha perdido en el Camp Nou por 0-3 ante el Bayern de Múnich, con dos goles de Robert Lewandovski y uno de Thomas Müller, la noche que se cumplieron 13 meses del 2-8 de Lisboa.

Durante los primeros 20 minutos el Barça le dio algunos motivos a sus aficionados para el jolgorio, jugando de tú a tú al Bayern, presionando ligeramente la salida del balón alemana, llegando al área de Neuer de forma tímida y manteniendo a Lewandovski, Müller y Sané lejos de la zona de peligro.

Pero la realidad poco a poco se fue imponiendo y Sané tuvo la primera ocasión clara del encuentro. En el minuto 19, una volea del jugador alemán obligó a lucirse a Ter Stegen, que rechazó el esférico entre la mano izquierda y la cara, para evitar que el Bayern ya chillara un gol. Musiala también lo hubiese podido hacer ocho minutos más tarde, pero Piqué se lanzó al suelo a tiempo.

La fortuna, una de las esperanzas azulgranas de la noche, no se alió con el Barça y un disparo desde la frontal del área de Müller en el minuto 34 tocó lo suficiente a Eric Garcia como para pillar a contrapié a Ter Stegen y convertirse en el 0-1. Una ráfaga de resignación barrió el Camp Nou.

El segundo tiempo empezó con un serio aviso azulgrana. Sergio Busquets, de forma inaudita, probó fortuna en el minuto 49 desde la frontal del área y la defensa del Bayern desvió suficiente el intento como para que el Camp Nou no celebrara el empate. En cambio, lo que celebró dos minutos después fue una parada mágica de Ter Stegen con el pie derecho a disparo de Sané.

El portero azulgrana nada pudo hacer en el 56 cuando Lewandovski, a portería vacía y ante la pasividad de Araujo, puso la puntera para hacer el 0-2 aprovechando el rechace del palo a un disparo lejano de Musiala.

Una rosca de Coutinho fue la mejor ocasión del partido para los azulgranas, que aún tuvieron que ver a Jordi Alba recayendo de sus molestias musculares y cómo Lewandovski hacía el 0-3 en el 85 tras deshacerse de Piqué en el interior del área.

Por su partes, El Villarreal y el Atalanta empataron a dos goles en la primera jornada del grupo F de la Liga de Campeones en La Cerámica, donde el equipo español fue superado por su rival en buena parte del duelo, si bien llegó a ponerse por delante en el marcador en la segunda mitad.

El resultado de la intensidad del juego del cuadro italiano fue el gol a los cinco minutos de juego. Zapata controló el balón dentro del área, lo dejó a Freuler, que lo ajustó a un palo sin que Rulli pudiera evitar el tanto. Además, un minuto después el guardameta argentino evitó el segundo con una gran intervención tras un disparo de Gosens.

La primera opción seria del Villarreal para igualar el marcador llegó a los 35 minutos de juego tras una jugada de Pedraza y Trigueros, que asistió a Gerard Moreno dentro del área, pero su disparo se encontró con la intervención de Musso para evitar el tanto. Tres minutos después, con el despertar definitivo del equipo español, Manu Trigueros recogió un balón suelto en el área para colocarlo junto a un poste para lograr una igualada que pudo ser efímera dos minutos después tras un cabezazo de Gerard Moreno que se encontró con una gran parada de Musso.

El Atalanta arrancó la segunda parte de la misma forma que lo hizo en la primera: creando peligro. Pero justo cuando el duelo estaba en una fase anodina el Villarreal se aprovechó de la situación para adelantarse en el marcador con un gol en el minuto 73 de Danjuma, que apenas llevaba unos minutos en el campo, tras un robo de balón de Parejo y buen pase al atacante neerlandés.

El gol reactivó al Villarreal después de haber estado dominado por un Atalanta que no aprovechó sus ocasiones para volver a adelantarse en el marcador, pero cuando mejor estaba el Villarreal el conjunto de Bérgamo devolvió las tablas en el marcador a siete minutos del final.

Horas antes, el Sevilla y el Salzburgo empataron 1-1 en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, un encuentro accidentado en el que los goles llegaron en la primera parte de penalti, aunque los austríacos fallaron otros dos en ese período y en el segundo no se aprovecharon de la expulsión del marroquí Youssef En-Nesyri a los cinco minutos del inicio.

El equipo visitante se puso 0-1 con su segundo penalti, que transformó el croata Luka Sucic, ya que el primero lo había fallado el alemán Karim Adeyemi. Después se pudo poner con el 0-2 con el tercer penalti que le hicieron al propio Adeyemi, pero lo falló Sucic, mientras que el cometido después sobre En-Nesyri lo convirtió en el 1-1 el croata Iván Rakitic poco antes del descanso, con lo que en la segunda mitad, el Sevilla, limitado por su inferioridad numérica, dio por bueno el punto sumado.

EL HUFFPOST PARA PHILIPS HUE