POLÍTICA
12/05/2019 23:16 CEST | Actualizado 13/05/2019 11:55 CEST

Europe's not living a celebration!

Así ha sido el primer 'cara a cara' de los candidatos españoles al Parlamento Europeo: entre Waterloo y Azúcar Moreno

LA SEXTA

Europa está de campaña (doble). El próximo sábado se celebra Eurovisión y el domingo 26 las elecciones europeas. Y esta noche de domingo tocaba el primer ‘cara a cara’ de los que serán nuestros representantes allende los Pirineos. Y, la verdad, no ha sido una ‘celebration’, como cantaba en Tallin hace 17 años Rosa.

Sobre el escenario-pista, bajo la batuta de Ana Pastor en La Sexta, han saltado pasadas las nueve y media nuestra Década Prodigiosa: Josep Borrell (PSOE), Dolors Montserrat (PP), María Eugenia Rodríguez Palop (Unidas Podemos), Luis Garicano (Ciudadanos) y Jorge Buxadé (Vox). Made in Spain, ¡cien mil vatios de sol alumbrándote cada día!

Y como les pasó a Azúcar Moreno en su año, han empezado bajos de forma y con nervios. El aire de Bruselas parecía llegar hasta el estudio madrileño. Y es que un debate es un debate, apenas se conocían los combatientes y el miedo a meter la pata se notaba desde el principio. El terror a los cero puntos de Remedios Amaya… ¿Quién maneja mi barca? Que a la deriva me lleva...

 

LA SEXTA

¡La venda ya cayó!

Pero, venga. Dolors Montserrat era la primera que empezaba a calentar al estadio. Era la encargada de poner un poco de charanga como el tema español de este año de Micky. ¡La venda ya cayooó! Entraba picando a Luis Garicano, en vivo ese duelo con olor a sorpasso entre PP y Cs. La exministra de Sanidad repetía suLa La la: los populares han sacado dos “veces a España de la crisis y evitamos el rescate que Garicano pedía”. “Rescate sí tuvimos, se debió al saqueo de las cajas”, respondía el naranja. La popular le enseñaba un folio con aquella declaraciones: “La verdad duele”.

Un debate al que los candidatos llegaban con un barómetro ‘calentito’ del CIS -publicado el pasado jueves-. Y el Centro de Investigaciones Sociológicas hacía este vaticinio de cara a las europeas: PSOE (17-18), PP (11-12), Ciudadanos (8-9), Unidas Podemos (8), Vox (4-5), Ahora Repúblicas (3), Junts (1) y CEUS (1).

Unos comicios, según recoge el CIS, marcados también por un dato: el 61,4% de los españoles afirma que la situación política actual de España será el factor que más le influirá para decidir si va a votar y a qué partido. Es decir, están más pendientes de la letra de Pastora Soler que de Lena. Asimismo, la encuesta reflejaba de cara a esta campaña, y los partidos son conscientes, de que un 36,5% de los ciudadanos dice que le interesan “poco” las noticias que genera la UE y un 18% “nada”.

 

Vuelta de la publicidad. Y Borrell estaba este domingo más de baladista y con ganas de hablar de una Unión Europea más unida frente a los grandes desafíos. Por detrás parecía sonar Bailar pegados, de Sergio Dalma. Pero con un punto de advertencia y citando las grandes reformas: acabar la arquitectura del euro, armonización fiscal, presupuesto del euro.

Pero eso sí, lanzando que se trata de unas elecciones determinantes y ante la posibilidad de que Europa va a desaparecer como civilización entre China y Estados Unidas. “Ahora la UE es más necesaria, hay una ofensiva de partidos nacionalista y populistas”. Un aviso, que viene esa Brujeríacomo las Son de Sol. Y, ojo, Borrell de melodía templada pero intentando hacer desafinar a Garicano recordándole que algunas de sus propuestas no recibirán muchos ‘points’ en su familia ALDE mirando de Europa. Duty free, en versión de las Ketchup.

Waterloooooooo!

¿Lo escuchan? No es el silencio. Suena Waterloo, de Abba. Es en honor a Puigdemont. Todo acompañado de una promesa de Garicano: no votarán al próximo comisario de Justicia si no se lleva a cabo una reforma de la euroorden. Y ha citado al equipo corista que le acompaña, como sus ‘chenoas, bisbales y bustamantes’ tiene a Soraya Rodríguez, José Ramón Bauzá, Javier Nart y Jordi Cañas.

Esa canción también le sonaba a Vox en la mente por el tema catalán. Aunque el partido verde tiene nostalgia más de temazos en blanco y negro de la época de Conchita Bautista. “Estando contigo…” Y el solista elegido por Santiago Abascal: el falangista Jorge Buxadé, que ya ha intentado, según informó El País, en un par de ocasiones llegar al Parlamento Europeo.

Este abogado del Estado no ha despejado la incógnita de que a grupo político se van a adscribir en la Eurocámara. Los tientan los ‘salvinis, le pens’ y los poderosos polacos. Ni una pista ha dado, lo ha dejado para la resaca del 27-M. Eso sí, ha gritado que “toda Europa está esperando dónde se coloca Vox”.

Lo que ha dejado claro es su idea del continente, un sitio donde les “roban” la soberanía. Contra la “entrada masiva” de inmigrantes ilegales y exigiendo la “competencia” exclusiva para los países en esta materia. Seguro que le estarían pitando los oídos, como hasta reconocido el propio Salvini, con la canción que lleva Italia: Soldi. Su cantante, Mahmood, entonará un himno sobre las periferias europeas y hasta suelta algún ‘habibi’. Buxadé, por cierto, ha carraspeado al principio, la extrema derecha sin complejos también tiene pánico escénico. Por cierto, Gibraltar, en sus palabras, “es una cueva de ladrones”.

 

PP

Garicano les atizaba a Vox y Podemos, acusándoles de no creer en Europa. Momento tenso. Por debajo, el representante de la ultraderecha decía que llevan 800 años defendiéndola. Y la ‘morada’ Rodríguez Palop lo consideraba “falso”.

En Podemos tuvieron que buscar representante a toda prisa tras la marcha de Bustinduy. Rodríguez Palop ha sido su Massiel tras el adiós de su Joan Manuel Serrat. El himno que ha llevado tenía toques new age y una advertencia a los ciudadanos de que los recortes llegan desde esas tierras frías. El euro como “camisa de fuerza”. Ya no hay Euphoria a lo Loreen.

Y menos pensar enFly on the wings of love. Momento de tensión entre la representante de Podemos y el de Vox. La primera se molestaba porque la interrumpía y le advertía de que si eso pasara en su clase, echaría al alumno. “¿Me va a expulsar de España?”, soltaba el candidato de la ultra derecha.

Se cierra el primer debate. Y, desde luego, Europe’s not living a celebration!

SOMOS LO QUE HACEMOS