INTERNACIONAL
30/09/2020 03:58 CEST | Actualizado 30/09/2020 18:24 CEST

El ataque y la descalificación se imponen en un debate vacío entre Biden y Trump

El 'show' de la campaña ha empezado con un cara a cara con muchas salidas de tono y muy pocas ideas en liza.

A poco más de un mes de la gran noche electoral en Estados Unidos, ha llegado la primera fecha importante señalada en el calendario: el encuentro entre los candidatos Donald Trump y Joe Biden.

La cita llega muy marcada por la información fiscal de los candidatos. Dos días después de que The New York Times haya publicado un extenso reportaje en el que afirma que Trump no pagó impuestos en 10 de los últimos 15 años, Biden ha contraatacado con un golpe de efecto. El candidato demócrata acaba de publicar su declaración de la renta del año pasado: junto con su esposa, ganó 900.000 dólares y pagaron casi 300.000 en impuestos.

“Yo pago millones de dólares en impuestos a la renta”, ha asegurado Trump en un momento del debate. ”¿Cuántos?”, ha preguntado el presentador. “Millones”, ha contestado el presidente. “No quiero pagar impuestos. Cualquier persona trata de hacer ingeniería para pagar menos”, ha reconocido, sin despeinarse.

No obstante, el primer bloque temático del debate ha sido la sustitución de la jueza Ruth Bader Ginsburg en el Tribunal Supremo. Pese a que los demócratas pedían esperar a las elecciones para nombrar al sustituto de Ginsburg, Trump ya ha confirmado la designación de la conservadora Amy Coney Barrett.

Ganamos las elecciones y eso tiene consecuenciasDonald Trump

“Ganamos las elecciones y eso tiene consecuencias”, ha argumentado Donald Trump en el debate. Coney Barrett “es buena en todos los sentidos”, ha sentenciado el presidente, que ha añadido que “sus grandes apoyos vienen precisamente del mundo liberal”.

Para Biden, “los americanos tienen derecho a decidir quién quieren que esté en el Tribunal Supremo”. “No me opongo a esta jueza, pero no me parece apropiado nombrarla antes de las elecciones”, ha dicho el candidato demócrata.

Pese a la importancia de este nombramiento vitalicio en el Tribunal Supremo, el tema ha derivado enseguida en la sanidad, tan marcada por la pandemia de coronavirus, que ya ha contagiado a 7 millones de personas en Estados Unidos y ha matado a más de 200.000.

El presidente Trump no tiene plan para la pandemia. En febrero lo sabía y no nos quiso avisarJoe Biden

“El presidente Trump no tiene plan para la pandemia. En febrero lo sabía y no nos quiso avisar para no crear pánico. El que tenía pánico era él”, ha lanzado Biden.

“Todo es culpa de China”

“Todo es culpa de China”, ha respondido Donald Trump, en su línea habitual. “No sabemos cuántas personas han muerto allí”, ha dicho el presidente.

Para Trump, las medidas de su Gobierno han salvado “miles de vidas”. “Ahora estamos a unas semanas de conseguir la vacuna”, ha asegurado. Concretamente, el presidente ha afirmado que “antes del 1 de noviembre” habrá una vacuna. Cuando tanto Biden como el moderador, Chris Wallace, le han recordado que los científicos apuntan a verano para la distribución de la vacuna, Trump ha sugerido que él se encargará de acelerar los trámites.

“No me fío de Trump, me fío de los expertos”, ha dicho Biden, dirigiéndose a los espectadores. “Este es el hombre que dijo que el coronavirus se iría con el calor, milagrosamente. Y que ya de paso podrías inyectarte lejía para curarte”, ha recordado Biden. “Lo dije con ironía”, ha replicado Trump, a gritos para interrumpir a su contrincante.

Las encuestas decían que Biden llegaba un poco mejor al debate, pero siempre teniendo en cuenta que el rival al que se enfrenta es de lo menos ortodoxo, y que no ha dudado en tacharlo de senil a sus 78 años (recordemos que Trump tiene 74).

Es difícil hablar con este payasoJoe Biden

En varias ocasiones, el presentador ha llamado a Trump a la calma, pidiéndole que dejara hablar a su contrincante, a quien no ha dejado de interrumpir. “Es difícil hablar con este payaso”, se ha escudado Biden.

Probablemente el momento más tenso del debate se ha producido cuando Trump ha tachado de drogadicto al hijo del candidato demócrata, Joe Biden. “Tu hijo fue expulsado del Ejército por consumir cocaína. Hunter no ha tenido un trabajo en su vida hasta que tú fuiste vicepresidente”, ha dicho Trump, quien ha acusado al hijo de Biden de hacer fortunas en Ucrania, Rusia y China a costa de la posición de su padre.

Biden ha salido al paso enseguida para defender el nombre de su hijo. “Eso no es cierto”, ha contestado a Trump. “Ni se atreva a hablar de Hunter. Mi hijo tuvo un problema con las drogas, ya lo superó y estoy muy orgulloso de él”, ha reconocido quien fuera vicepresidente de Obama.

“Ley y orden”

Otro de los momentos más broncos del debate se ha vivido a raíz del tema de la violencia racial. “Es usted un racista”, ha lanzado Biden al presidente. “En este país hay una falta de sensibilidad racial”, ha señalado el candidato demócrata.

Es usted un racistaBiden, a Trump

Donald Trump, por su parte, ha negado la mayor y ha replicado con su lema de “ley y orden”. “Tenemos que volver a los valores de base de este país”, ha dicho el presidente. “En algunos colegios se está enseñando a los niños a odiar a su país”, opina.

Entre estas disparatadas declaraciones, Trump ha evitado condenar el supremacismo blanco de Estados Unidos. “Casi todo lo que pasa viene de la izquierda. Esto no es un problema de la derecha, es de la izquierda”, ha insistido el actual presidente. “Antifa está mal. Antifa es un grupo radical peligroso”, ha dicho, señalando, una vez más, al grupo antifascista. Y, de nuevo, ha utilizado el apelativo de ‘izquierda radical’ contra Biden.

“Esto va a acabar mal”

El último bloque del debate ha estado marcado por la polémica del voto por correo. Quizás lo más preocupante de esto ha sido la postura del actual presidente, que ha advertido con un “esto va a acabar mal” sin garantizar que vaya a aceptar el resultado presidencial, y pidiendo a sus votantes que “presten atención” cuando vayan a votar.

“Espero que las elecciones sean justas, pero están pasando cosas muy malas. Si vemos que hay decenas de miles de papeletas manipuladas, no lo voy a aceptar. Sería un fraude”, ha asegurado Trump. “Se han encontrado papeletas en cubos de basura, y todas llevaban el nombre de Trump. Eso no está bien”, ha dicho el candidato republicano.

Si vemos que hay decenas de miles de papeletas manipuladas, no lo voy a aceptar. Sería un fraudeDonald Trump

“Nadie ha podido demostrar que haya un fraude en el voto por correo. Se viene haciendo desde la Segunda Guerra Mundial”, ha replicado Joe Biden. “Yo aceptaré el resultado y él no. Si no soy yo el ganador, también lo aceptaré”, ha contestado Biden cuando el presentador ha recordado que se pueden tardar días, e incluso semanas, en saber quién ha sido el ganador de las elecciones del 3 de noviembre y les ha preguntado cómo van a garantizar la calma social.

“Aún nos queda mucho”, ha reconocido el moderador, Chris Wallace, a modo de conclusión. Este es ‘sólo’ el primero de tres debates presidenciales antes del próximo 3 de noviembre. El próximo 7 de octubre será el turno de los candidatos a la vicepresidencia, Kamala Harris, del Partido Demócrata, y Mike Pence, del Partido Republicano.

Consulta aquí toda la información sobre las elecciones de EEUU

Photo gallery Famosos que apoyan a Donald Trump See Gallery
Photo gallery Famosos que apoyan a Joe Biden See Gallery