Depresión posparto y confinamiento: el cóctel que asfixia a Toñi Moreno

La presentadora de Cuatro ha recurrido a la ayuda de un psicólogo.

El 21 de enero, Toñi Moreno dio a luz a la pequeña Lola, acontecimiento que colmó de felicidad a la presentadora que se convirtió en madre a los 46 años.

Dos meses después, el 15 de marzo, se decretó el estado de alarma que nos exige el confinamiento en nuestro domicilio y ella se vio obligada a encerrarse en su casa de Pozuelo de Alarcón, sola con su niña y echando de menos a los suyos, especialmente a su madre.

A lo largo de este tiempo ha ido contando el discurrir de su día a día a través de Instagram y de su programa Dos vidas en el canal Mtmad de Mediaset, en el que muestra además el entrenamiento que sigue para recuperar la figura tras el parto. Finalmente la presentadora de Hombres, mujeres y viceversa se ha visto desbordada y ha tenido que recurrir a la ayuda psicológica para superar este momento.

Fue precisamente en su canal de Mtmad donde ayer se sinceró y confesó sentirse asfixiada. “Tengo la sensación de que terminan los días y no he hecho nada. Se me va un día detrás de otro. Es que no tengo un horizonte. Cada quince días el Gobierno nos dice que otros quince”, contó Toñi Moreno.

Este fue el último vídeo que la presentadora colgó en su canal -por el momento- pues, siguiendo los consejos de su psícóloga, Patricia Ramírez, necesita dedicarse más tiempo a ella misma.

Qué es y cómo aliviar la depresión posparto

No es la primera vez que Toñi Moreno habla del bajón emocional que ha experimentado tras el nacimiento de Lola. Hace ya unas semanas lo contó en Instagram: “No sabía lo que me pasaba, pero solo tenía ganas de llorar. Me llevé una semana llorando por la mañana, por la tarde y por la noche. Eso de la depresión posparto es así. Llamé a una psicóloga para que me ayudara. No me sentía con fuerza para seguir yo sola”, contó.

La depresión posparto es un trastorno del estado de ánimo frecuente que aparece tras dar a luz. Tristeza profunda, ansiedad, cambios de humor, sentimientos de inutilidad, culpa o problemas para dormir son algunos de los síntomas con los que se manifiesta.

Durante los primeros días, debido a los cambios hormonales, estos síntomas suelen ser normales. Es lo que se denomina Maternity Blues. “Sin embargo, si se mantienen durante más tiempo o son muy intensos, es recomendable acudir a un profesional que pueda valorar la situación particular de cada madre”, aconseja Ana Kovacs, experta en salud mental materna, en su blog del Club de Malasmadres.

Las causas de este trastorno son físicas, por la caída dramática de los niveles de hormonas; y emocionales, por el cansancio, la falta de sueño y la inseguridad de enfrentarse a una situación desconocida.

Contar con el apoyo y la ayuda de tu pareja y el entorno, y acudir a un especialista ayudan a controlar los síntomas y a que la madre se vaya sintiendo mejor.

Sesión de fotos recién nacido