Descubren en el mar un mineral que antes solo había sido visto en los meteoritos

El elemento ha aparecido por primera vez en rocas ubicadas en la Tierra.
Mar Muerto, en Israel.
Mar Muerto, en Israel.
GIL COHEN-MAGEN via AFP via Getty Images

Un nuevo misterio rodea y desconcierta a la comunidad científica, debido a un reciente descubrimiento. El extraño hallazgo tiene nombre: allabogdanita. Se trata de un mineral de fosfuro de hierro y níquel que exclusivamente ha sido identificado en meteoritos extraterrestres, hasta ahora. El elemento ha aparecido por primera vez en rocas ubicadas en la Tierra.

La allabogdanita fue observada por primera vez en la década del 2000 en un pequeño fragmento del Onello, un meteorito de hierro recuperado en el río Bolshou Dolguchan, situado en el este de Yakutia, en Rusia.

Los científicos bautizaron al mineral con el nombre de allabogdanita en honor a la cristalógrafa Alla Bogdanova. A partir de ese momento, el elemento ha sido descubierto en varios meteoritos metálicos, la última vez al oeste del mar Muerto, exactamente en el desierto de Néguev. Los expertos lo localizaron cuando estaban realizando un estudio de las rocas locales.

Condiciones extremas de presión y temperatura

Los investigadores han asegurado, según recoge la revista American Mineralogist, que esta vez es distinto al resto de los que han hallado, ya que este último es un mineral terrestre. Sin embargo, destacan que esta roca requiere de unas “condiciones extremas de presión y temperatura”.

Cuando la allabogdanita se encuentra a presión ambiente es relativamente estable, pero si se caliente a más de 800º C se transforma “irreversiblemente” en otro mineral compuesto de los mismos elementos.

Sergey Britvin, autor principal del artículo y profesor del Departamento de Cristalografía de la Universidad de San Petersburgo, ha explicado que la allabogdanita terrestre podría formarse a presiones superiores a 25 gigapascales. “Estas altas presiones se pueden alcanzar en la Tierra durante colisiones catastróficas, como con los grandes impactos de meteoritos, o con las condiciones que existe en el manto de la Tierra, a una profundidad de más de 500 kilómetros”.

Sin embargo, lo extraordinario del descubrimiento de allabogdanita terrestre es que está asociado con las rocas superficiales de la Formación Hatrurim, en el desierto de Negev en Israel. Una zona en la que no hay constancia que se hayan producido las condiciones relatadas.

No obstante, tal evidencia podría haber sido “borrada” de la superficie de la Tierra como resultado de procesos posteriores de erosión geológica, con lo que no queda claro cómo nació este mineral en nuestro planeta. “Seguimos sin resolver el origen de la allabogdanita terrestre en las rocas de la Zona Moteada y se suma a la cantidad de enigmas mineralógicos de este inusual complejo metamórfico”, explican los investigadores.